Es noticia
Menú
El embalse que sólo sirve de playa: Córdoba no puede consumir el agua de La Colada
  1. España
  2. Andalucía
EN PLENA SEQUÍA

El embalse que sólo sirve de playa: Córdoba no puede consumir el agua de La Colada

La presa está al 70% de su capacidad, pero nunca se llegaron a construir las canalizaciones necesarias. Castilla La Mancha sí que acometió las obras pertinentes

Foto: Atardecer en el embalse de La Colada. (EFE/Salas)
Atardecer en el embalse de La Colada. (EFE/Salas)

Parece una broma pesada. Los vecinos de las comarcas cordobesas del Valle del Guadiato y Los Pedroches – unos 78.000, según los últimos registros oficiales – beben agua procedente de dos pantanos: Puente Nuevo y Sierra Boyera. En plena sequía, este último, con una capacidad de 41 hectómetros cúbicos, se encuentra al 24%. Tras el verano, y si no cambian las previsiones meteorológicas, llegará el momento crítico. Sin embargo, la foto podría ser bien distinta. El embalse de La Colada, al 70%, podría ser la opción para sortear posibles restricciones, pero, 15 años después de su construcción, no cuenta con las conexiones necesarias. Los vecinos sólo disfrutan de su playa.

Precisamente, una de las localidades más afectadas de las 27 que podrían abastecerse del embalse es El Viso, que dentro de un par de meses empezará a recibir a los primeros bañistas, pero ahí no termina la broma. La realidad de los pueblos cordobeses contrasta con la de Almadén, en Ciudad Real. Andalucía y Castilla La Mancha comparten el embalse, y en esta segunda comunidad sí que se han hecho las obras necesarias: instalar los cerca de 40 kilómetros de conductos de tuberías y la estación de bombeo que canalice el suministro hasta la estación de agua potable correspondiente. Mientras, los vecinos del Valle del Guadiato y Los Pedroches ya se han hecho a la idea de que los cortes temporales de agua podrían llegar después del verano.

placeholder Varias personas se bañan en el embalse de La Colada. (YouTube)
Varias personas se bañan en el embalse de La Colada. (YouTube)

La situación para las familias, agricultores y ganaderos es crítica y desde los ayuntamientos afectados denuncian la inacción de la administración. En 2006, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta redactó y licitó a través de la Agencia Andaluza del Agua la conexión de la tubería de la presa de La Colada con el embalse de Sierra Boyera. Fue presupuestada en 20 millones de euros, de los cuales se ejecutaron las partidas necesarias para la construcción de la canalización en un 90%. Actualmente, según Juan Díaz, alcalde de El Viso, “quedan tan solo 300 metros de tubería, que ya están acopiados en un lugar muy cercano, para conectar con la presa”, sin embargo, denuncia que "el Ejecutivo de Juanma Moreno no ha hecho nada en tres años de legislatura".

"Vamos a intentar darle toda la prisa posible", aseguró la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo. "Estos proyectos hay que hacerlos bien y terminarlos de la mejor manera", añadió, si bien no basta con terminar la canalización, además no llegaría a tiempo. A este trabajo, adjudicado por 139.096 euros, le sucederán las obras de la estación de bombeo y de la línea eléctrica que permita la conexión eficiente de las tuberías para garantizar el servicio. Y aunque el tramo de canalización sea "insignificante", como apunta el alcalde de El Viso, lo cierto es que desde 2009 no se han previsto partidas presupuestarias para completar la ejecución de la red secundaria de la infraestructura hídrica.

La delicada situación de la ganadería

La comarca de Los Pedroches es uno de los emblemas ganaderos de la comunidad. Los productos de las explotaciones de la zona están distinguidos bajo la Denominación de Origen Protegida, categoría que obliga a que los ejemplares ingieran agua a diario, pero cada vez hay menos. Por eso Asaja, según explican desde el sindicato, ha presentado alegaciones al Plan Hidrológico del Guadiana para que el sector pueda hacer uso de las reservas almacenadas en La Colada.

Foto: prevision-sequia-espana-falta-lluvias

Cuatro hectómetros cúbicos serían suficientes, aseguran, para cubrir las necesidades del sector agrícola y ganadero. Miguel Cobos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores en Córdoba, precisa que con dicha cantidad “se podría poner en riego entre 2.000 y 3.000 hectáreas”, lo que supondría “una inyección importante para la comarca”.

En cualquier caso, la clave pasa porque la Junta de Andalucía termine la conexión – para lo cual deben pasar como mínimo dos años – y después se siente con Emproacsa, la empresa de la Diputación de Córdoba encargada del servicio. Es la entidad que suministra el agua en alta y baja a los municipios de las comarcas de Los Pedroches y Guadiato. También deberá hacerlo con la Confederación Hidrográfica del Guadiana porque cuando se procedió al llenado del vaso de la presa se determinó que el agua sólo podía destinarse al consumo humano y no para explotaciones agrícolas y ganaderas.

Se cumplen las condiciones para que se autorice el uso de los 40 hectómetros cúbicos para otros bienes

El embalse, ejecutado al 70% entre 2001 y 2006 con Fondos de Cohesión para consumo humano, ha cumplido su mantenimiento de servicio, la modalidad bajo la que se construyó. Por tanto, se cumplen las condiciones para que se autorice el uso de los 40 hectómetros cúbicos para otros bienes: agrícola, ganadero y riego. Ello debería paliar la situación, por eso el alcalde de El Viso insta a las administraciones competentes a que, en un clima de consenso, se siente para cerrar los acuerdos que permitan dar una respuesta ante la escasez de agua. “Ya no vale culpar ni a unos ni a otros, lo importante es que se pongan ya en marcha medidas que puedan acabar la infraestructura y dar seguridad al déficit hídrico de la comarca”.

Foto: Vista del embalse de la Viñuela (Málaga). (Jorge Zapata/EFE)

Precisamente, después de la grave sequía registrada en los 90, los alcaldes de Los Pedroches, el Valle del Guadiato y la comarca manchega de Almadén salieron a las calles para reclamar una infraestructura como la de La Colada, un plan B, un embalse, en definitiva, que garantizase el suministro en años de escasez. El Gobierno central aprobó a través de la empresa pública Acuasur -hoy Acuaes- la construcción de la presa. Se levantó en cinco años tras una inversión superior a 12 millones de euros. Se llenó en 2010, y aunque hoy está al 70% de su capacidad, los vecinos de Córdoba sólo podrán usarla este verano como playa.

Parece una broma pesada. Los vecinos de las comarcas cordobesas del Valle del Guadiato y Los Pedroches – unos 78.000, según los últimos registros oficiales – beben agua procedente de dos pantanos: Puente Nuevo y Sierra Boyera. En plena sequía, este último, con una capacidad de 41 hectómetros cúbicos, se encuentra al 24%. Tras el verano, y si no cambian las previsiones meteorológicas, llegará el momento crítico. Sin embargo, la foto podría ser bien distinta. El embalse de La Colada, al 70%, podría ser la opción para sortear posibles restricciones, pero, 15 años después de su construcción, no cuenta con las conexiones necesarias. Los vecinos sólo disfrutan de su playa.

Playa Córdoba