TENSA SESIÓN PARLAMENTARIA SIN INVESTIDURA DE TURULL

Torrent arremete contra el Estado y llama a un "frente unitario por la democracia"

La conciliación catalana parece una tarea imposible tras el pleno simbólico de este sábado que ha ahondado en las diferencias irreconciliables entre bandos

Foto: Torrent procede a leer la declaración institucional tras el pleno del Parlament. (EFE)
Torrent procede a leer la declaración institucional tras el pleno del Parlament. (EFE)

La conciliación catalana parece una tarea imposible. Cataluña no es país para diálogos. Al revés: se está más cerca de un enquistamiento de dos bloques irreconciliables. Por primera vez, existe un peligro real de 'dos Cataluñas', cada una a su ritmo. Al menos eso es lo que se trasluce tras el diálogo de besugos vivido este sábado en el Parlament catalán. El presidente de la cámara, Roger Torrent, mantuvo este sábado el pleno que debía investir a Jordi Turull, pero modificó el orden del día: en lugar de investir al 'president', dio la palabra a los distintos grupos parlamentarios para que pudiesen hacer oír su voz. De hecho, había sido advertido que el Tribunal Constitucional había sentenciado que la investidura ha de hacerse con el candidato presente en la sala y como Turull se encuentra desde este viernes encarcelado en Estremera, podría incurrir en desobediencia si permitía la votación.

Al acabar el pleno, Torrent ofreció una declaración institucional en una sala contigua, flanqueado, por un lado, por Artur Mas y tres expresidentes del Parlament (Joan Rigol, Ernest Benach y Núria de Gispert) y por el otro por los líderes parlamentarios de JxCAT, Elsa Artadi; de ERC, Sergi Sabrià; de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech; y de la CUP, Carles Riera.

Torrent fue claro: calificó los encarcelamientos de dirigentes independentistas el viernes de "represión política y vulneración de los derechos políticos"

Torrent fue claro: calificó los encarcelamientos de varios dirigentes independentistas el viernes de "represión política y vulneración de los derechos políticos más fundamentales", acusó al Estado español de criminalizar a los encarcelados "por sus ideas políticas" y subrayó que eso es "un ataque al corazón de la democracia".

"Hoy no nos han obligado a suspender un pleno, a suspender una investidura. Han suspendido la democracia. ¡Ya basta!", dijo Torrent, que instó a "formar un frente unitario de la democracia, una alianza de todos los demócratas para exigir y conseguir la libertad de las personas perseguidas, porque su encarcelamiento es inhumano, innecesario, indigno de un país democrático y más propio de un país autoritario". Finalmente, Torrent zanjó: "¡Mantengamos firmes las banderas de la dignidad y la democracia!".

Torrent arremete contra el Estado y llama a un "frente unitario por la democracia"

No hay 'feeling'

No habrá, pues, tregua ni diálogo en la política catalana, al menos de momento. Eso es lo que también se desprendió de la sesión plenaria que terminaba momentos antes de la arenga de Torrent. La oposición dijo la suya y los partidarios del bloque soberanista replicaron con otra. Todos excepto los 4 diputados del PP, que abandonaron el hemiciclo porque consideraban que Torrent debía suspender el pleno y convocar otro extraordinario. O sea, por una cuestión de forma. Pero tampoco sin el PP presente hubo acercamiento ni 'feeling'. La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, alertó al inicio que "no es normal que el señor Torrent dé un mitin político desde la Mesa; no es normal que tengamos un Gobierno que se salta las leyes; no es normal que algunos grupos de esta cámara hablen de Cataluña excluyendo a la mitad del pueblo de Cataluña. No es normal".

Inés Arrimadas, durante su intervención en el pleno simbólico de este sábado. (EFE)
Inés Arrimadas, durante su intervención en el pleno simbólico de este sábado. (EFE)

Arrimadas, líder del grupo mayoritario del Parlament, se dirigió a los independentistas para subrayar que "este 'procés' ha sido un gran fracaso que ha hecho mucho daño social, económico, institucional y político". Y les conminó a que los catalanes que no votaron soberanismo "también son catalanes. ¿Ustedes respetan a los catalanes que están indignados con este 'procés'?". Les recordó, ante la evidencia de que hay dirigentes que han huido de Cataluña, de que "hay personas que no pueden huir, que se tienen que quedar aquí, autónomos pagando sus facturas, el IRPF más alto de toda España. Se han de quedar pagando los impuestos y enfrentándose a la realidad diaria. Yo no entiendo que unos huyan y otros, al menos, vayan a dar la cara ante el juez".

Arengó Arrimadas que "basta ya de 'procés'. Han fracasado. Volvamos a la legalidad"

Arengó la dirigente 'naranja' que "basta ya de 'procés'. Han fracasado. Volvamos a la legalidad". Y acabó con un amago de diálogo: "¿A quién ha servido el 'procés'? ¿Cuánto más vamos a tener que esperar para hablar de lo que nos une a los catalanes? ¿Cuánto tiempo vamos a tener que esperar para poder saludarnos por el pasillo? ¡Señores del 'procés', saluden por el pasillo! Nosotros nunca vamos a negar el saludo a la representante de una fuerza que representa a muchos catalanes (…) Solo les pido que no piensen solo en sus votantes (…) los nuestros también tienen sentimientos (…) Reflexionen en todo lo que han hecho y para qué ha servido. Y piensen que ha llegado el momento de decir la verdad".

Las dos Cataluñas

Desde el otro extremo, le contestó el diputado Quim Torra, de Junts per Catalunya (JxCAT), que fue extraordinariamente ácido. El diputado de JxCAT dejó claras sus intenciones: "El 'procés' se basa en el impulso surgido de la fuerza de la ciudadanía. Los independentistas estamos aquí por la voluntad de la gente que nos ha empujado y solo a ellos debemos obediencia", sentenció. Se dejó sobre la mesa pues, la posibilidad de la terrible materialización de las dos Cataluñas. "¿Porqué los catalanes no podemos decidir si queremos ser independientes y los escoceses sí? ¿Porqué cree el unionismo que queremos seguir en España? Por ejemplo, si pensamos en las pensiones, ¿cómo creen que nos iría mejor, siguiendo en España o teniendo nosotros el control?

Sergi Sabrià, portavoz de ERC, fue también duro. Aseguró que "Cataluña ha dicho basta"

Torra aseguró que "el sistema quebró. El Estado implosionó. Ya no se puede tapar el autoritarismo del Estado". Y se dirigió a "los partidos de la coalición del 155: ¿Son conscientes del punto terrible de deshumanización que han provocado, a dónde nos han llevado? ¿Que quieren convertir a Cataluña en una gran prisión? ¿Piensan encarcelar a dos millones de personas? ¿No ven que no podemos soportar más humillaciones?". Y terminó con una arenga nada conciliadora: "¡Conjurémonos para resistir y ganar!".

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en el pleno de este sábado. (EFE)
El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en el pleno de este sábado. (EFE)

Sergi Sabrià, portavoz de ERC, fue también duro. Aseguró que "Cataluña ha dicho basta. Es preciso escoger entre el Estado español o la democracia y nosotros estamos a favor de la democracia". Y aseguró que "ayer [tras los encarcelamientos], el Estado no acabó con la independencia, sino que firmó su propia sentencia, porque hizo más inevitable el triunfo de la democracia con su abuso de poder y la prostitución del poder judicial".

El dirigente republicano aseguró que "el Estado español ya no podrá ser nuca más el de los catalanes. No hay futuro dentro del Reino de España" y avisó que con las medidas no se ataca solo a los independentistas, sino a todos los demócratas. Incluso lanzó una advertencia a sus rivales: "Señores de Ciudadanos, cuando ya no le sean útiles al PP, irán a por ustedes".

La mano tendida del PSC

El socialista Miquel Iceta intentó navegar entre dos aguas y dejar una puerta abierta a un amplio diálogo. Dibujó los ejes de sus propuestas: por un lado, el respeto a la legalidad; por el otro, la plasmación de la separación de poderes. Pero admitió que "los problemas políticos solo pueden encontrar soluciones dentro de la política". En base a esos ejes, reconoció que "no se puede presidir un Gobierno desde la cárcel. Les diré, y sé que es polémico, que es preciso dar responsabilidades de Gobierno a quien pueda ejercitarlas en plenitud".

El socialista Iceta alertó de que "estamos muy cerca de caer en un abismo que provoque una fractura irreversible"

Reconoció, no obstante, que en la cámara hay una mayoría independentista aunque con algunas dificultades de entendimiento. "Y esa mayoría tiene derecho a formar Gobierno. No tienen una mayoría social, pero sí tienen la obligación de gobernar desde la legalidad para toda la ciudadanía. Es preciso pensar en el país entero, no solo en una parte. No piensen que la otra mitad no tiene razones y no merece ser escuchada ni tenida en cuenta. Sería un gravísimo error".

Iceta, en su intervención en el pleno. (EFE)
Iceta, en su intervención en el pleno. (EFE)

Iceta alertó de que "estamos muy cerca de caer en un abismo que provoque una fractura irreversible. Es muy difícil la solución, porque nos hemos de poner de acuerdo quienes tenemos concepciones radicales opuestas en temas, por ejemplo, como la aplicación del 155. Pero vulnerar la ley nos aleja de la política". El socialista llamó a recuperar las instituciones de autogobierno y zanjó su discurso tendiendo una mano: "Si se quiere diálogo, ha de quererse de verdad: los socialistas estamos dispuestos a abandonar el refugio de los bloques para avanzar en el diálogo. Será la mejor contribución para el país".

Xavier Domènech, líder de los Comunes, puso sobre la mesa la necesidad de alcanzar amplias mayorías en el Parlament o mayorías "alternativas"

Xavier Domènech, líder de los Comunes, puso sobre la mesa la necesidad de alcanzar amplias mayorías. "Hay una mayoría surgida de las urnas que tiene la responsabilidad de formar Gobierno. Os emplazo, como ciudadano de Cataluña, a ello. Si no son capaces, dejen que la cámara aborde si hay mayorías alternativas, si se pueden construir mayorías amplias, transversales y progresistas".

Y Natàlia Sánchez, representante de la CUP, por su parte, acusó al juez Llarena de prevaricador y de que "presume de ser el último muro de contención de la democracia", cuando "con su lógica inquisitorial, ayer asistíamos a un nuevo episodio de violencia política deliberada contra una mayoría democrática y social que siempre apostó por la vía pacífica y no violenta". La representante radical apostó por la desobediencia y la movilización permanente porque "cuanto más grande es el apoyo al servilismo, más se atreven los poderosos y más se atreverán. Si nos atacan como pueblo, responderemos como pueblo. Pero no podrán con nosotros".

En definitiva, las espadas continúan en alto, con la cuerda tensada. En estos momentos —y en los sucesivos meses—, la política catalana se continuará rigiendo por consignas y eslóganes que, en muchos casos, solo persiguen mantener la tensión. No hay conciliación posible, pero sí el peligro de que se enquiste el cáncer de las dos Cataluñas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
61 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios