NO CIERRA la puerta a investir a otro candidato

La CUP da la puntilla a Artur Mas

La CUP ha decidido. Mas no será de nuevo presidente de la Generalitat. "Dijo que jamás sería un obstáculo a la independencia. Ahora es el momento de demostrarlo", sentencia uno de sus diputados

Foto: Antonio Baños, Benet Salellas y Albert Butran, de la CUP, en una imagen de archivo. (EFE)
Antonio Baños, Benet Salellas y Albert Butran, de la CUP, en una imagen de archivo. (EFE)

Artur Mas ya casi es historia. La Coordinadora d’Unitat Popular (CUP) no le dará su apoyo en la investidura por lo que a Mas y a su formación, Junts pel Sí (JxS) le quedan tres opciones: han de conseguir con urgencia otro socio que les preste votos para la investidura; han de poner sobre la mesa un candidato de consenso que pueda tener el aval de los cuperos o han de ir a elecciones anticipadas para primeros del mes de marzo.

Tras un empate inicial en primera votación, el resultado final en el Consejo Político de la CUP celebrado en el centro cívico Pere Quart de Barcelona fue de 30 votos a favor de la investidura, 36 en contra y dos abstenciones, pertenecientes al Sindicato de Estudiantes de los Països Catalanas (SEPC) y de Crida Constituent, el pequeño grupo que se presentó en las últimas elecciones coaligado con la CUP. Las votaciones en las asambleas territoriales fueron más equilibradas: 27 a favor y 30 en contra de Mas.

De lo que no hay duda es de que el líder de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) no será ‘president’ con los votos de los radicales de la CUP. De hecho, en la jornada de este domingo ganó la coherencia, aunque perdió la razón. Y perdió porque Cataluña ha estado más de tres meses sin Gobierno, con un Ejecutivo en funciones que ahora permanecerá aún otros dos meses interinamente. Total, casi medio año perdido, sin aprobar leyes, sin dictar normas, sin realizar acción de Gobierno y con un triste récord: Cataluña se dirige hacia las cuartas elecciones autonómicas en cinco años. Todo un despropósito digno de figurar en las más negras páginas de la historia. Está culminando el lustro más negro de la política catalana.

Artur Mas, durante su discurso de fin de año.
Artur Mas, durante su discurso de fin de año.

Desde las filas de JxS se había intentado hasta el último momento que la CUP diese su brazo a torcer, después del inédito empate registrado en la Asamblea Nacional del pasado día 27 en Sabadell (Barcelona) entre más de 3.000 militantes. Un grupo de independentistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), o sea, el brazo ‘cívico’ de Artur Mas, se encerró 24 horas para pedir el sí. Y las redes sociales comenzaron una guerra sin cuartel contra los cuperos. “A la hora de la verdad, el enemigo del país lo tenemos en casa con la CUP, no en España”, lanzaba un tuitero poco después de comenzar la reunión decisiva.

Tras conocer el resultado del consejo político de hoy, otra tuitera afirmaba que “la CUP se ha autoinmolado. Adiós, adiós. Vuestro momento de gloria ha acabado ya nunca más seréis nadie”. O sea, un final que parece predicho también para el hasta ahora incombustible Artur Mas.

¿Nuevo candidato?

Después de las votaciones, los representantes de la CUP han dejado la puerta abierta a reconducir la situación política catalana, abriéndose a aceptar a un candidato que no sea el líder de Convergència. “Artur Mas dijo que jamás sería un obstáculo en el camino hacia la independencia. Y ahora es el momento de demostrarlo. ¡Que haga un movimiento por su banda!”, ha subrayado el diputado 'cupero' Sergi Saladié.

Saladié ha señalado también: “Las fuerzas políticas catalanas tenemos una mayoría absoluta para la independencia, pero no tenemos el consenso para el candidato. Por tanto, el ‘pressingCUP’ queda ahora en el otro lado”.

“El escenario de Mas o marzo [en alusión a que investían a Mas o habrá a elecciones en marzo] no fue nunca nuestro escenario. Nos cerraron ese escenario. Durante largas sesiones y reuniones, pusimos sobre la mesa leyes y principios, inluso la declaración del 10 de noviembre [la del inicio del proceso rupturista]. Hemos movido pieza y espacio hasta lo imposible y así hemos llegado hasta hoy. Esperamos, pues, que ellos muevan pieza ahora. Pero que sepan que el proceso no empezó el 27 de septiembre ni con Artur Mas y no terminará con Artur Mas ni con la convocatoria de nuevas elecciones. El proceso, pase lo que pase, continuará haya o no investidura”, ha añadido la diputada Gabriela Serra

'No todo está perdido. Queda una semana antes de tener que ir a elecciones obligadas', han señalado diputados de la CUP en rueda de prensa

Ambos parlamentarios han coincidido en advertir que “hay tiempo todavía para que muevan pieza. No todo está perdido. Queda una semana antes de tener que ir a elecciones obligadas. La CUP no cierra la puerta a la investidura de otro candidato”. Serra ha apostillado: “La decisión del quién era la última. Pensábamos que iban a mover ficha, pero no lo hicieron. Y esa ficha se llama Artur Mas. Nosotros les propusimos otras fórmulas como presidencias compartidas o rotatorias. Pero la postura de ellos es la misma que al principio. No se han movido”.

Es más: los cuperos tienen muy claro que el resultado de su decisión no les satisface: "No nos agrada, sino que nos han obligado a votar sobre un escenario que no hemos escogido nosotros. Pero votamos con coherencia y con dignidad”.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
123 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios