Es noticia
Menú
El PP catalán urge a Rajoy a dar una financiación especial a Cataluña después del verano
  1. España
  2. Cataluña
SÁNCHEZ-CAMACHO QUIERE ABANDERAR LA MEDIDA

El PP catalán urge a Rajoy a dar una financiación especial a Cataluña después del verano

El hueco que ha dejado el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en su exigencia de un nuevo modelo de financiación autonómica para Cataluña

Foto: El PP catalán urge a Rajoy a dar una financiación especial a Cataluña después del verano
El PP catalán urge a Rajoy a dar una financiación especial a Cataluña después del verano

El hueco que ha dejado el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en su exigencia de un nuevo modelo de financiación autonómica para Cataluña ya tiene candidato: el PP de Alicia Sánchez-Camacho. Y está dispuesto a abanderarlo y presionar al Gobierno para que lo ofrezca después del verano.

Mas se ha fijado como prioridad la celebración del referéndum independentista y la creación paulatina de “estructuras de Estado”, y ha dejado de lado la consecución del pacto fiscal que había abanderado durante la pasada legislatura. Ante ello, los populares catalanes están dispuestos a aprovechar la brecha para liderar la reivindicación de un “modelo singular” de financiación que actúe como bálsamo sobre las maltrechas finanzas de la Generalitat.

La reunión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con Artur Mas el pasado 20 de septiembre en Madrid fue el detonante de la situación. El catalán acudió a la Moncloa con la petición de un pacto fiscal similar al concierto económico del País Vasco, pero recibió una rotunda negativa del líder del PP, por lo que Convergència i Unió (CiU) dio un giro de 180 grados a su estrategia y optó por abrazar la causa independentista.

“No es que desechemos la posibilidad de mejorar la financiación, sino que nuestro objetivo fundamental ahora es hacer la consulta y el derecho a decidir del pueblo catalán”, señala a El Confidencial Francesc Sánchez, responsable de Régimen Interno de Convergència.

Ello da pie a los populares a izar la bandera de una nueva financiación. “CiU abandonó la reivindicación de una nueva financiación y ahí el PP tiene juego. Hemos de ser nosotros y el Gobierno central los que tomemos la iniciativa. Si no cogen esta bandera, peor para ellos”, señala un alto dirigente popular a este diario.

Ello se debe a que las condiciones y el contexto de España han cambiado. En el momento en que Mas planteó sus reivindicaciones a Rajoy, España se encontraba al borde de ser rescatada por Europa. Ahora, con las aguas más tranquilas, unos datos macroeconómicos más positivos “y el déficit controlado”, el PP cree que es el momento de abordar esa batalla.

La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ha mantenido conversaciones tanto con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, como con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para hablar de ese tema. Sánchez-Camacho siempre ha defendido que la financiación de Cataluña es injusta y es preciso cambiarla.

Es más, en la ponencia política que aprobó el congreso del PP catalán la primavera pasada, se reclamaba ya una “financiación singular” para esta comunidad “que permita el equilibrio territorial, la cohesión social y la sostenibilidad”. “Los sucesivos pactos de financiación no han permitido disponer de un modelo equilibrado para toda España que permita encajar adecuadamente un reparto justo del gasto territorial de la Administración General del Estado”, decía la ponencia. 

La “financiación singular”

Ahora, han vuelto a poner el tema sobre la mesa y a reclamar esa “financiación singular”. Pero desde Madrid se miran las singularidades con recelo. “La financiación catalana se basa esencialmente en impuestos y hay otros márgenes que no sean sólo los impuestos. En el tema de la corresponsabilidad, por ejemplo, no se ha avanzado mucho. Somos también conscientes de que habría que elevar el porcentaje de dinero que reciben algunas de las comunidades que más aportan al fondo común”, dice a El Confidencial una fuente de la cúpula del PP catalán.

Asimismo, los populares catalanes quieren que la solidaridad interterritorial sea finalista (es decir, que se adjudique dinero a comunidades para gastar en cosas concretas y que se controle que no se desvía hacia otros menesteres) con el fin de acabar con las injusticias y las paradojas que arroja el actual sistema.

La líder catalana ha pedido a sus compañeros del partido en Madrid dos líneas de actuación fundamentales: primero, que acepten la necesidad de revisar el modelo de financiación autonómica. Y segundo, que se escuche lo que tiene que decir cada comunidad y que se negocie. Paralelamente a estos contactos, el PP catalán ha mantenido otros con el PP madrileño y el PP valenciano para intercambiar experiencias y, llegado el caso, establecer un frente ante el Gobierno central, ya que los problemas de estas tres comunidades son muy similares.

A grandes rasgos, la nueva financiación debería contemplar un incremento de los impuestos cedidos y de la participación en la cesta de impuestos estatales, un mecanismo de colaboración entre la Hacienda catalana y la española para la recaudación, gestión, liquidación e inspección, el respeto al principio de ordinalidad (para garantizar que Cataluña no pierde posiciones en el ranking per cápita a pesar de sus aportaciones) y garantizar que la solidaridad interterritorial sea finalista.

“El Gobierno central está por la labor. Nos llegan buenas impresiones desde Madrid y Montoro ya está trabajando en el tema. Creemos que este verano ya se verán pasos del Gobierno central en este sentido y que después de las vacaciones podremos tener algo tangible, una propuesta de la que partir”, afirman las fuentes consultadas.

El hueco que ha dejado el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, en su exigencia de un nuevo modelo de financiación autonómica para Cataluña ya tiene candidato: el PP de Alicia Sánchez-Camacho. Y está dispuesto a abanderarlo y presionar al Gobierno para que lo ofrezca después del verano.

Mariano Rajoy Parlamento de Cataluña Cataluña