agresiones en las calles y cordón policial

Máxima tensión en Valencia: grupos ultra revientan una manifestación catalanista

Colectivos de extrema derecha y 'blaveros' acorralan a jóvenes de Arran y de las CUP y obligan a los antidisturbios a escoltar toda la marcha. Varias agresiones por las calles del centro

Foto: Una de las agresiones en un callejón de Valencia. (EFE)
Una de las agresiones en un callejón de Valencia. (EFE)

Grupos de ultraderecha y vinculados a movimientos extremistas contrarios al proceso soberanista de Cataluña han reventado esta lunes por la tarde una manifestación de defensa de la lengua valenciana a la que se han adherido jóvenes de Arran y de las CUP con la intención de lanzar soflamas en favor de la independencia catalana. La tensión ha sido máxima por las calles del centro de Valencia, con varias agresiones a manifestantes y también a periodistas. La Policía Nacional se ha visto obligada a acordonar toda la marcha, en la que ha participado un millar de personas, desde su inicio hasta el final para evitar que los manifestantes fueran agredidos.

Todo ha empezado sobre las 17.30 horas, cuando los colectivos ultra han comenzado a acudir a la Plaza de San Agustín, donde estaba prevista la salida de una manifestación convocada por la Comissió 9 d'Octubre bajo el lema 'Sí al valencià'. Se trata de una marcha tradicional y autorizada por Delegación del Gobierno, vinculada a colectivos de izquierda y nacionalistas, que se celebra anualmente por la tarde con motivo del Día de la Comunidad Valenciana y tiene un carácter reivindicativo. En esta ocasión, jóvenes de Arran y de las CUP se habían citado por redes sociales para cerrar la manifestación y lanzar proclamas en favor de la independencia catalana.

Sin embargo, al lugar han acudido también grupos ultra, que han acorralado a los jóvenes catalanistas y han obligado a los antidisturbios a acordonarlos en un rincón de la plaza para evitar una batalla campal. Durante algunos momentos esos cordones, que iban basculando en función del movimiento de las personas, se han roto y se han producido agresiones, también a algunos de los fotógrafos que trataban de hacer su trabajo.

La tensión se ha prolongado durante más de dos horas. Jóvenes que la policía ha vinculado a grupos ultra como los Yomus, del Valencia CF, han comenzado a proferir insultos, a realizar gestos de exaltación fascista y a amenazar a los simpatizantes de Arran y las CUP, menores en número. A estos primeros contramanifestantes se han ido sumando otras personas ataviadas con banderas españolas y valencianas que han incrementado el cerco sobre los catalanistas. Tras una hora atrapados, los antidisturbios han abierto un pasillo para que pudieran salir, protegidos por furgones policiales, y se han incorporado a la marcha oficial, que también ha sido increpada por viandantes que lanzaban soflamas en favor de la unidad de España e insultaba a los manifestantes. La policía también ha tenido que escoltar la cabecera de la marcha en defensa del valenciano, en la que participan líderes sindicales y simpatizantes de Compromís, al principio ajenos a lo que estaba ocurriendo a su espalda.

Cargas para disolver agresiones

Las agresiones por las calles han obligado a los antidisturbios a realizar cargas para disolver las peleas. Un grupo de violentos ha agredido a una pareja en plena plaza de San Agustín, mientras que otro compuesto de una decena de simpatizantes Yomus ha acorralado a otro joven en un callejón para agredirlo. Estas trifulcas se han producido en presencia de medios de comunicación. Un fotógrafo del El País ha sido golpeado por los ultras. La última pelea la ha parado la irrupción de los agentes antidisturbios, que ha disuelto a porrazos a sus protagonistas.

La presencia de extremistas de derechas y españolistas exaltados ha perturbado toda la marcha, tanto la que pretendía reivindicar el valenciano como la de cierre convocada por las CUP. Esta manifestación culmina tradicionalmente en la Plaza de Alfons el Magnànim, donde hay una estatua ecuestre del Rey Jaume I. Sin embargo, la plaza, y la estatua, ha sido tomada por los contramanifestantes, que iban creciendo en número conforme avanzaba la tarde. Esto ha obligado a la Policía Nacional a desviar el itinerario y propiciar una dispersión ordenada, bloqueando el paso a quienes trataban de reventar la marcha.

La policía ha tenido que proteger a los manifestantes en Valencia. (EFE)
La policía ha tenido que proteger a los manifestantes en Valencia. (EFE)

Grupos políticos como Podemos han reclamado la dimisión del delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, ante lo que consideran "pasividad" de los agentes policiales antes lo que esta ocurriendo. No obstante, la presencia policial y el dispositivo montado casi de forma improvisada, ante el cariz que estaba cogiendo el pulso entre manifestantes, ha evitado lo que podría haber sido batalla campal de consecuencias impredecibles. El odio estaba muy presente este lunes por la tarde en las calles del centro de Valencia.

La manifestación de este lunes estaba convocada por la Comissió 9 d'Octubre, una entidad en la que participan sindicatos y partidos como el PSPV-PSOE y Compromís, pero también entidades cívicas como Acció Cultural, cuya actividad se centra en el fomento y la difusión de la cultura catalana. Se trata de una marcha vespertina que anualmente recorre las calles del centro del valencia el Día de la Comunidad Valenciana. No es la procesión institucional, que se celebra por la mañana, sino una manifestación de corte reivindicativo muy ligada al nacionalismo valenciano de izquierdas. Este año, la manifestación estaba marcada por la situación de Cataluña y eso se ha notado en la escasa afluencia de público. Esta convocatoria suele reunir a miles de personas cada año, pero en esta ocasión apenas han aparecido poco más de un millar.

La irrupción de las CUP tratando de capitalizar la marcha ha llevado a algunos de los convocantes a lanzar comunicados desligándose de la formación soberanista. UGT-PV señaló hace dos días que solamente se identificaba con el lema de la convocatoria "que no es otro que la defenda del valenciano". "UGT no solo no comparte, sino que rechaza cualquier intento independentista que, como es el caso, quebranta la Constitución. La Comunidad Valenciana no está subordinada a ninguna otra ni con nuestro apoyo se sumará a ensoñaciones o pesadillas como los Países Catalanes", ha llegado a afirmar la federación valenciana del sindicato.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios