permite usar todos los medios de transporte

El fracaso del abono transporte de 10 euros para parados en Madrid: solo 620 usuarios

Solo lo pueden pedir los desempleados inscritos en el programa de búsqueda de empleo, el 0,2% de los parados madrileños. Y de estos solo lo recarga la mitad

Foto: Usuarios de Metro de Madrid. (EFE)
Usuarios de Metro de Madrid. (EFE)

Ya se sabía que su uso iba a ser restringido. Pero la realidad ha empeorado las expectativas. Solo 620 desempleados madrileños utilizan el abono transporte social, un abono que cuesta 10 euros al mes destinado únicamente a los parados inscritos en el Programa de Activación de Empleo (PAE). En la comunidad de Madrid solo hay 1.106 personas inscritas en este programa (últimos datos de diciembre de 2015). Es decir, que de los 460.330 parados que hay en la región, solo el 0,2% puede disfrutar de este abono de precio reducido. Y de este 0,2% solo la mitad acaba recargándolo. El PSOE habla de fracaso y hace una semana presentó una moción para ampliar la cobertura de este abono y subvencionar a muchos más parados, una medida que fue rechazada con los votos del PP y de Ciudadanos.

Desde la Consejería de Transportes señalan que las personas que pueden tener este abono "fluctúa" cada mes en función de los parados que están inscritos en el PAE, "que esperemos que siempre sea para el menor número posible ya que eso significará que el paro está bajando. En cualquier caso lo importante es que este servicio, y poder acogerse al mismo, siempre suponga una opción, haya 1.000 o 200.000 personas inmersas en programas de búsqueda activa de empleo". El PSOE no tiene la misma visión, ya que el PAE es un programa con unos requisitos muy restrictivos que no todos los desempleados de larga duración pueden cumplir, por lo que limitar el uso del abono social solo a los que están en el PAE "es una tomadura de pelo".

El PSOE presentó en la Asamblea una propuesta para crear dos nuevos abonos sociales que ampliaran la cobertura: PP y Ciudadanos votaron en contra

Los socialistas abogan por crear dos nuevos tipos de abono social. El 'A' estaría destinado a desempleados con un subsidio inferior al salario mínimo interprofesional, un abono que tendría descuentos de hasta el 80% en función de la zona de cobertura. El 'B' podría ser utilizado por desempleados de larga duración que no reciban ningún tipo de prestación y costaría 10 euros. En total, el coste de subvencionar ambos abonos sería de 14 millones de euros. "Lo llevamos a la Asamblea y el PP y Ciudadanos lo tumbaron. El punto 34 del acuerdo de investidura entre PP y Ciudadanos comprende una reducción de las tarifas del transporte público para los desempleados de larga duración incorporados en el programa de activación para el empleo. Pero no quieren ir más allá. Una demostración evidente que el Gobierno madrileño engañó a miles de desempleados. No se puede jugar con las necesidades de tantos madrileños por puro marketing de Cifuentes", señala Daniel Viondi, diputado socialista.

Operativo desde mediados de noviembre

Este abono social, que empezó a estar operativo el 16 de noviembre, nació con el objetivo de "ayudar a los parados en su búsqueda activa de empleo, favoreciendo su movilidad sin límites en el conjunto del sistema de transporte público de la Comunidad de Madrid, facilitándoles acceso a formación, obtención de información y realización de trámites de todo tipo que puedan ayudar a su inserción laboral". La memoria económica que acompañaba esta medida estimaba en 10.000 las personas que se beneficiarían del nuevo abono en seis meses con un coste de 660.000 euros para el Consorcio Regional de Transportes. En noviembre había 1.126 benificiarios del PAE, cifra que bajó a 1.026 en diciembre de 2015 (últimos datos). Ese mes hubo 387 solicitudes y 293 altas.

El consejero de Transportes, Pedro Rollán. (EFE)
El consejero de Transportes, Pedro Rollán. (EFE)

El problema de este abono es que para acceder al PAE hay que cumplir hasta seis requisitos diferentes, algo que cierra la puerta a la mayoría de los desempleados. Por ejemplo es necesario tener responsabilidades familiares (hijos o cónyuges a su cargo), no haber cobrado ninguna ayuda o subsidio desde hace seis meses, no tener derecho a prestaciones, y haber agotado alguna de las ayudas extraordinarias (Prodi, Plan Prepara o RAI). Teniendo en cuenta que el ritmo mensual de altas en el PAE en Madrid no supera las 300 y que solo se puede estar en el programa seis meses, la oposición estima que no más de 3.000 desempleados podrán beneficiarse de este abono transporte.

Para disfrutar de este abono social los usuarios tienen que tener una Tarjeta de Transporte Público (su emisión es gratuita). El abono da derecho a utilizar todos los servicios de transporte público, sin limitaciones, durante 30 días, al precio único de diez euros. A esta cantidad se le aplicarán, si procede, los descuentos correspondientes establecidos para los miembros de familias numerosas y personas con discapacidad. El fracaso de este abono se contrapone al éxito de otro, el joven para menores de 26 años, que cuesta 20 euros. Una de las medidas estrella en materia de transporte del Gobierno de Cristina Cifuentes. Desde que se puso en marcha ya ha tenido más de 600.000 recargas.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios