La ‘sociedad civil’ exige a Mas elecciones ‘plebiscitarias’ en un plazo de tres meses
  1. España
  2. Cataluña
ANC Y ÒMNIUM EXIGEN UNIDAD POLÍTICA

La ‘sociedad civil’ exige a Mas elecciones ‘plebiscitarias’ en un plazo de tres meses

La 'marea amarilla' toma el centro de Barcelona para que en la primavera del 2015 esté ya constituido un nuevo Parlamento partidario de la secesión

La marea amarilla (llamada así por el color de la camiseta que llevabala mayoría de manifestantes) tomó esta mañana el centro de Barcelona para pedir unidad a los partidos políticos partidarios de la independencia y para exigir al presidente catalán, Artur Mas, que convoque elecciones en un plazo de tres meses para que en la primavera del 2015 esté ya constituido un nuevo Parlamento partidario de la secesión. Al acto central asistieron 110.000 personas, según la Guardia Urbana.

Así plantearon su nueva hora de ruta las presidentas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, y de Òmnium Cultural, Muriel Casals, a los congregados. Todo ello, ante la cúpula de ERC (estaban en primera fila su presidente y su secretaria general, Oriol Junqueras y Marta Rovira respectivamente), y con la presencia del consejero de Cultura, Ferran Mascarell, la consejera de Educación,. Irene Rigau, el secretario de Universidades, Antoni Castellà, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el coordinador general de CDC, Josep Rull, el eurodiputado convergente Ramon Tremosa, el líder parlamentario de CiU, Jordi Turull, el exconsejero Ernest Maragall, el líder de EUiA (la rama catalana de IU), Joan Josep Nuet, y… la esposa de Artur Mas, Helena Rakosnik.

El de hoy fue el acto central de la sociedad civil, que quería dar un nuevo golpe de efecto. “Nos consideramos legitimados para exigir una unidad política con la que llevar adelante este proceso”, alertó Carme Forcadell. Y añadió: ”Es verdad que ésta no es nuestra consulta [se refiere al sucedáneo de referéndum ideado por Artur Mas]. Pero tampoco lo eran la fecha y las preguntas pactadas el pasado 12 de diciembre. Lo aceptamos porque eso reforzaba el proceso y mantenía la unidad de los partidos políticos. Ahora, también aceptaremos y convertiremos el 9N en una gran movilización para denunciar la involución democrática del Gobierno español”.

El acto llevaba por lema Ara és l’hora (Ahora es la hora), el mismo que la campaña que ANC y Òmnium llevan poniendo en práctica varios meses. Y comenzó con la lectura de la declaración de soberanía que el Parlamento catalán aprobó en enero del 2013 y que anuló el Tribunal Constitucional (TC). Su convocatoria, por otra parte, fue un éxito, puesto que acudieron a la plaza de Cataluña un total de 110.000 personas, según fuentes de la Guardia Urbana de Barcelona.

En su alocución, la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, subrayó que la movilización del 9N “ha de servir para denunciar ante los organismos internacionales que el Estado español nos prohíbe nuestros derechos y no nos deja ejercer la libertad de expresión. Por eso queremos que el 9N sea la primera vuelta de unas elecciones plebiscitarias, referendarias, que decidan el futuro de Cataluña”.

‘¡President, convoque elecciones!’

De ahí que las organizaciones que hasta ahora han liderado el proceso se permitan lanzar una seria advertencia a Artur Mas: “President, convoque elecciones. President, queremos votar en los próximos tres meses. President, queremos iniciar la primavera del 2015 con un nuevo Parlamento constituido. Si lo hace, tendrá nuestro apoyo y convertiremos el 9N en una gran movilización. Volveremos a demostrar al mundo nuestra fuerza, como ya hicimos el 11 de septiembre”.

Forcadell subrayó algo muy importante: “No aceptaremos pérdidas de tiempo por parte de nadie. Exigimos que pongáis el país por delante del partido. Es vuestra responsabilidad. Nosotros ya hemos asumido la nuestra. Pero vosotros debéis demostrar que sois dignos representantes del pueblo que os ha votado”.

Casals, por su parte, detalló los tres elementos importantes que demanda la sociedad civil: “Unidad de todos los partidos y de la sociedad; urnas, de las que salga un mandato claro que nos abra el camino de la libertad; e independencia, si así lo votan la mayoría de catalanes y catalanas”.

Y Forcadell advertía también de que “nada ni nadie nos impedirá que decidamos nuestro futuro, nada ni nadie parará la independencia de este país”. Porque “una amplia mayoría del pueblo de Cataluña estamos unidos para un proyecto común y esta unión ha sido la que ha hecho posibles las tres manifestaciones más importantes de toda Europa”.

Pero tanto la presidenta de la ANC como la de Òmnium evitaron aludir a la elaboración de cualquier lista conjunta de los partidos soberanistas. No era el momento ni el lugar. Además, tensando esa cuerda, podría provocarse la ruptura definitiva del bloque soberanista: de momento, la posibilidad de que haya un frente independentista que concurra bajo unas únicas siglas a las elecciones es sólo una quimera, de ahí que los discursos y las exigencias de las entidades cívicas fueran dirigidos sólo en el sentido de launidad política para llevar adelante el proceso. Lo de la lista única es harina de otro costal.

Consulta catalana 1-O Oriol Junqueras Generalitat de Cataluña Cataluña Independencia de Cataluña Artur Mas
El redactor recomienda