ADVIERTE A SUS SOCIOS DE JxS QUE NO DEBEN DESFALLECER

El núcleo duro de la CUP exige la "ruptura absoluta con el Reino de España"

A por todas. El núcleo duro del independentismo quiere un choque de trenes lo más fuerte posible. Así se pone de manifiesto en los documentos internos

Foto: La diputada de la CUP Anna Gabriel interviene tras la manifestacion en la Plaza comercial del Born el pasado año. (EFE)
La diputada de la CUP Anna Gabriel interviene tras la manifestacion en la Plaza comercial del Born el pasado año. (EFE)

A por todas. El núcleo duro del independentismo quiere un choque de trenes lo más fuerte posible. Así se pone de manifiesto en los documentos internos de la CUP, que no escatiman en anunciar la ‘revolución catalana’. “Sólo se puede ejercer la autodeterminación en los Països Catalans con una ruptura absoluta con la legalidad instituida del Reino de España y el ordenamiento fijado por la Unión Europea, con un momento de ruptura con los fundamentos institucionales del Estado y con la confrontación y desobediencia abierta de todas aquellas acciones legales y políticas consideradas injustas y represivas”, dice el último documento de reflexión de Endavant, el núcleo duro de la CUP.

Los antisistema sostienen que “la lógica del ejercicio de autodeterminación que va de ley a ley, de la superioridad de la legalidad catalana y del amparo de le legislación internacional –principios con los que se sostiene la Ley del Referéndum de autodeterminación de Junts pel Sí- desenfoca aquello que es esencial en el ejercicio de la autodeterminación: se trata de una cuestión de lucha por el poder, de lucha por la soberanía y de movilización de un pueblo, no de una cuestión jurídica, legal ni formal”.

Y ante la constatación de que es una pugna por el poder, los anticapitalistas destacan que “por mucho que los diversos tratados de la ONU sobre derechos humanos reconozcan el derecho de los pueblos a la autodeterminación, lo fundamental para ejercer esa autodeterminación, tan y como se ha constatado en diversas ocasiones, es tener un pueblo organizado y dispuesto a movilizarse hasta las últimas consecuencias para determinar libremente su estatus político y su desarrollo económico, social y cultural”.

David Brunat David Brunat

La reflexión ‘cupera’ concede carnets de patriotismo y señala que la convocatoria del referéndum es algo así como la prueba del algodón del catalanismo, ya que trazará una radiografía de la posición política real de las fuerzas políticas catalanas. “Independientemente de que el referéndum se acabe realizando o no, la hilera de posicionamientos políticos que no apuesten por ejercer la autodeterminación hasta las últimas consecuencias y de manera clara reforzarán el estatus quo y la antidemocracia de la razón de Estado y se situarán en contra de la voluntad del pueblo catalán”.

Carnets de patriotismo

Alertan en el documento de dos obstáculos con que el ejercicio de la autodeterminación va a encontrarse antes del 1 de octubre: “la ofensiva represiva del Estado; y las posturas políticas que persiguen diluir el derecho de autodeterminación y la realización del referéndum subordinándolos a intereses poco claros de tipo partidista, electoral y de clase”. Ahí es donde carga contra el nuevo partido de Ada Colau, Catalunya en Comú. “Para los ‘comunes’, el pacto con el Estado, la estabilidad institucional y el proyecto de Estado-nación español están por encima del derecho inalienable del pueblo catalán a ejercer la autodeterminación”. Critican, asimismo, que su posición y su lenguaje “aparentemente antisistémico” refuerza y da estabilidad “a las posiciones de los poderes económicos y el Gobierno del Estado”.

Advierte la CUP, no obstante, a sus socios de la Generalitat. Así, sostiene que en Cataluña “cualquier movimiento asumido por el Gobierno de Junts pel Sí que pase por no ir hasta el final en lo que ha anunciado, la realización de un referéndum vinculante, convertirá también a éste en un obstáculo”. Y subraya que sólo si está dispuesto a cumplir lo prometido será posible materializar el referéndum “saliendo de la lógica del ‘procesismo’, que precisamente ha hecho todo lo contrario: hacer ver que se daban pasos efectivos para ejercer aquel eufemismo del ‘derecho a decidir’ cuando sistemáticamente se intentaba diluir la movilización popular independentista con maniobras de distracción como un 9-N sin consecuencias, la lista única o unas elecciones plebiscitarias con el objetivo de obtener un cheque en blanco para negociar con el Estado”.

De ahí que la organización advierta que “sólo si se está dispuesto a salir de esta lógica, se desvanecerá el peligro de diluir la propuesta de referéndum en un nuevo marco negociador con el Estado que significaría, necesariamente, la renuncia al ejercicio de autodeterminación”.

Canto a la unilateralidad

También el otro gran partido que compone la CUP, Poble Lliure, avisa en su último boletín internacional de los meses de junio y julio que con el referéndum “la confrontación democrática entre el pueblo catalán y el Estado español entra en su fase resolutiva”. En el texto, esta formación afirma que “Cada día son más las voces que se alzan tanto en Europa como en el mundo en defensa de la unilateralidad como única respuesta posible al bloqueo democrático y al autoritarismo del Estado español”. Quien no se consuela es porque no quiere, porque situar el problema catalán entre las prioridades en el contexto mundial no deja de ser una exageración. Por eso, no se corta al afirmar que “en un contexto mundial marcado por el ascenso de la derecha, el racismo y el autoritarismo, la defensa de la revolución democrática catalana (sic), la apuesta por una República de ciudadanos libres basada en los principios de justicia y solidaridad es una obligación para todas las mujeres y hombres de izquierdas de todo el planeta”.

El documento de Poble Lliure llama a alistarse como “observadores internacionales, organizando comités internacionales de apoyo al referéndum y de denuncia de la represión y la actitud antidemocrática del Estado español, presionando a la comunidad internacional para el reconocimiento de la nueva República… Nuestro pueblo está en marcha. ¡No nos dejéis caminar solos!”. Y es que recuerda en el texto a las Brigadas Internacionales que en un momento determinado (durante la Guerra Civil) “reunieron a voluntarios de todo el mundo para defender la democracia, la justicia y la libertad frente al fascismo y hoy Cataluña necesita el apoyo de la gente de izquierdas de todo el mundo para demostrar que hay una alternativa al autoritarismo, la intolerancia y las políticas de saqueo impuestas a los pueblos del sur de Europa”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
115 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios