COSTARÁ 558 MILLONES DE EUROS

Metro Granada: la Junta obvia el caos de accidentes y presiona para inaugurarlo ya

El Gobierno andaluz incluso admite que su “credibilidad se ha ido al garete” en la puesta en marcha de esta infraestructura, con continuos retrasos y críticas

Foto: Tren en pruebas de Metro Granada. (Agustín Rivera)
Tren en pruebas de Metro Granada. (Agustín Rivera)

Ya. La próxima semana... si no hay otro retraso. La Junta de Andalucía tiene previsto inaugurar de modo inmediato el Metro de Granada. Nada ha salido como se esperaba. Todo lo negativo que le haya podido pasar a unas obras le ha ocurrido a esta infraestructura andaluza, que se proyectó en 260 millones de euros y finalmente costará más de 558 millones de euros, que ha tenido continuos retrasos en su puesta en marcha y un sinfín de incidencias. Un caos con más de 30 accidentes e innumerables incidentes registrados durante los últimos meses en sus 16 kilómetros, el 83% en superficie.

Hasta la misma Agencia de Obra Pública de Andalucía, dependiente de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta, admite: “La credibilidad se ha ido al garete con las fechas”. Aquí van las claves del Metro contadas en cinco estaciones de las 26 con las que cuenta la infraestructura.

Primera estación: Salario Mínimo y presión

Los conductores han estado cobrando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), apenas 600 euros al mes, y serán los peor pagados con diferencia si se compara con el resto de metros de España. “El salario mínimo normal debería ser de 1.200 euros. Y encima aquí cuando ya no estemos en pruebas se ganará como mucho 1.000 euros con las pagas prorrateadas”, señala un conductor del Metro.

En los primeros meses de pruebas algunos conductores recién habilitados para llevar los mandos de la unidad conducían solos por la ciudad. Se trata de un hecho insólito. La norma es que hasta que un conductor no cuenta con las horas de formación suficientes tiene que recorrer el trayecto en pruebas junto a un acompañante. Otros conductores recién habilitados han sido los profesores de los nuevos conductores que entraban a la empresa.

Los expertos consideran que debería ser un formador profesional (“ellos se cuelgan los galones de que entre tres formadores han enseñado a la plantilla y en verdad han sido otros conductores recién habilitados”, denuncia a El Confidencial un conductor). Los horarios entre junio y julio a veces han superado hasta las 10 horas seguidas conduciendo e incluso sin hacer el descanso y llegando a no librar en 12 días seguidos.

El Metro de Granada a su paso por la parada de la estación de autobuses.(Agustín Rivera)
El Metro de Granada a su paso por la parada de la estación de autobuses.(Agustín Rivera)

La Junta y la empresa se encuentran volcadas en intentar mejorar los tiempos. Presionan a los conductores, pero a costa de los niveles de seguridad y un confort para los futuros pasajeros. “Esto nos debe hacer recordar que un tren circula sobre raíles y tiene un peso mucho mayor, necesita más distancia para frenar a la misma velocidad que un vehículo a ruedas. Si un tren da un frenado brusco no sólo peligra la seguridad de las personas que están en el exterior sino también los posibles pasajeros que se encuentren en el tren”, indican a este diario fuentes de la explotación.

Estas condiciones están causando que muchos trabajadores contratados hace escasos meses por la operadora mexicana Avanza para Metro Granada "vayan pidiendo la cuenta y dejen la empresa de forma asidua, y todo ello añadido a despidos de diversa índole conlleva que se tenga que volver a contratar y formar, por lo que el operador podría no ofrecer garantías de plantilla completa según se oferta", subrayan a El Confidencial, fuentes próximas al Metropolitano. Esta misma semana han sido observados varias unidades con más de una persona en la cabina.

Segunda estación: “Si eres mujer, es más difícil”

¿Es Metro Granada una empresa sexista? Así lo relata un conductor de la infraestructura que no quiere decir su nombre por miedo a represalias. “El número de conductoras es inferior al de conductores y las mujeres se ven menos valoradas. A mediados de agosto la empresa despidió a dos compañeros sin motivos objetivos. Este caso pasaría sin importancia si no se hubiera repetido a principios de la explotación con otra compañera con la misma tendencia sexual que tuvo que abandonar la empresa y volver a Madrid. En esta empresa si eres mujer o tienes tendencia sexual ser diferente será más difícil prosperar”.

"En esta empresa si eres mujer o tienes tendencia sexual diferente será más difícil prosperar", relata un conductor de la infraestructura

Un extrabajador de Metro Granada relata a El Confidencial su experiencia. “La línea es muy larga, complicada, con muchas intersecciones. Es muy difícil que se vean unas obras paradas durante tanto tiempo y que la gente se acostumbre de repente. Hay choques que se pueden evitar y otros no. Desde que frenas hasta que se para la unidad pueden pasar 100 metros y puedes patinar, resbalar… Los raíles pueden tener arenillas, grasa... Ahora se están haciendo las pruebas sin gente, pero luego habrá incidencias en vehículos y algún brazo roto. En seis meses los pasajeros se adaptan, pero es una línea en la que estar pendiente de 1.000 cosas, subiendo y bajando el pantógrafo de modo constante. La Junta va por un lado y presiona a Avanza. Un recorrido en el que se pueden tardar 45 minutos (entre Albolote y Armilla) yo lo recorría en dos horas. Me negaba a correr. Era peligroso”.

Tercera estación: el SAE y los sindicatos

El problema de la formación. “Para ser técnico se pedían unos estudios e idiomas iniciales publicados en el SAE. Eso no vale para nada, ya que vemos que la empresa sube a sus empleados más fieles sin cumplir con los requisitos académicos que se pedían en la oferta inicial y otros compañeros o compañeras que tienen alguna relación con alguien que casualmente está por la Junta de Andalucía. Los sindicatos están perfectamente informados de las condiciones laborales del personal y de los casos surgidos y por allí ni aparecen ni se les espera. También sabes que la empresa lleva con sus primeros empleados más de seis meses y al convenio también se le espera. Cuando alguien pregunta por el convenio sabe que puede ser nominado y luego expulsado por Recursos Humanos”.

Se han eliminado puestos de los ofertados inicialmente por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE): "Me siento engañado", explica un ingeniero

Como ya publicó este diario el pasado mes de junio, se han eliminado puestos de los ofertados inicialmente por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE): “Me siento engañado; una vez seleccionado por el SAE, la empresa de recursos humanos que hacía el siguiente filtro, Stand-by Consultores, de Málaga, me envía un correo diciendo, sin más explicación que el puesto había sido cancelado por razones técnicas y organizativas y que agradecen mi paciencia, dedicación y tiempo invertido en la preparación y presentación de mi candidatura”, explica un ingeniero que se inscribió para el puesto de técnico de sistemas. En los mismos términos se dirigen a otros profesionales que optaban a los puestos de técnico de mantenimiento o técnico de seguridad.

Cuarta estación: el análisis “erróneo”

Metro Granada, con la mayoría del trazado en superficie, tiene que convivir con la ciudad. Cada choque con un coche o frenado se convierte en un peligro para los pasajeros. “El recorrido hace que sea todo muy lento, está muy mal diseñado. Mucha gente piensa que este será un caso como el de Jaén”, señala un conductor del Metro. El tranvía de Jaén costó 120 millones de euros y funcionó apenas unas semanas en 2011. El ayuntamiento se negó a pagar seis millones anuales.

En la Agencia de Obra Pública de Andalucía (AOPJA) achacan las incidencias a los 57 cruces del Metro a que ni coches ni peatones respetan la regulación semafórica. “La crisis de 2011 y 2012 provocó la paralización de las obras y la inercia de la gente hizo que la gente se acostumbrara a aparcar en las plataformas”. La Junta admite un análisis “erróneo”. Y lo explica: agosto acabó con 69.000 kilómetros en pruebas. En julio, 44.000. En junio, 17.000. “Si se utilizara un criterio de ponderación, es decir, no las incidencias por día, sino por cada kilómetro recorrido, hemos mejorado mucho. En abril o mayo teníamos 25 incidencias cada 1.000 kilómetros recorridos y en el caso de agosto son 3,8". Cada kilómetro le cuesta a los andaluces más de 10 euros.

Vagones del metro de Granada.
Vagones del metro de Granada.

La Junta achaca a que estas incidencias no se pueden comparar con el Metro de Sevilla (una plataforma segregada) y el Metro de Málaga, apenas con siete intersecciones. “La comparación hay que hacerla cuando la explotación comercial sea completa, con un sistema de transporte consolidado. Hay margen de mejora, pero insisto en que comparar Granada, aún en pruebas, con otros metros en superficies como Zaragoza, con 52 incidencias al año, o Tenerife, con 40, es absurdo”, subrayan fuentes oficiales de la Agencia de Obra Pública.

Las ocupaciones indebidas de la plataforma del metro se mantienen en 37 diarias, entre peatones, ciclistas, motocicletas y otros vehículos motorizados estacionados junto a la plataforma, invadiendo el espacio del metro. Las frenadas de emergencias se sitúan en 18, la mayoría de ellas ocasionadas en los cruces o intersecciones.

Quinta estación: los contratos a Ingerop

Alberto Sánchez López pertenece a la plantilla de la AOPJA y es el gerente de Metro Granada, cuyo operador (la mexicana Avanza), se adjudicó el contrato del metropolitano con solo 28 centésimas de ventaja sobre la UTE española formada por CAF-ALSA-GPO. Esta UTE reclamó y a los pocos días, por sorpresa, retiró la reclamación. Sánchez es responsable de todos los contratos de obra civil, al igual que lo ha sido de los contratos de las asistencias técnicas, del contrato de limpieza, del contrato de marquesinas y del contrato de vigilantes de seguridad.

El gerente habría incumplido el código ético de la Agencia de Obra Pública. Su expareja trabajó en una empresa que recibió contratos de la agencia

Sánchez, que actualmente ejerce funciones de gerente del contrato del servicio de operación y de la coordinación de la seguridad, ha participado en la mesa técnica de varios contratos adjudicados a la francesa Ingerop. Esta empresa ha sido adjudicataria de la redacción del proyecto, la oficina técnica de apoyo al Metro, la asistencia técnica de dirección para la obra de instalaciones, las asistencias técnicas de preexplotación y pruebas (ATTP) 1 y 2, más un contrato menor de transición... La empresa francesa subcontrató a FFGeo Territorio y Movilidad, donde trabajaba como ingeniera la que fue su pareja, M.A.M.M., que paradójicamente, en un correo electrónico al que ha tenido acceso este diario, se despidió el 25 de mayo de 2016 utilizando una cuenta corporativa de Ingerop.

Detalle del correo electrónico enviado por una trabajadora despidiéndose de Ingerop.
Detalle del correo electrónico enviado por una trabajadora despidiéndose de Ingerop.

La mujer entró en la empresa adjudicataria en febrero de 2013 cuando ambos estaban todavía casados. Fuentes próximas a su ya exesposa, con 20 años de experiencia como ingeniera de Caminos, expresan a El Confidencial que ella no utilizó “la posición de Alberto ni en este momento ni anteriormente. Ingerop ya tenía adjudicados esos contratos y lo único que se hizo fue renovarlos”. La Junta dice, como no podría ser de otra manera, que el gerente carece de “responsabilidad alguna sobre la política de recursos humanos y de selección del personal de las asistencias técnicas y contratistas que han prestado o prestan sus servicios en los proyectos, obras u operación y mantenimiento del metro ligero de Granada”.

“Cuando M.A.M.M. entró en Ingerop no lo hizo por influencia de su marido. Conocía a uno de los fundadores. Es cierto que a Ingerop se le han dado muchas cosas, pero no porque estuviera contratada. Ahora está en paro y hace ya más de un año (ya separada) la despidieron porque decían que no tenían trabajo para ella. Y M.A.M.M. no ha tenido ningún privilegio. Trabajaba también en otros proyectos técnicos no relacionados con el Metro”, aseguran a este diario fuentes próximas a la ingeniera. “Si es decoroso o no que mientras estuvo ella trabajando se le dieron contratos a su empresa, la responsabilidad debería ser de la Junta y no de Alberto. Es lo mismo que cuando en las oposiciones a un ayuntamiento se filtran los exámenes, muy mal hecho, pero…”.

La mesa técnica (a la que pertenecía Sánchez) evalúa las ofertas y esa puntuación se la pasa a la mesa de contratación

A Ingerop se le llegó a adjudicar un contrato en baja temeraria. Un experto técnico explica a este diario el 'modus operandi' de la participación del gerente, vinculado al PSOE. "Para una adjudicación, según la Ley de Contratos del Sector Público, hay criterios subjetivos (valoración técnica sujeta a baremos, pero bajo criterio de los evaluados) y objetivos (valoraciones administrativa y económica). La mesa técnica (a la que pertenecía Sánchez) evalúa técnicamente las ofertas y esa puntuación se la pasa a la mesa de contratación. La mesa de contratación reúne la oferta técnica y la oferta económica. Pondera ambas, y una vez hecha la ponderación se hace la propuesta de adjudicación".

¿Qué ocurre tras la propuesta de adjudicación? Puede haber reclamaciones, como fue el caso de la interpuesta por Ingerop en el contrato de la segunda ATPP donde quedaba excluida por incurrir en baja temeraria. "Cuando a uno se le excluye por baja temeraria puede presentar una justificación y sobre esa justificación se pide un informe al técnico que va a llevar ese contrato, en este caso Alberto Sánchez. El gerente emitió el informe favorable para esa justificación y lo envió a la mesa de contratación que decide, en vista del informe, si acepta o no esa justificación. En este caso, se admitió la justificación de temeraria informada por Sánchez, un hecho nada habitual en la agencia. La empresa mejor puntuada sin haber incurrido en baja temeraria se vio perjudicada".

Las conexiones familiares

Otro técnico especializado en obra civil consultado por El Confidencial admite que la baja temeraria está prevista en la ley, pero que la tendencia es “a no admitirla, pero eso depende de si está bien justificada o no”. Hay más conexiones familiares. El hermano de Alberto Sánchez López (Jesús Sánchez López) es un cargo de UC10, empresa que participa en una UTE con la empresa Castor para la limpieza de Metro Granada. UC10, cuyo objeto social no recoge la actividades de limpieza en explotaciones, ha participado en obras de algún tramo de la obra civil del Metro.

Además, un sobrino de Alberto Sánchez López, que es aparejador, ha trabajado en varios contratos de obra civil y marquesinas de Metro Granada. “Lo colocó en un tramo. Le dijo al adjudicatario que contratara al sobrino. Lo vi mal y lo considero un abuso, algo más fraudulento”, resaltaron a este diario fuentes de la obra. La pareja del sobrino de Alberto Sánchez López fue responsable técnica de seguridad y calidad en el tramo de obra civil de talleres y cocheras. “El gerente también pidió el favor en este caso”, confirmaron estas mismas fuentes.

Pliegos "muy matemáticos"

La Junta de Andalucía argumenta que las mesas técnicas parten de “pliegos muy matemáticos con escaso margen de discrecionalidad y todas las valoraciones son públicas y recurribles, en plena transparencia por disposición legal”. Según diversas fuentes próximas a la operadora consultadas por El Confidencial, Sánchez habría podido vulnerar con las adjudicaciones a Ingerop el código ético de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía que establece en sus puntos número 9 y 11 que los miembros del consejo rector y el personal "no pueden participar (...) en procedimientos de licitación, evaluación de ofertas o adjudicación de los citados trabajos que se desarrollen en la agencia y puedan estar relacionados con cualquier entidad relevante con la que tengan directamente, o a través de personas relacionadas, un interés directo o indirecto, o en el que tengan cualquier relación de tipo empresarial o personal que pueda afectar a la independencia".

El gerente Alberto Sánchez, en el puesto de conductor de un tren de Metro Granada (El Confidencial).
El gerente Alberto Sánchez, en el puesto de conductor de un tren de Metro Granada (El Confidencial).

El código ético de la agencia también establece que sus trabajadores "deben evitar estar involucrados en trabajos relacionados con una entidad relevante en la que los puestos de responsabilidad estén ocupados por una persona con vínculos familiares". Ferrovial también ha sido una de las grandes compañías beneficiadas en la adjudicación de dos tramos de la obra civil y el contrato de mantenimiento por una duración de cuatro años.

La agencia asegura que efectúa una “evaluación permanente” en la aplicación y seguimiento de las sugerencias de este código. “Siguiendo esta directriz, la comisión de seguimiento del código ético de la agencia evaluará también esta información de procedencia desconocida a la que se alude en El Confidencial”, contestaron fuentes oficiales de la AOPJA tras la consulta de este diario sobre la norma interna.

Sin explicaciones

Ni el gerente de la agencia, Francisco Pérez, ni el consejero de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Felipe López, quisieron atender las llamadas telefónicas de El Confidencial para que ofrecieran sus explicaciones técnicas y políticas. El gerente Alberto Sánchez López se limitó a contestar a este diario que él era "un empleado" de la agencia y que no tenía "nada que decir". "Son ellos [la agencia] los que tienen que dar la respuesta".

Hay más. Los vecinos de la calle Aristóteles de Armilla, uno de los cuatro municipios donde transcurre la línea, y los de la Avenida Andaluces, en la capital, han denunciado a Metro Granada por los pasos nocturnos. Circulan por la noche para formar conductores. La denuncia es por ruidos (campana, chirridos y golpes de rueda plana). Y eso que aún no se ha inaugurado...

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios