Es noticia
Menú
Mazón y Puig se disputan el 'cariño' empresarial en la nueva etapa de la Cámara de Alicante
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
RELEVO EN LA CÁMARA DE COMERCIO

Mazón y Puig se disputan el 'cariño' empresarial en la nueva etapa de la Cámara de Alicante

La toma de posesión de Carlos Baño en Elche escenifica el primer duelo de fuerzas PSPV-PP. El empresario llena el Centro de Congresos de la localidad

Foto: Baño y Puig conversan durante la toma de posesión del primero como nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Alicante. (Generalitat Valenciana)
Baño y Puig conversan durante la toma de posesión del primero como nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Alicante. (Generalitat Valenciana)

Carlos Baño podría haber llenado el Teatro de Elche a tenor de la gente que anoche acudió a su toma de posesión como presidente de la Cámara de Comercio de Alicante; pero el empresario y propietario de Tescoma mostró su perfil más conciliador ante la atenta mirada de decenas de cargos populares y socialistas y algunos de Compromís.

El acto fue rápido, nadie quiso abusar de su tiempo de intervención, porque la verdadera partida se medía en otros muchos aspectos. El primer medidor era cuantitativo. Baño logró reunir a más de 500 personas en el Centro de Congresos de Elche y logró trasladar ese gran respaldo participativo que supuso su victoria electoral ante el establishment cameral.

Foto: Carlos Baño, nuevo presidente de la Cámara de Alicante, junto a Ximo Puig y el empresario Jesús Navarro. (Cedida)

Otra de las expectativas que generó el nombramiento giró entorno al desembarco que PP y PSPV-PSOE harían. El ‘cariño’ y la “cooperación” hacia Carlos Baño era una incógnita que tenía un mayor componente morboso porque era la gran cita empresarial tras las elecciones andaluzas. El resultado fue que nadie quiso quedarse corto y todos quisieron demostrar que la batalla se podía dar por iniciada.

Antes de la llegada del presidente de la Generalitat Valenciana, la entrada del Centro de Congresos ya recordó a los antiguos eventos pre electorales. Con Ximo Puig vino también el 'conseller' de Economía Sostenible, Rafa Climent (Compromís), y unos cuantos directores generales y alcaldes como el de Elche, Carlos González, que ejercía de anfitrión y que puso su nota de ‘ilicitanismo’ con la expresión “capital económica de la provincia”. Con el popular Carlos Mazón, se repetía el esquema: alcaldes, senadores y diputados estuvieron allí. Hasta la ex primer edil ilicitana Mercedes Alonso acudió porque se respiraba batalla.

La reivindicación en versión ‘fair play’

Pero el nuevo presidente de la Cámara quiso que el acto estuviera más enfocado a demostrar fuerza. Prácticamente todas las asociaciones empresariales estaban allí. Desde la CEV encabezada por Salvador Navarro y Joaquín Pérez pasando por la empresa familiar (AEFA), hoteleros, hosteleros, mármol, agroalimentación, terciario y otras territoriales como Cedelco de Elche, IBIAE de la comarca juguetera, Jovempa y un largo etcétera.

placeholder Carlos Mazón, líder de los populares valencianos y presidente de la Diputación de Alicante. (Diputación de Alicante)
Carlos Mazón, líder de los populares valencianos y presidente de la Diputación de Alicante. (Diputación de Alicante)

Carlos Baño hizo un discurso reivindicativo políticamente correcto. “No es una mera toma de posesión”, dijo dirigiéndose a Puig, pero “voy a ser prudente”. Y tiró de lista de reivindicaciones, algunas con más de una década de vida. El recién nombrado presidente de la Cámara alicantina enumeró el Muelle 19 del Puerto de Alicante, la ampliación del aeropuerto, la conexión ferroviaria de los grandes núcleos turísticos de Torrevieja, Alcoy y Dénia, la defensa del Tajo-Segura y sorprendió con una última sobre la continuidad de la escuela de negocios Fundesem en suelo público, ahora perteneciente al Ivace. Baño recordó que se había llegado a un acuerdo hace un año con la Cámara y Fundesem y lo hizo dirigiéndose al 'conseller' Climent de quien depende la resolución. También dejó claro el no a la tasa turística.

Duelo de ‘cooperantes’

El discurso de Carlos Baño se produjo entre el de Carlos Mazón y Ximo Puig. El presidente de la Diputación de Alicante y del PPCV tuvo la desventaja del orden protocolario, pero como él mismo reconoció, jugaba en casa por su condición de ex director de la institución cameral durante diez años.

Foto: Nuria Oliver, en la presentación de la Fundación LAB de la Asociación Valenciana de Empresarios. (AVE)

En sus nueve minutos de intervención el líder popular se deshizo en elogios hacia sus antiguos compañeros y destacó la “autoridad moral” con la que Baño recogía el relevo en la presidencia tras el resultado de las votaciones. También defendió las ayudas y subvenciones dirigidas a la Cámara porque “son encomiendas de gestión”. Mazón cerró izando la bandera del ‘alicantinismo’ con un llamamiento al “espíritu de defensa a ultranza de los intereses de la provincia”.

Era una declaración de cooperación y no era la primera de la noche. La última y más esperada era la intervención del presidente autonómico valenciano. El barón socialista jugaba teóricamente en plaza amiga, pues son bien conocidos los problemas internos que asolan a las filas del PSPV en la ciudad ilicitana.

Foto: Ximo Puig, en el foro Horizonte Next Generation UE.

Puig cogió el guante lanzado de las reivindicaciones y lo dejó a un lado. “Cada día toca lo que toca”, respondió parafraseando al ya desaparecido Antonio Fernández Valenzuela, cargo histórico socialista que también fue presidente de la Cámara también y un “segundo padre” para Carlos Baño, como él mismo había reconocido. Puig tiró de experiencia y finalizó diciendo: “Para todos los proyectos que has anunciado y para todos los que quieras hacer, la Generalitat estará a tu lado”.

Todos prometieron sumar y unir esfuerzos, pero a los asistentes les sonó a declaración de intenciones. Algunos empresarios e incluso miembros del nuevo Comité de la Cámara reconocieron a El Confidencial que anoche era día de celebración. “Es el primer día”, dijo uno de ellos. El foco no se quería desviar de los logros internos.

Dos mujeres en el Comité

El acto venía precedido de la constitución oficial del Pleno de la institución. Solo un voto en blanco y el resto de los 54 respaldaron al nuevo equipo de Carlos Baño, quien dio algunos nombres sorpresa. Los más esperados eran los prometidos de mujeres empresarias. Finalmente, ha apostado por Eva Miñano (MG Wines) como vicepresidente segunda y Maria José Rocamora (Alicante Urbana) como vocal. Esta última, al igual que César Quintanilla, representa el relevo generacional en el asociacionismo empresarial. Es hija del que fuera presidente de la patronal alicantina Joaquín Rocamora. Y él es hijo de Eliseo Quintanilla, ex presidente de la Cámara de Comercio.

placeholder Baño llenó el auditorio del Centro de Congresos de Elche. (Cámara de Comercio de Alicante)
Baño llenó el auditorio del Centro de Congresos de Elche. (Cámara de Comercio de Alicante)

Otra de las sorpresas fue la entrada como vicepresidente primero de Jesús Navarro Alberola en lugar de su primo y CEO de Carmencita, Jesús Navarro Navarro. Por otra parte, en todas las quinielas estaban ya los nombres de Luis Rodríguez de FEMPA (Federación del Metal de la Provincia de Alicante) y se daba por segura la continuidad de Miguel Quintanilla, que entró por CEV.

Carlos Baño podría haber llenado el Teatro de Elche a tenor de la gente que anoche acudió a su toma de posesión como presidente de la Cámara de Comercio de Alicante; pero el empresario y propietario de Tescoma mostró su perfil más conciliador ante la atenta mirada de decenas de cargos populares y socialistas y algunos de Compromís.

Noticias de Comunidad Valenciana Alicante Cámara de Comercio