solo voló un tercio de las horas

Madrid prescinde de un hidroavión tras pagar 950.000 euros porque no es operativo

El Gobierno de Cristina Cifuentes ha decidido no renovar el contrato de alquiler del único hidroavión con el que contaba la comunidad para apagar incendios "porque no era el adecuado"

Foto: Incendio en Valdemaqueda, Madrid, en 2012. (EFE)
Incendio en Valdemaqueda, Madrid, en 2012. (EFE)

El Gobierno de Cristina Cifuentes ha decidido no renovar el contrato de alquiler del único hidroavión con el que contaba la Comunidad de Madrid para apagar incendios, un contrato heredado del Ejecutivo de Ignacio González y por el que ya se han pagado 950.000 euros en 2014 y en 2015. Y lo ha hecho porque la aeronave, un AT-802F, no "es el aparato adecuado" por su diseño y por la orografía de la región, según un portavoz de la Dirección General de Protección Ciudadana. El avión solo fue utilizado 49 horas y 45 minutos en 2014 y 50 horas y 45 minutos en 2015, un tercio del máximo previsto. La empresa dueña del avión, Trabajos Aéreos Martínez Ridao, es una de las firmas investigadas por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional en una supuesta red internacional de amaños en contratos relacionados con la extinción de incendios forestales, investigación iniciada en la Comunidad Valenciana, como adelantó 'El Mundo'. Las empresas salpicadas niegan su implicación.

Salvador Victoria, imputado en la trama Púnica, ex consejero de Justicia y Presidencia, anunció en abril de 2014 la compra de este hidroavión como eje fundamental de la lucha contra incendios en la Comunidad de Madrid, un aparato que permitía cargar 3.028 litros de agua en los embalses de Madrid sin parar el vuelo. En realidad, se trataba de un contrato de alquiler por dos años prorrogable por otros dos. Ahora, el nuevo Ejecutivo regional presidido por Cristina Cifuentes ha decidido no renovar el contrato y prescindir de esta aeronave "porque no es una aeronave rentable para la operatividad de la Comunidad de Madrid".

Por el AT-802F, la CAM ha pagado 950.000 euros en 2014 y 2015 (475.000 euros por ejercicio), a pesar de que solo fue utilizado 100 horas en esos dos años, un tercio del máximo contratado. "Y solo un porcentaje mínimo de esas 100 horas fue vuelo operativo, el resto de las horas se utilizaron por la dirección general de entonces para justificar la contratación del avión, para vuelos de vigilancia o para vuelos de prueba cuando el jefe de Guardia no autorizaba la activación del avión porque no era necesario", explican pilotos conocedores del contrato de alquiler. En esos dos años, el AT solo se activó justificadamente por la Jefatura de Guardia en un incendio, el de finales de julio de 2015 en Rivas-Vacimadrid, donde se quemaron unas 70 hectáreas.

Un Air Tractor, descargando agua.
Un Air Tractor, descargando agua.

Diseñado para fumigar

Técnicos y pilotos han explicado a El Confidencial que nunca entendieron que la comunidad alquilara este tipo de avión, diseñado en sus orígenes para labores de fumigación. "No es el adecuado para volar en la Comunidad de Madrid, por su orografía peculiar". Los expertos consultados hablan de "limitaciones aeronáuticas". La primera, que el AT tiene una velocidad de descarga muy alta para atacar el fuego, comparada con la de un helicóptero, "lo que supone que el agua se esparza en mayor superficie, reduciendo así su precisión en la descarga, lo que supone mayor dificultad en llegar a la base de las llamas en incendios forestales de gran carga térmica".

El AT solo es útil para apagar incendios en grandes llanuras, ya que en zonas montañosas debe realizar "las labores de extinción a gran altura para mayor seguridad del piloto, ya que con plena carga de agua necesita tres kilómetros para ascender unos 270 metros". Esto ha impedido que el AT se haya podido utilizar en las sierras norte y oeste de la comunidad. También necesita una superficie de despegue de 600 metros, "lo que implica una limitación muy grande a la hora de elegir zonas de abastecimiento por agua".

Los expertos aseguran que el avión AT no era operativo para ser utilizado en la comunidad de Madrid por la peculiar orografía de la región

En Madrid, el avión solo puede aterrizar en el aeropuerto de Cuatro Vientos, abierto al tráfico civil y militar, "con las consiguientes demoras que conlleva en su operatividad". Sin olvidar que el avión, debido a su diseño y reducido peso, puede capotar, es decir, volcar si hay viento y oleaje en los pantanos, "perdiendo así su alternativa de ser usado como hidroavión". Por último, es incompatible con los helicópteros: "Estos tienen una velocidad y una altura incompatible con la del AT, por lo que si son utilizados unos, debe apartarse el otro, y viceversa". 

El portavoz de la actual Dirección General de Protección Ciudadana asegura que para la temporada estival de 2016 la comunidad ha decidido reforzar la flota de helicópteros (hay nueve), ya que el Gobierno central tiene en la base área de Torrejón sus propios hidroaviones que pueden ser reclamados por la Comunidad de Madrid si fuera necesario. La intención del Ejecutivo de Cifuentes es utilizar el dinero que ya no se va a gastar en el AT en alquilar un helicóptero bombardero B3 con 1.000 litros de capacidad "que actuará como coordinador de medios".

Pleno de la Asamblea de Madrid con Ignacio González como presidente de la región.
Pleno de la Asamblea de Madrid con Ignacio González como presidente de la región.

Otro modelo en 2013

Las elecciones de medios aéreos por parte del último Gobierno de Ignacio González parece ser que no fueron las idóneas. Antes de alquilar el AT, en el verano de 2013, el Gobierno regional alquiló otro tipo de avión para apagar incendios que no pudo volar cuando fue requerido porque era obsoleto e inoperativo. El Ejecutivo autonómico pagó 225.000 euros por 100 horas de vueloaunque la aeronave solo voló 20. De hecho, en el gran incendio de ese verano, el que se produjo la última semana de agosto en la localidad de Tres Cantos, el avión no pudo ser utilizado.

Los sindicatos elevaron en 2014 una queja al entonces consejero Salvador Victoria y al que era director general de Protección Ciudadana, José Antonio Pérez Sánchez, precisamente quienes gestionaron ese alquiler. Una queja que finalmente cayó en saco roto y de la que nunca se obtuvo respuesta. El avión era un Canadair CL-215-1A10, de finales de los años sesenta y con motores de pistón, apenas empleados hoy en día, ya que en la aviación comercial se utilizan motores de turbina.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios