PRIMER JUICIO A LOS AMAÑOS DEL FÚTBOL

Todos contra Javier Tebas: las defensas buscan anular el juicio del Levante-Zaragoza

Arranca el juicio por el presunto amaño del partido en el que hay 36 jugadores acusados, además del expresidente del Zaragoza y otros directivos. La Fiscalía pide dos años por corrupción deportiva

Foto: Los acusados por el amaño del Levante-Zaragoza, en el arranque del juicio en Valencia. (EFE)
Los acusados por el amaño del Levante-Zaragoza, en el arranque del juicio en Valencia. (EFE)

Entre carreras de fotógrafos y cámaras persiguiendo jugadores, entrenadores y directivos acusados. Así arrancó la primera jornada del juicio por el presunto amaño en 2011 del partido celebrado el 21 de mayo de aquel año entre el Levante UD y Real Zaragoza. Como si de una extensión más del espectáculo futbolístico se tratara, el primero de los posibles fraudes deportivos en el fútbol de élite español llegó a los juzgados con una fuerte atención mediática y un nube de informantes que colapsaron la sala de prensa de la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Tras una atribulada causa, que fue archivada y reabierta por la Audiencia Provincial de Valencia, se sientan en el banquillo 36 jugadores, el expresidente del Zaragoza, Agapito Iglesias, el que fuera entrenador de este club Javier Aguirre y parte del equipo técnico. La Fiscalía Anticorrupción sostiene que Iglesias repartió entre sus jugadores a través de trasferencias cerca de un millón de euros que, a su vez, se habría repartido entre los jugadores del Levante. El Zaragoza ganó 1-2 el partido y salvó la categoría de Primera división. La Liga y el Deportivo de La Coruña, que bajó a Segunda, ejercen la acusación particular.

Anticorrupción sostiene que el expresidente del Zaragoza repartió un millón de euros entre sus jugadores para sobornar a los del Levante UD

La causa, la primera que ha sentado a profesionales de este deporte en un banquillo, es el anticipo de sospechas sobre amaños que han surgido en torno a otros equipos de la Liga de Fútbol. La operación Oikos ha puesto el foco en las apuestas deportivas y la existencia de una posible red de amaño de partidos que ha salpicado un Valladolid-Valencia de hace dos temporadas. También está en tela de juicio un Osasuna-Betis de 2014 que tiene bajo sospecha a exdirectivos del club navarro y tres jugadores béticos que cobraron presuntamente 650.000 euros por dejarse ganar. El caso Eldense ha puesto también al descubierto las cloacas del fútbol en las categorías inferiores, siempre con el universo de las apuestas deportivas como corruptor.

El mexicano Javier Aguirre, exentrenador del Zaragoza, a su llegada al primer gran juicio en España por el posible amaño de un encuentro, el que disputaron el Levante y el Zaragoza. (EFE)
El mexicano Javier Aguirre, exentrenador del Zaragoza, a su llegada al primer gran juicio en España por el posible amaño de un encuentro, el que disputaron el Levante y el Zaragoza. (EFE)

El caso del Levante-Zaragoza afecta de pleno a jugadores que están en activo y que este martes tuvieron que hacer el paseíllo por la Ciudad de la Justicia de Valencia. Una nube de cámaras los perseguía conforme iban entrando en el edificio. “¿Es verdad que repartieron un millón de euros para no bajar a Segunda?”, asaltaba un periodista a un hierático Javier Aguirre o a Gabi Fernández, excapitán del Zaragoza que después pasó por el Atlético de Madrid y que ahora culmina su carrera deportiva en Qatar. No es el único que sigue en la élite futbolística. Ander Herrera, hoy en el Paris Saint-Germain, es otro de los acusados, como Caicedo (Lazio) y Stuani (Girona). Son muchos los acusados que siguen ganándose la vida con el fútbol, bien jugando o entrenando clubes. Todos acudieron a la primera jornada del juicio pese a sus compromisos profesionales.

La defensa del Zaragoza reclama la nulidad del juicio por vulneración de derechos fundamentales y acusa a Tebas de usar información ilícita

La Fiscalía Anticorrupción reclama dos años de prisión y seis de inhabilitación para los jugadores por un delito de fraude o corrupción deportiva. También acusa de falsedad documental a Agapito Iglesias y a dos de sus consejeros —Javier Porquera y Francisco Checha— por camuflar como primas deportivas lo que el fiscal considera dinero para sobornos. Los jugadores del Zaragoza recibieron entre 50.000 y 90.000 euros cada uno que, según la acusación, entregaron a sus rivales. No obstante, durante la instrucción, acusados como Gabi Fernández declararon que devolvieron los fondos tras el partido porque así lo pidió Iglesias.

La acusación basa su calificación en un informe pericial de la Agencia Tributaria. Y aquí es donde va a tener que esforzarse para convencer al juez Manuel Aleix, titular del juzgado 8 de lo penal. Hacienda detectó que los jugadores del Levante dejaron de sacar dinero de los cajeros después de aquel partido con la generosidad con la que lo hacían antes. El informe estadístico sobre el comportamiento bancario de los acusados es la prueba de cargo de la causa porque, hasta ahora, no ha habido confesiones. La Liga, que ha estado al frente de la acusación desde el primer momento como denunciante, también ha aportado un informe pericial elaborado por un analista de Inteligencia de la Policía Nacional y expertos en 'business intelligence' de la propia Liga. Las defensas reclamaron la inadmisión de este último informe por entender que es un documento de parte y que no han podido contrarrestarlo con prueba pericial contradictoria.

Todos contra Tebas y nulidad

La defensa del Zaragoza, sin embargo, arrancó la primera sesión del juicio reclamando la nulidad del mismo por razones de vulneración de derechos de los acusados y defendiendo el comportamiento legal del club y sus directivos, aportando un informe de cumplimiento de las normas de 'compliance' y código ético elaborado por el mismo club. El abogado señaló que el presidente de la Liga, Javier Tebas, usó la información de un jugador del Zaragoza al que recibió en su despacho para lanzar la denuncia y que, por tanto, habría vulnerado sus obligaciones como letrado. El abogado de Gabi y Ángel Lafita, Juan Antonio Choclán, utilizó el mismo argumento. Lo mismo hizo el defensor de Ander Herrera, de Stuani y Wellington Silva. También el letrado de Agapito Iglesias solicitó en su primera intervención la nulidad del juicio por vulneración del derecho de defensa y alegó que el delito de falsedad documental habría prescrito.

El fiscal Ponce y la Liga de fútbol rechazan anular la causa y defienden que Tebas actuó correctamente cuando denunció el posible amaño

En su turno de contestación a las defensas, el fiscal anticorrupción Pablo Ponce negó que hubiera ninguna causa de nulidad en la causa. "La información no tiene nada de ilegítima. Tebas manifiesta que un jugador le transmite una determinada información. No ha accedido a ningún correo electrónico. No ha puesto ninguna escucha. No ha entrado en ningún domicilio. La incorporación al proceso de su declaración se realiza a través de una denuncia. Tiene conocimiento de una serie de datos que afectan a un delito", explicó el representante del Ministerio Público. Ponce aseguró que sentencias del Tribunal Constitucional y del Supremo consideran que se vulnera el secreto profesional cuando afecta a un procedimiento concreto, algo que no ocurría en el momento en que Tebas asegura que recibió la información, y que la normativa "dispensa" a los letrados de la obligación de poner en conocimiento de la Justicia cuando tienen indicios de un delito, "pero no impide denunciar". Además, "tenemos que creer que tiene un consentimiento verbal de la persona que ha transmitido la información", insistió.

En la misma línea se expresó el representante de la Liga Profesional, que recordó que la defensa tuvo muchas oportunidades de plantear la nulidad de la causa, una opción que consideró "ilegítima". El letrado también recordó que el expresidente del Deportivo Augusto César Lendoiro y el director general del Villarreal, Fernando Roig Nogueroles, también transmitieron sus sospechas del amaño a Javier Tebas, lo que reforzó su intención de denunciar los hechos. "Existían suficientes indicios, con hechos de averiguación posteriores e informaciones de terceros. No concurre la posibilidad de estimar la cuestión previa", señaló en referencia a la posibilidad de anular la causa. Igualmente, el abogado del Deportivo recordó que ninguno de los acusados ha alegado haberse visto perjudicado por una vulneración del secreto profesional, de lo que "cabe deducir que la persona no está aquí. ¿De quién vulnera el secreto profesional?", preguntó de forma retórica. "Es imposible", contestó.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios