Alegaron poca carga de trabajo

Auditores de The Ritz-Carlton pillan en Vigo a obreros pescando en horario laboral

El auditor descubrió en el astillero vigués de Barreras a trabajadores de una subcontrata portuguesa durmiendo, viendo una película e incluso pescando, durante el turno de noche

Foto: Reunión y formalización del acuerdo entre The Ritz-Carlton y el astillero Barreras de Vigo. (EFE)
Reunión y formalización del acuerdo entre The Ritz-Carlton y el astillero Barreras de Vigo. (EFE)

El astillero vigués Barreras está construyendo un crucero de lujo para la empresa estadounidense The Ritz-Carlton, el cual se preveía inicialmente que estuviese terminado en el mes de noviembre de 2019. El barco, que cuenta con una eslora de 190 metros, más de 30 de altura y una capacidad de más de 500 personas, de las cuales 284 serían pasajeros, es lo suficientemente grande para que los supervisores no puedan controlar todo lo que ocurre en él, o al menos eso es lo que pensaban una veintena de trabajadores portugueses, los cuales fueron descubiertos durmiendo, entre otras actividades ajenas a su puesto de trabajo.

Los retrasos que acumula el astillero y que afectan a la entrega del barco son los que motivaron que Barreras activara un turno de noche, a fin de poder acelerar las tareas de construcción y así poder minimizar al máximo posible la demora en la botadura, la cual ya se ha pospuesto hasta, en un principio, el mes de mayo. Este nuevo turno fue encargado a la empresa lusa Irontec Industria Naval, la cual desplazó a varios de sus trabajadores a Vigo para que llevasen a cabo tareas de mecánica, tubería y calderería en el interior del barco.

Sin embargo, durante una de las auditorías que ha sido encargada por The Ritz-Carlton y que ha llevado a cabo una empresa externa, los auditores se encontraron con una situación inusual en un puesto de trabajo. Los empleados de la subcontrata portuguesa se encontraban durmiendo durante su turno de trabajo, tal y como ha trascendido del informe realizado por el auditor y al que ha tenido acceso La Voz de Galicia.

En cuanto el auditor sueco descubrió la situción optó por avisar y llamar al orden a los trabajadores, antes de continuar con una revisión en la que también se encontró con otro grupo de empleados de la misma subcontrata viendo una película en un teléfono móvil. Pero las sorpresas no se quedaron ahí, puesto que en el costado del barco que está oculto desde tierra vio a otros obreros pescando con caña. Tras descubrirse la situación, los obreros alegaron que estaban faltos de carga de trabajo en ese momento, aunque Barreras ya ha tomado medidas al respecto.

Construcción de un buque en el astillero vigués de Barreras. (Hijos de J. Barreras)
Construcción de un buque en el astillero vigués de Barreras. (Hijos de J. Barreras)

Reacciones

La primera reacción fue la del astillero Barreras, el cual rescindió de forma unilateral el contrato que le unía a la compañía afincada en Setúbal, la cual ya no trabaja en el barco de The Ritz-Carlton desde ayer, así como también se ha optado por anular el turno noctuno, dadas las circunstancias concretas del caso. Según los sindicatos, este tipo de actuaciones ocurren de forma excepcional y solo son posibles si no se lleva a cabo un buen control de los plazos de producción, algo que afirman que sí que podría suceder en el crucero, según informa el diario gallego.

La auditoría que ha sido encargada por The Ritz-Carlton habla de un nulo control de los trabajos que se llevan a cabo a bordo del barco durante los turnos nocturnos, así como constata un ritmo de obra mucho más lento del previsto, lo que está motivando que la entrega del barco se esté retrasando varios meses. Otra de las consecuencias de este lento avance es la que afecta a otro buque, de característas similares, el cual estaba previsto el inicio de su construcción antes de final de año y que, ahora, ha dejado de estar entre los planes más inmediatos de la empresa naval viguesa.

La reacción de Pemex, compañía que controla el 51% del astillero Barreras, tampoco ha tardado en llegar y se ha saldado con la cese del presidente de la empresa asentada en Vigo, José García Costas, quien ya no ejercerá más en el puesto, así como tampoco lo harán Juan González Crespán, director financiero y el hombre cercano de Costas, y Alfonso López Loureiro, director general de la compañía. Unas decisiones que han sido motivadas por lo ocurrido, así como por la petición realizada por The Ritz-Carlton y por la situación actual del astillero vigués.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios