EL TESORERO OSÁCAR FUE SU ADMINISTRADOR

CDC recaudó miles de euros entre empresas y constructoras por suscribirse a su revista

Las principales firmas adjudicatarias de obra pública de la Generalitat pagaron decenas de miles de euros por suscribirse a la revista de CDC. Sólo en un año recaudó 156.000 euros

Foto: El extesorero de CDC Daniel Osácar, acompañado por el coordinador de régimen interno y comunicación de CDC, Francesc Sánchez. (EFE)
El extesorero de CDC Daniel Osácar, acompañado por el coordinador de régimen interno y comunicación de CDC, Francesc Sánchez. (EFE)

No sólo de pan vive el hombre y no sólo de la Fundación CatDem vivía Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). En el entramado figura una empresa denominada Revista Anàlisi cuyo administrador fue el tesorero del partido, Daniel Osácar, y que recaudó miles de euros de constructoras y otras empresas por suscripciones que en algunos casos superaban los 10.000 euros.

Según las fuentes de CDC consultadas, Revista Anàlisi se dedica sólo “a repartir una revista económica, y se hace por suscripción”. Pero no deja de ser paradójico que un informe de una agencia de detectives de 2010, en poder de El Confidencial, asegura que quienes 'cotizaban' con millonarias suscripciones eran empresas que estaban recibiendo cuantiosas adjudicaciones de la Generalitat: Aglomerats Girona, Francesc Closa Alegret SA, Irpen SAU Comsa, Movitierra… O firmas como Mercadona, que pagaba más de 7.500 euros anuales, lo mismo que Seguros Catalana Occidente o Banco Sabadell. Otras empresas pagaban exactamente la mitad: a 3.750 euros cotizaban Damm, Flamagas, Cementos Molins, Enciclopedia Catalana o Copisa, por ejemplo. Los baremos de pagos eran bastante rígidos: había empresas que abonaban 11.250 euros, otras 9.000; otras 7.500; otras 5.250; otras 4.000; otras 3.750; y otras 3.000. En total, la recaudación anual en el año 2009 era de algo más de 156.000 euros.

"Un canon de empresas afines"

De todo ello se deducía, según el informe de la agencia, que la revista “se trata de una fuente de financiación de CiU (sic)”; que las cifras son mínimas e idénticas en muchos casos, "por lo que podría tratarse de una especie de canon que pagan las empresas afines"; y que el grueso de "la financiación tiene que provenir desde otra vía de ingresos”.

Y esa otra vía, presuntamente sería la Fundación CatDem (antes llamada Trias Fargas y que cambió de nombre a petición de la familia de este exdirigente convergente tras el escándalo del Palau de la Música) que habría proporcionado a CDC millones de euros durante las últimas décadas, aparentemente provenientes de donaciones de grandes empresas que, por otro lado, recibían cuantiosas adjudicaciones de obras públicas o de servicios con la Administración de la Generalitat.

Efectivos de la Guardia Civil, a su llegada al registro de la sede de CDC. (EFE)
Efectivos de la Guardia Civil, a su llegada al registro de la sede de CDC. (EFE)

 

La revista Anàlisi es de lo poco que CDC ha conservado, ya que hace algo más de un año el partido simplificó su estructura y eliminó la Fundación Fòrum Barcelona y la Fundació Nous Catalans. La primera, investigada por haber recibido presuntamente parte de las comisiones pagadas a través del Palau. La segunda sigue estando operativa bajo el mando de Àngel Colom, aunque ahora no funciona como fundación independiente y está encuadrada administrativamente dentro de la Fundació CatDem. La Revista Anàlisi, no obstante, sigue totalmente operativa y su administrador hoy es Andreu Viloca, el mismo que el de CDC y el de la Fundación, cuyo despacho fue registrado la pasada semana.

El informe ya afirmaba que "aparentemente, CiU puede estar financiándose a través de esta sociedad”. Y subrayaba que “la sociedad Revista Analisi y la fundación Trias Fargas son dos fuentes de financiación de CiU”. A través de estas dos vías se había aportado dinero desde cuatro empresas vinculadas con el affaire del Palau de la Música. Estas empresas eran New Letter, Letter Graphics, Mail Rent e Hispart.

Fundada por directivos de CDC

Revista Anàlisi fue fundada en 1988 por un pequeño grupo de dirigentes de Convergència, algunos de los cuales, años más tarde, aparecieron vinculados al escándalo llamado caso Casinos (sobre la financiación ilegal de CDC a través de Casinos de Cataluña). También participaron en la creación de otro conglomerado empresarial dedicado a elaborar “toda clase de estudios económicos y bursátiles y la compra, tenencia y venta de bienes muebles y títulos valores”. Esa compañía, cuyo buque insignia se llamaba Faig, participó en la creación de una cadena de emisoras bajo la denominación Cadena 13, en la que llegaron a participar familiares del entonces presidente Jordi Pujol.

Durante un tiempo, la empresa se ubicó en un piso propiedad de Montserrat Trueta, viuda de Ramon Trias Fargas, hasta que en el año 2003 el tesorero de CDC, Daniel Osàcar, cogió las riendas y trasladó la sede a la calle Caspe.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios