A LOS INDEPENDENTISTAS LES DECÍAN QUE NO HABRÍA ENTREGA

Las defensas 'venden' la decisión del tribunal alemán como un gran éxito jurídico

"Hemos derrotado la principal mentira sostenida por el Estado. La justicia alemana niega que el referéndum del 1 de octubre fuese rebelión", aseguró el propio Carles Puigdemont

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alemania. (Reuters)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alemania. (Reuters)

Las defensas de los políticos presos y fugados consideran un gran éxito que el tribunal alemán no prevea la extradición del expresidente catalán Carles Puigdemont por el delito de sedición y que sólo contemple la malversación. Gonzalo Boye, integrante del equipo defensor de Puigdemont y algunos de los fugados, afirmó que la resolución del tribunal alemán "es un primer paso de cara a impedir la entrega de Puigdemont y, sin duda, una demostración de lo acertado que fue trasladar el debate jurídico a Europa". Para el letrado, "el primer contraste de fondo entre lo que sostiene el juez Llarena y los jueces europeos acredita que es insostenible, desde una interpretación democrática, hablar ni de rebelión ni de sedición ni tan siquiera de desórdenes públicos". Y más: "Tendremos que recurrir la parte de malversación, pero, sin duda, hoy es un buen día… y ahí lo dejo".

El propio Puigdemont lanzó su valoración a través de las redes sociales: "Hemos derrotado la principal mentira sostenida por el Estado. La justicia alemana niega que el referéndum del 1 de octubre fuese rebelión. Cada minuto que pasan nuestros compañeros en prisión es un minuto de vergüenza e injusticia. ¡Lucharemos hasta el final y ganaremos!".

Pero sus propias defensas, en privado, no se cortaban al asegurar a los círculos independentistas, durante las pasadas semanas, que todo estaba bien encaminado y que no habría extradición. Esas excusas sirvieron para frenar una querella colectiva (que han firmado más de 3.100 personas) contra Pablo Llarena y otros tres jueces del Tribunal Supremo, acusándolos de prevaricación. Esta iniciativa está organizada y promovida por el colectivo Querellants per la República (QxR). Boye, el abogado principal de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, y otros letrados presionaron hasta lo indecible para que no se presentase la querella hasta que el tribunal alemán se pronunciase, porque podría perjudicar la estrategia de las defensas. Ahora le echan en cara la 'manipulación' que hicieron de la cuestión las pasadas semanas. "Bien que decían que no habría extradición y ahora resulta que sí que la hay", reprocha un integrante de la plataforma QxR.

En algunos círculos independentistas, pues, el final del culebrón ha sentado muy mal. Los defensores ya les han comunicado que presentarán recurso, pero en medios de los comités de defensa de la República (CDR) y de la plataforma QxR consideran que ya han cumplido y que ahora nada les impedirá presentar la denuncia, después de haberla pospuesto por motivos políticos.

"Puigdemont está tranquilo"

Por otra parte, un portavoz de Puigdemont señaló en la mañana de este miércoles que el 'expresident' "está tranquilo y animado. Queda establecido que en ningún caso hay rebelión y con ello se cae la principal acusación. Los presos deberían salir inmediatamente. Se le mantiene la libertad. Y quedan opciones para rebatir la malversación". El otro mensaje que se quiere viralizar es que la decisión desmonta las tesis del juez Pablo Llarena y, de rebote, por esa misma regla de tres, quiere concluir que las decisiones de este eran políticas y que, por tanto, la instrucción está "politizada".

Desde todos los ángulos se enfatiza que "cae el relato de la rebelión", o sea, "el relato de la violencia del proceso". Mientras, la defensa de Puigdemont ya prepara un recurso contra la decisión del tribunal. Y la fiscalía alemana, otro, pidiendo que se incluya también el delito de rebelión, que es lo más parecido al de traición que sí existe en la legislación teutona.

La realidad es mucho más prosaica de las interpretaciones maliciosas que se quieran hacer del caso: en realidad, el tribunal no ha entrado en el fondo de las cuestiones, sino que solo se atuvo a si los delitos de que se le acusa figuran en la jurisprudencia alemana. La rebelión no está entre ellos y, por tanto, no puede conceder una extradición por un delito que no existe en su Código Penal. Así de sencillo.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios