El PP de Madrid se divide entre 'esperancistas' y 'cifuentistas'
  1. España
  2. Madrid
CAMBIO DE CROMOS EN AYUNTAMIENTO Y COMUNIDAD

El PP de Madrid se divide entre 'esperancistas' y 'cifuentistas'

Alcaldes, diputados y concejales confían en que las candidatas cuenten con ellos para entrar en las listas. Aguirre podría llevarse a Henríquez de Luna y Cifuentes 'robar' a Ángel Garrido

Foto: Esperanza Aguirre (i), candidata del PP a la Alcaldía de Madrid y Cristina Cifuentes, candidata popular a la presidencia de esta comunidad autónoma (EFE)
Esperanza Aguirre (i), candidata del PP a la Alcaldía de Madrid y Cristina Cifuentes, candidata popular a la presidencia de esta comunidad autónoma (EFE)

Despejada la incógnita de quiénes encabezarán la lista del PP a la Comunidad y al Ayuntamiento, lo que más inquieta ahora es saber quiénes acompañarán a Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre en la lucha por mantener el poder absoluto en la Real Casa de Correos y el Palacio de Cibeles. Los que no han levantado la cabeza durante todo el fin de semana son los cercanos a Ignacio González, que sólo cuentan con un as bajo la manga: aunque en los últimos tres años han formado parte del círculo más íntimo del todavía presidente de la Comunidad, antes pertenecieron al equipo de Aguirre. Todos confían en que ahora la presidenta del PP cuente con ellos para rellenar las listas electorales en Madrid.

Hasta que ambas candidatas no elijan a sendos jefes de campaña, nadie sabe a ciencia cierta si “estarán dentro” de sus respectivas listas. Los únicos que respiran más tranquilos son los concejales, diputados y personas del PP de Madrid afines a una u a otra. En el caso de Cifuentes, la persona señalada por el "dedo divino" de Mariano Rajoy para intentar salvar la Comunidad de Madrid, está muy unida desde que era diputada rasa en la Asamblea regional a su jefa de gabinete, Rosalía González, que también tiene escaño en la Cámara autonómica.

Otros cifuentistas reconocidos son los alcaldes de Getafe (Juan Soler), Móstoles (Daniel Ortiz), Pozuelo de Alarcón (Paloma Adrados) y Galapagar (Daniel Pérez). Ángel Garrido, presidente del Pleno del Ayuntamiento de Madrid con Ana Botella como alcaldesa, es un hombre tan cercano a Cifuentes que muchos lo ven como la “estrella revelación” en la nueva era de la delegada del Gobierno. Carlos Izquierdo, viceconsejero de Inmigración y Cooperación Internacional de la Comunidad de Madrid,y Jaime González Taboada, director general de Cooperación con la Administración Local de la Comunidad de Madrid, también forman parte del círculo de populares más afines a Cifuentes. Todos pertenecen a una nueva generación de políticos más renovadora y centrista, dispuestos a pactar con otros partidos en el caso de que el PP no consiga la ansiada mayoría absoluta.

Los diputados, concejales y personal del PP de Madrid más cercanos a la presidenta del PP miran desde el viernes con más cariño hacia el Palacio de Cibeles, todavía dirigido por Botella. Allí podrían desembarcar a medio plazo algunas de las personas más afines a Aguirre, como el alcalde de Alcorcón, David Pérez, quien fue su portavoz y uno de los hombres de máxima confianza. Al contrario que la actual consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño, y el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, Pérez aceptó el reto que le impuso Aguirre de conquistar Alcorcón, una localidad histórica del cinturón rojo madrileño que exigía alguien constante y de confianza absoluta, y eso que él sonaba incluso como consejero después de haber sido viceconsejero de Empleo y Mujer. Pero se fue y ganó, con 41.335 votos (48,44%) y 15 concejales, frente a las 26.806 papeletas y nueve ediles del PSOE.

Las consejeras Mariño y Figar, ¿al Ayuntamiento?

Otro alcalde, el de Leganés, Jesús Gómez, sigue siendo fiel a las órdenes de la lideresa desde que fuera su asesor personal. Además de la consejera Mariño, otra mujer en la cúpula del Gobierno de Ignacio González, Lucía Figar, consejera de Educación, gana puntos para formar equipo junto a Esperanza Aguirre. Pero si alguien suena con fuerza para volver a las faldas de la expresidenta es el actual portavoz en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, a quien algunos ve como futuro “Manuel Cobo con Alberto Ruiz-Gallardón”. Henríquez de Luna fue concejal del Ayuntamiento de Madrid y es afiliado del distrito de Salamanca, la agrupación de referencia de Aguirre, por lo que se conoce el Ayuntamiento de Madrid como la palma de su mano. Aunque hay quien mira de reojo al defenestrado consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, que se fue a hacer las Américas hace unos mesesuna vez que González lo sacrificó para sellar la pipa de la paz con la marea blanca. Un aguirrista hasta la médula que algunos vaticinan que volvería a Madrid si la lideresa le pidiese ayuda.

Aguirre cuenta también con personas afines en el actual equipo de Botella. La concejala de Hortaleza, Almudena Maíllo, que fichó como asesora a la hermana de Esperanza Aguirre, es una de sus principales apoyos en el consistorio madrileño. Otros ediles como David Erguido (el concejal presidente del distrito Centro) y Eva Durán, (concejal del Puente de Vallecas y diputada nacional) también se sienten más cercanos a Aguirre, que ha ganado tres legislaturas consecutivas en la Comunidad de Madrid y ahora el Partido Popular lapone al frente de uno de los mayores retos de 2015: mantenerel poder absoluto en el Palacio de Cibeles.

Pozuelo de Alarcón
El redactor recomienda