LA MUJER LE HIZO UNA FOTO

Un hombre agrede a una frutera en A Coruña por vender peras de origen catalán

Quiso obligar a la mujer a retirar toda la mercancía con procedencia de Cataluña y, cuando ésta se negó, la agredió

Foto: La frutería de Sandra, en la que fue agredida por vender fruta catalana (Foto: Google Maps)
La frutería de Sandra, en la que fue agredida por vender fruta catalana (Foto: Google Maps)

Sandra Castro tiene una frutería en la calle Marqués de Pontejos, pegada a la Plaza de María Pita, en pleno centro de A Coruña. Este martes estaba terminando su jornada matinal cuando poco antes de las dos de la tarde un hombre entró en su establecimiento. Se dirigió hacia el almacén donde se encontraba Sandra y la pidió que saliera a la tienda.

La mujer pensó que tenía prisa y se puso los guantes para atenderle, pero en ese momento el hombre, de unos 70 años y complexión fuerte, comenzó a abroncarla por vender fruta de origen catalán. Tal y como ha relatado a El Faro de Vigo, le "empezó a decir que tenía fruta de Cataluña y que la retirara". "Él me mandaba retirar la fruta".

El hombre insistió a la frutera que debía retirar toda la fruta que tuviera su procedencia en Cataluña, pero Sandra se negó y le pidió que se marchara y dejara de molestarla: "Me repitió que retirase la fruta y yo le dije que no me molestase y que me dejase vender y, entonces, me hizo un corte de manga pegado a la cara".

Denuncia a la policía

Sandra se asustó y decidió salir al exterior de la tienda por si se producía una agresión, para poder pedir ayuda: "Yo me rebelé, salí del mostrador y fui hacia afuera, por lo que me pudiese pasar y volvió. Yo ahí ya no me acuerdo de qué me dijo, me volvió a hacer otro corte de mangas en la cara y le dije que esto no iba a quedar así, que iba a llamar a la Policía y que le iba a sacar una foto por tratarme así".

Una peluquera le ha identificado, por lo que es probable que el agresor resida en el mismo barrio

Cuando ambos salieron de la tienda, Sandra hizo una foto al hombre, pero este respondió golpeándola al menos dos veces en la cabeza y arrebatándola el teléfono móvil. La frutera gritó pidiendo ayuda cuando el agresor la agarró fuertemente por el brazo, pero nadie acudió en su defensa pese a que era una hora en la que suele haber mucho tránsito por la zona.

Finalmente, un joven acudió a ayudarla y medió con el hombre para que la devolviera el teléfono, después de lo cual se marchó rápidamente. El chico que ayudó a Sandra recuerda que la frutera sangraba cuando él llegó, por lo que tuvo que acudir al médico y a la Policía Nacional para denunciar los hechos. Probablemente el hombre resida en el mismo barrio ya que aunque Sandra no le conocía, la peluquera que tiene un local cercano al suyo sí que asegura que le ha cortado el pelo en un par de ocasiones.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios