xavier martorell pasó del barça a presidencia

Método 3 pagó un coche de lujo al director de Mas que diseñaba el CNI catalán

La polémica agencia de detectives Método 3 pagó un coche de lujo a Xavier Martorell, el director general de Artur Mas que pretendía montar el CNI catalán.

Foto: El director de Método 3, Francisco Marco, y la detective Elisenda Villena, a su salida de la Ciudad de la Justicia. (EFE)
El director de Método 3, Francisco Marco, y la detective Elisenda Villena, a su salida de la Ciudad de la Justicia. (EFE)

La polémica agencia de detectives Método 3 penetró en la Generalitat de Cataluña de la mano de un hombre de confianza del presidente catalán, Artur Mas. Se trataba de Xavier Martorell, que de director de Seguridad del FC Barcelona pasó a ser director general de Análisis y Prospectiva, encuadrado en la propia Presidencia de la Generalitat. Desde allí, había confesado a su círculo de confianza, pretendía montar el CNI catalán. Y como aliado para llevar a cabo este alucinante proyecto tenía a Método 3.

Xavier Martorell fue recolocado como director general de Servicios Penitenciarios tras las elecciones autonómicas del pasado mes de noviembre, aunque finalmente tuvo que dimitir a comienzos del pasado mes de junio tras ir conociéndose sus vinculaciones con Método 3 y, paralelamente, algunas de las actuaciones poco ortodoxas de la denostada agencia. Pero antes de estrellarse definitivamente, Martorell sentó sus reales en un potente vehículo, cortesía de sus amigos detectives.

Porque, a la vista de las circunstancias, no hay duda de que las relaciones entre la agencia y Martorell eran inmejorables. Tanto, que en enero del 2011, ya con el cargo oficial en el bolsillo, el flamante director general de la Generalitat aceptó un vehículo de alta gama que había sido comprado por la agencia de detectives. El calendario da una idea de la velocidad a la que se sucedían los acontecimientos: el 4 de enero del 2011, Martorell era nombrado oficialmente director general. El día 24 de enero, exactamente 20 días después, Método 3 compraba un coche de lujo y lo ponía a su disposición.

El vehículo en cuestión, un todoterreno Volkswagen Touareg 3.0 V6 TDI, estaba valorado en unos 58.000 euros (47.000 euros de precio franco de fábrica y alrededor de 2.500 euros en extras, entre ellos barras de techo longitudinales, control de distancia de aparcamiento delantero y trasero y un “paquete country exterior”, a lo que hay que añadir el 18% de IVA, de ahí el total de 58.000 euros) y fue adquirido por el sistema de renting ese mismo mes. La cuota de alquiler ascendía a 695,52 euros, a los que había que sumar diversos extras, por lo que la letra mensual le salía a la agencia por un total de 1.261,99 euros, IVA incluido.

De esta cesión quedó constancia por escrito: el responsable financiero de Método 3, José Luis Marco (que además era primo del director, Francisco Horacio Marco) comunicaba el día 14 de enero a diversos correos que “el conductor habitual será Xavier Martorell Villalobos”.

Poco más de un mes después, Martorell se quejó a la agencia que el coche presentaba algunos fallos y solicitaba que se lo reparasen. El 9 de marzo, Marco le envió un e-mail de respuesta al correo que el director general le había enviado pidiendo el teléfono de ALD Automotive, la empresa de renting donde se había adquirido el vehículo: “Xavier, això és lo que m’han dit” (“Xavier, esto es lo que me dijeron”). Y adjuntaba el consejo: “Vaya leche con la electrónica de los coches… Parece que cada vez hacen con más fallos estos temas. Las dos opciones que me  comentas son buenas; puede llamar al teléfono de ALD para que le indiquen el procedimiento a efectuar o puede pasarse directamente por el concesionario, que ellos ya solicitarán autorización para la reparación”. Media hora más tarde, el departamento financiero de Método 3 le enviaba el teléfono de ALD y señalaba que, tras salir el contestador dando al oyente opciones de marcaje, escogiese la opción 1.

Una larga lista de espionajes

Martorell fue quien había introducido ya a Método 3 en la seguridad del FC Barcelona. Desde que él se hizo cargo de esta, comenzó a desalojar al grupo que hasta entonces se había encargado de la misma, Intelligence Bureau, y comenzó a contratar con Método 3. El entonces alto cargo azulgrana era un hombre de la total confianza del presidente, Joan Laporta. Durante su etapa en el club, se hicieron un buen número de espionajes. Entre otros, al entonces candidato Sandro Rosell (hoy presidente, tras ganar las elecciones del 2010), a varios jugadores y a cuatro de los vicepresidentes del propio Laporta. Todos estos cometidos los realizó Método 3.

Xavier Martorell. (EFE)
Xavier Martorell. (EFE)
Con la llegada de Rosell al Barça, Martorell quedó sentenciado, aunque siguió en su cargo hasta el mes de diciembre porque así se lo pidieron a la cúpula del Barça fuentes de Convergència. Según ha podido conocer El Confidencial, incluso un dirigente del partido prometió que Martorell entraría como alto cargo en el próximo Gobierno de la Generalitat porque CiU pensaba ganar las elecciones de calle. Luego, con 62 diputados, no ganó de tal manera, pero Artur Mas pudo formar un Gobierno a su medida.

Martorell, cuyo nombre había sonado incluso como consejero de Interior (en los últimos Gobiernos de Jordi Pujol había sido director general de la Policía), no pudo recalar en esta consejería porque pasó a manos de Felip Puig, un enemigo declarado suyo y del que ya entonces corrían por Barcelona varios informes sobre él y su familia, que presuntamente habían sido realizados por Método 3. Mas acordó entonces llevárselo a Presidencia. Hasta que la remodelación del Gobierno con las elecciones del año pasado provocó su pase a la Consejería de Justicia. Y de ahí, tras el estallido del caso Método 3 y con varios altibajos en su salud, a la tempestuosa salida de la Administración. Su carrera política se acababa de estrellar.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios