"ERA BASTANTE NORMAL"

Tebas destapa amaños habituales de partidos en la Liga en la época del Levante-Zaragoza

El presidente de la LFP revela el trasiego de maletines en los finales de temporada. "Por desgracia para el fútbol español en aquella época era bastante normal"

Foto: El presidente de la Liga, Javier Tebas. (EFE)
El presidente de la Liga, Javier Tebas. (EFE)

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, desveló este jueves la existencia de amaños y compra habitual de partidos en los finales de temporada, en los años en que se produjo el supuesto arreglo del Levante-Zaragoza, en mayo de 2011. Tebas hizo estas revelaciones en su comparecencia como testigo en el juicio que se celebra en Valencia para tratar de dilucidar si el club maño destinó cerca de un millón de euros a sobornar a jugadores levantinistas para que se dejaran perder. El Real Zaragoza se jugaba la permanencia en Primera División y su propia supervivencia económica, pues se encontraba en concurso de acreedores y negociaba una salida a su quiebra.

El presidente de la LFP señala que tanto Lendoiro como un jugador del Zaragoza que no indentificó le transmitieron datos sobre el arreglo y denunció

"Por desgracia para el fútbol español en aquella época era bastante normal", señaló el directivo en varias ocasiones tanto a preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, como de los abogados de la acusación y de los de la defensa. Tebas explicó que en los finales de temporada, cuando estaban en juego ascensos y descensos en Segunda y Primera División, eran habituales la existencia de comentarios en el universo futbolístico sobre el arreglo de partidos. Según dijo, eran muchas veces los propios jugadores los que "transmitían" la información a sus presidentes para que contrarrestaran con primas a terceros. "Son los propios jugadores del club los que les dicen a compañeros y directivos que les están llamando jugadores rivales para decirles que metan dinero para que ganen porque hay otro que está pagando para dejarse perder. Esta práctica, por desgracia para el fútbol español, era normal", asestó Tebas.

Banquillo de los acusados del juicio por el amaño de Levante-Zaragoza. (EFE)
Banquillo de los acusados del juicio por el amaño de Levante-Zaragoza. (EFE)

En este sentido, explicó que en el caso del Levante-Zaragoza, que se jugó en el 21 de mayo de 2011, recibió una llamada del entonces presidente del Deportivo de la Coruña, Augusto César Lendoiro, que se jugaba el descenso con el equipo aragonés, para advertirle de que Sergio González, jugador deportivo que había limitado en el Levante UD, le había informado de que el partido estaba amañado.

Tebas sostiene que llamó al presidente del Levante UD, Quico Catalán, para trasladarle la información que había recibido antes del partido. El testimonio del directivo de la Liga, no obstante, quedó debilitado en la misma mañana con la comparecencia del presidente del Levante UD. Quico Catalán negó en varias ocasiones a preguntas del fiscal Pablo Ponce y de los abogados de la Liga y el Deportivo que hubiera recibido una llamada de Tebas antes del partido advirtiéndole del posible amaño. "Si hubiera recibido esa llamada le puedo garantizar que mi actuación hubiera sido diferente a la que fue. Como mínimo hubiera tenido una reunión con mis capitanes y la plantilla en la que por supuesto les hubiera trasladado que bajo ningún concepto podría ocurrir algo parecido en un partido de fútbol", aseveró. Sobre el hecho de que el Levante UD apenas lanzase dos disparos a puerta en todo el partido, Catalán recordó que su equipo había salvado la categoría en el partido anterior y que el Zaragoza "se jugaba la vida". "Entiendo que puede haber mayor ímpetu en uno que en otro".

Quico Catalán dinamita el testimonio de Tebas al negar que recibiera su llamada advirtiéndole del posible amaño días antes del partido

Tebas no presentó denuncia ante la UDEF sobre estos hechos hasta enero de 2013, a pocos meses de asumir la presidencia de la Liga de Fútbol Profesional. Explicó que acudió a la Justicia cuando había recibido nuevos datos "para intentar paralizar lo que pasaba en los finales de temporada". Según su relato, un jugador del Zaragoza cliente de su despacho profesional la transmitió más detalles del amaño. Por ejemplo: que el club entonces presidido por Agapito Iglesias hizo trasferencias de dinero a sus jugadores camufladas como primas, que después les pidió que se lo devolviesen en efectivo y que el entonces director deportivo, Antonio Prieto, era el encargado de "contactar con el Levante y con ese efectivo hacer la distribución con Sergio Ballesteros", jugador levantinista también acusado. El presidente de la LFP manifestó en varias ocasiones, tanto a preguntas de la acusación como de las defensas, que Prieto era sospechoso "en el mundo del fútbol" de dedicarse a arreglar partidos. También señaló al exfutbolista Javier Paredes y al doctor Jesús Villanueva como responsables de hacer la distribución, según le dijo su informante. Puntualizó en su testimonio que su opinión "personal" es que dudaba de que estos dos últimos hubieran participado.

El jugador confidente, cuya identidad ha tratado de desvelar la defensa durante todo el procedimiento, le pidió a Tebas que presentase él la denuncia. Así lo explicó el presidente de la Liga para señalar que en ningún momento rompió su obligación de secreto profesional, tal como sostiene la defensa, que atacaron duratemente a Tebas para tratar de cuestionar la credibilidad de su testimonio y buscar contradicciones. Los abogados del Zaragoza, Agapito Iglesias y otros jugadores y directivos acusados han pedido la nulidad de la causa al entender que Tebas vulneró el secreto profesional al denunciar el posible amaño. Tebas se ha negado a desvelar el nombre del jugador denunciante y explicó este jueves que era cliente de otras áreas del despacho.

También manifestó que unas de las razones por las que se decidió finalmente a presentar una denuncia fue que volvió a recibir otra llamada de Fernando Roig Negueroles, director general del Villarreal, que se jugaba la permanencia en la temporada de 2012. Según Tebas, el hijo del dueño del club castellonense, Fernando Roig, le dijo que el jugador Javi Venta la había confesado que el Zaragoza estaba pagando sobornos. "Me dijo que había que vigilar el Zaragoza. Que cuidado que estos compran los partidos y que el jugador le había dicho que año anterior le habían pagado 35.000 euros". Se trata de un futbolista que la temporada anterior había militado en el Levante UD.

Posteriormente, amplió la denuncia con otros posibles amaños en la temporada de 2012, con el Zaragoza también como protagonista frente al Getafe, el Racing de Santander y el Athletic de Bilbao.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios