También el director de la guardia civil y otros

Feria Valencia pide que Bárcenas declare en el impago del Congreso que ratificó a Rajoy

El PP valenciano se desentiende de la reclamación a Génova por la vía judicial de una factura de 568.511 euros, y la dirección de Rajoy rechaza una solución amistosa pese a quedar como morosa

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Mariano Rajoy visita Valencia el próximo sábado con la intención de presentar el programa electoral de su formación para la cita con las urnas del 20 de diciembre. Y se va a encontrar con una cuenta pendiente por pagar. El Partido Popular aún no ha abonado a Feria Valencia el importe correspondiente al alquiler durante 18 días de 137.025 metros cuadrados del recinto ferial entre el 9 y el 26 de junio de 2008. Ese mes, los populares celebraron su XVI Congreso Nacional, el que dio a Rajoy su primera gran victoria orgánica pese a los fallidos intentos de Esperanza Aguirre o Juan Costa de sucederle al frente del partido.

Tras más de dos años tratando de alcanzar una solución por la vía extrajudicial (requerimientos notariales, monitorios, etc.), Feria Valencia optó el pasado 3 de noviembre por llevar a los juzgados de primera instancia de Madrid una demanda por incumplimiento de contrato por parte del PP, en la que reclama el desembolso de 568.511 euros más costas, según recoge el escrito el que ha tenido acceso El Confidencial. 

Para certificar la existencia del impago, la institución ferial tiene previsto presentar varias pruebas documentales y también solicitar la declaración de todo el comité organizador del congreso popular, entre otros. ¿Y quién formó parte de ese comité? Pues el presidente era el ex jefe del Gobierno de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y los vicepresidentes, el exsecretario popular de Organización Sebastián González y el entonces secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga. Pero en la cúpula del montaje también estaban, en esas fechas, el gerente del PP nacional Luis Bárcenas, que ejerció de tesorero del congreso, y el actual director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, que actuaba como secretario.

Todos ellos participaron en la organización del certamen, aunque fueron personas en teoría de confianza de Bárcenas quienes tutelaron gran parte de los acuerdos, según se recoge en la propia denuncia de Feria Valencia. Concretamente, se hace referencia a Cristóbal Páez como “interlocutor directo” entre la dirección del PP y Feria Valencia para la negociación de los detalles del congreso, “aunque la toma de decisiones nos consta que fueron al máximo nivel entre Feria Valencia y el PP, tanto a nivel nacional como regional”, dice la demanda. Páez fue administrador de las campañas electorales en 2008 y 2009, y el hombre al que los populares situaron como gerente en Génova cuando Bárcenas fue ascendido a tesorero. Los dos están imputados en la causa de la caja B del PP y el pago en negro de las obras de reforma de la sede popular en Madrid.

Discrepancias entre Génova y el PP valenciano

¿Qué ha llevado al PP a convertirse en moroso con la institución que eligió para celebrar hace siete años una de sus convenciones políticas más importantes? Una de las razones hay que buscarla en las discrepancias con el PP a nivel regional a la hora de determinar quién tenía que hacerse cargo de la factura. En esas fechas, Francisco Camps dominaba a los populares en Valencia a su antojo a lomos de una, en apariencia, infinita capacidad de recursos económicos. Luego se ha comprobado que detrás de esa fachada de eficiencia y espectacularidad en la organización de actos estaba la sombra de la Gürtel y, especialmente, de Álvaro Pérez. Y también la posible financiación de los populares que ahora investiga la Audiencia Nacional en una de las piezas de la Gürtel. 

Francisco Camps en una imagen de archivo. (EFE)
Francisco Camps en una imagen de archivo. (EFE)

Se da la circunstancia de que en esas fechas también presidía el comité ejecutivo de Feria Valencia una persona afín a Camps, Alberto Catalá, mientras que la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá hacía lo propio en el patronato. Tras la celebración del congreso de los populares, nadie reclamó la factura pendiente.

Una única licencia fiscal

Apenas unos meses después, en febrero de 2009, estalló el caso Gürtel y, de pronto, el PP valenciano perdió todo el lustre y el brillo que atesoraba. “El motivo último de por qué no se pagó es la discrepancia entre el PP nacional y el PP valenciano sobre quién debía pagar los gastos”, se explica en la demanda judicial. Feria Valencia argumenta, no obstante, que se trata de una circunstancia irrelevante, “dado que el PP solo tiene una licencia fiscal para operar en el tráfico mercantil. Los acuerdos internos entre las distintas ejecutivas territoriales no pueden ser una excusa para no pagar”, sostiene el escrito.

La aparición ante la opinión pública de la denuncia de Feria Valencia se ha convertido en un argumento de campaña de los partidos que ahora gobiernan en Valencia para atacar a Mariano Rajoy justo la semana previa a su visita a la ciudad. El alcalde valenciano, Joan Ribó, nuevo presidente del patronato de Feria Valencia, ha aprovechado para arremeter contra el presidente y candidato a repetir al frente de La Moncloa. “Es totalmente intolerable y algo que le exigimos al PP y a Rajoy, porque fue él quien fue proclamado aquí; que de una vez pague”, ha afirmado. “Tengo la sospecha de que él (Rajoy) pensaba que no se le pediría este dinero, pero hizo un gasto que hay que pagar”.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios