no quiere estar en la piel de artur mas

Carod-Rovira ve "arriesgado" aprobar la resolución y pide la intervención de la UE

Advierte a Junts Pel Sí y la CUP de que a la moción aprobada le falta un requisito que él cree “indispensable”: un Gobierno "sólido y estable". El 27-S no fue un voto "sólido" al independentismo

Foto: El expresidente de la Generalitat, José Montilla, junto al exvicepresidente, Josep Lluís Carod Rovira. (Efe)
El expresidente de la Generalitat, José Montilla, junto al exvicepresidente, Josep Lluís Carod Rovira. (Efe)

La resolución independentista cuenta con un nuevo apoyo, el de Josep Lluís Carod-Rovira. El exvicepresidente del Govern de José Montilla desde 2006 a 2010 cree que la “amplia mayoría” de los catalanes apuesta por la independencia de Cataluña, aunque reconoce que la actual situación que esta vive es “algo muy complicado”.

Aunque cree que el 27-S el pueblo catalán apostó por la 'desconexión' con España, Rovira advierte a Junts Pel Sí y la CUP de que a la moción aprobada le falta un requisito que él cree “indispensable”. “Falta un Gobierno sólido y estable”, ha dicho este miércoles en 'La Cafetera' de Radiocable, insistiendo en la necesidad de un “presidente reconocido” del que carece Cataluña. "Ha sido arriesgada su aprobación lanzándose a la pisicina sin el agua de tener un Gobierno constituido y con presidente", insiste.

27-S: un apoyo poco "sólido" al independentismo

Si bien afirma que en el Parlament catalán hay “más diputados a favor de la independencia”, Carod-Rovira reconoce que el mandato democrático de las urnas no fue lo suficientemente “sólido”, lo que hace que el ritmo de ruptura tenga que adecuarse a “esta realidad” y “no vayan tan deprisa como muchos aspiraban”. En este sentido, pide a la “minoría” -en clara referencia a Partido Popular, Ciudadanos, PSC y Catalunya Sí que es Pot- que se “amolde” a los deseos de la mayoría de Junts Pel Sí y la CUP. Sin embargo, desliga de esa minoría a parte de la marca de Podemos en Cataluña, ya que cinco de sus 11 diputados dieron su apoyo a Carme Forcadell para ser la presidenta del Parlament.  

Artur Mas junto a Romeva, Junqueras y Carme Forcadell. (EFE)
Artur Mas junto a Romeva, Junqueras y Carme Forcadell. (EFE)

Insistiendo en que "el último tren ya pasó" con el Estatut de Autonomía, Carod-Rovira afirma que ahora Cataluña "va por su propia vía" después de que "lo único" que han recibido los independentistas hayan sido "insultos, amenazas, descalificaciones y desconsideración absoluta" por parte de los grandes partidos. "La gente no ha salido a la calle para que se reforme la Constitución", sentencia el exvicepresidente de la Generalitat, porque "eso ya no nos interesa". 

"Debe haber intervención de la UE"

A 24 horas de que se produzca la segunda votación de investidura de Artur Mas, Rovira se coloca en el supuesto de nuevas elecciones el próximo mes de marzo si, como fecha límite, el 9 de enero Cataluña no tiene un nuevo 'president'. "Llegará un momento en que habrá un pulso entre legalidades y legitimidades donde tendrá que intervenir la Unión Europea", pronostica, dejando claro que "España no puede utilizar su fuerza contra lo que hoy es todavía su territorio". "Debe haber intervención de la UE. Nuestra situación no tiene retorno y no habrá un paso atrás".

Mientras el Gobierno recurre ante al Tribunal Constitucional, Carod-Rovira cree que durante estos años el Ejecutivo del PP "ha confundido la legalidad con la realidad", argumentando que "las leyes no son eternas" y que están para "adecuarlas al servicio de la gente". "Cataluña debe expresarse votando y sin violencia", sentencia.

No le gustaría estar en la piel de Artur Mas

Antonio Baños, de la CUP. (EFE)
Antonio Baños, de la CUP. (EFE)

Acerca de si hubiera concurrido a las elecciones del pasado 27 de septiembre en la lista de Junts Pel Sí, Carod-Rovira dice no pertenecer "a ningún partido", afirmando que las ideas de ERC "no tienen nada que ver" con la "tradición liberal y conservadora" de Convergencia. "Era mejor concurrir con tres listas separadas", ha lamentado, insistiendo en que la coalición ha obtenido menos diputados y votos que yendo por separado. 

Por último, el que fuera presidente de ERC durante cuatro años ha reconocido que "no me gustaría" estar en el lugar de Artur Mas, ya que cree que no está en una situación "nada fácil". Aún sin 'president', Carod-Rovira apunta a que hay un doble enrocamiento que impide a Cataluña avanzar. Por una parte, Junts Pel Sí exige que sea Mas el elegido, mientras que la CUP lo rechaza. "Alguien tiene que perder. O dan un paso al lado o alguien da un paso atrás", dice. 

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios