TAMBIÉN NEGOCIABA EL TÚNEL DEL AVE Y LA RECALIFICACIÓN DEL MINIESTADI

El ‘bombero’ del Ayuntamiento de Barcelona dimite tras ser imputado en el ‘caso Millet’

El caso del Palau de la Música ya se ha cobrado su primera víctima política: el cuarto teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Ramón García-Bragado,

Foto: El ‘bombero’ del Ayuntamiento de Barcelona dimite tras ser imputado en el ‘caso Millet’
El ‘bombero’ del Ayuntamiento de Barcelona dimite tras ser imputado en el ‘caso Millet’

El caso del Palau de la Música ya se ha cobrado su primera víctima política: el cuarto teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Ramón García-Bragado, responsable de temas urbanísticos. No fue por ser cómplice de Fèlix Millet, el presidente de la institución musical, en el latrocinio perpetrado en ésta,  ni por bailarle el agua al ex prohombre barcelonés, sino por haber sido imputado en el caso colateral del hotel de lujo que Millet quería levantar al lado mismo del Palau. Un documento manuscrito de Jordi Montull, ex director administrativo del Palau y mano derecha de Millet, olvidado en los despachos de la institución decía textualmente que, en referencia al Plan Especial entorno Palau de la Música, había habido una conversación telefónica clave para entender que Millet no manejaba nada, sino que los capitostes de la administración conocían todo el entramado en el que el hábil rapiñador se movía.

 

La conversación referida era entre Garía-Bragado y Carles Díaz, arquitecto socio de Óscar Tusquets, el bufete que había proyectado la ampliación del propio Palau y que debía encargarse de construir el nuevo hotel de lujo. De la conversación se deducen varias cosas: que García-Bragado había aleccionado al gerente del Ayuntamiento, Ramón Messeguer, para que no hubiese pegas. Además, en el documento redactado por Montull se subrayaba que la solicitud oficial para los permisos de apertura debía ir acompañada de los documentos legales, pero “antes de enviar a la Generalitat (Departamento de Cultura) hay que enviar copia a Ramón García-Bragado para que dé el visto bueno y avise a Cultura que es muy urgente hacer el informe favorable”. Y añadía: “Es necesario que Fèlix Millet tenga políticamente [el remarcado es original] el trámite controla TODOS (sic) los partidos políticos”.

 

En la misma carpeta (la carpeta roja que Milet se olvidó en su despacho y de la que este diario se ha hecho eco en diversas ocasiones había otra carta de Montull a Messeguer. Le pedía oxígeno en el tema de los permisos para construir el hotel. “Te agradecería que pudieses echarnos una mano, ya que el plazo del convenio con los Hermanos [se refiere a la congregación de La Salle, propietaria de los solares] vence y nos vemos obligados a otra prórroga y me gustaría poder darles buenas noticias (...) Disculpa las molestias, pero eres la persona que más cosas nos ha solucionado de este tema y mi tabla de salvación. Un abrazo”. Era el 2 de marzo del 2006.

 

Breves palabras, pero claves para que la juez decidiese proceder contra los dos cargos municipales e imputarles en el asunto, además del arquitecto responsable. Según el texto del auto, “es posible que Ramón García-Bragado y Ramón Messeguer intervinieran en el proceso administrativo con conocimiento de la cesión de derechos sobre las fincas en favor de Olivia Hotels”. En otras palabras, que los dos altos cargos municipales sabían que el hotel al que debían dar el visto bueno, un pelotazo de órdago, no era ya del Palau de la Música, sino que conocían el hecho de que Fèlix Millet había vendido subrepticiamente la titularidad de los solares a una empresa privada.

 

'Bombero' del consistorio barcelonés

 

Lo que busca el fiscal es la prueba de que Millet cobró una suculenta comisión por esta transacción (se habla de 900.000 euros, como mínimo), que fue ocultada a todos, incluidos los patronos del propio Palau. “En resumen, existen indicios de que Ramón García-Bragado, Ramón Messeguer y Carles Díaz, debido a la influencia ejercida por los imputados Millet y Montull, ocultaran la verdadera titularidad de Olivia Hotels sobre las fincas objeto del procedimiento urbanístico, faltando a la verdad en la tramitación, escondiendo una operación especulativa existente en favor de tercero que se hubiera frustrado de conocerse la referida titularidad”. En otras palabras, no significa que se hubiesen embolsado dinero por la operación, pero sí que le dieron un trato de favor al entonces gran mecenas Fèlix Millet. La historia tiene un final lógico: el teniente de alcalde presenta la dimisión y tanto él como el gerente municipal y el arquitecto son imputados en la causa.

 

Pero también su peso es políticamente mayor si tenemos en cuenta que García-Bragado es el bombero oficial del consistorio barcelonés. Durante casi tres años, fue secretario general de presidencia de la Generalitat, es decir, el hombre de confianza del entonces presidente, Pasqual Maragall. Pero luego, cogió por los cuernos todos los temas sensibles con que se encontraba el consistorio. Fue él, por ejemplo, el que tuvo que dar la cara en las mayores polémicas ciudadanas de las últimas décadas,: una de ellas es el polémico túnel del AVE que se está construyendo bajo la ciudad y que ha de unir las estaciones de Sants y La Sagrera. García-Bragado fue quien llevó las negociaciones con las asociaciones de vecinos para convercerlas de la bondad del proyecto. Otro de sus cometidos fue la negociación con la asociación de vecinos de Les Corts en el tema referente a la recalificación de los terrenos del Miniestadi del Barça. Esta polémica lleva más de una década encima de la mesa y ha sido García-Bragado quien ha tenido que poner su cara para que los vecinos estallen contra ella sus quejas. Y todo a pesar de que el propio alcalde era el ex concejal de distrito y tiene, entre sus detractores, a amigos de la infancia.

 

El consistorio barcelonés, pues, se ha quedado sin su bombero mayor. Un hombre del que todos dicen que “es un habilísimo negociador, que sabe hablar y sabe escuchar. Pero, sobre todo, sabe negociar”. Ahora tiene ante sí un reto más difícil: convencer a la Justicia, con mayúsculas, de que no ha tenido nada que ver en el mayor escándalo que ha vivido la alta sociedad catalana en las últimas dñecadas.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios