inversión pública

La Junta negocia rescatar los tranvías más ruinosos de España tras años de abandono

El Gobierno andaluz ofertará nuevas condiciones a los ayuntamientos para que los trenes de la Costa del Sol y Jaén entren en funcionamiento tras el fracaso de estas inversiones

Foto: Tranvía Vélez-Málaga. (CAF)
Tranvía Vélez-Málaga. (CAF)

Son dos de las infraestructuras millonarias que han servido para ilustrar cómo se ha gastado el dinero público en obras faraónicas sin la rentabilidad ni el uso esperados. La pelea política de los alcaldes del PP y la Junta socialista pusieron la guinda. Ahora, el Gobierno andaluz quiere revivir los ruinosos tranvías de Vélez-Málaga y Jaén, ambos varados tras el estallido de la crisis. Ofertará nuevas condiciones a los ayuntamientos, responsables de la gestión, y se compromete a contribuir financiando hasta un 40% del déficit anual de estas infraestructuras.

El Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía (Pista), con vigencia hasta 2020, fue aprobado en la última reunión del Gobierno andaluz antes del nuevo año. Desde 2012, Andalucía ha recortado drásticamente sus inversiones hasta que las cuentas autonómicas volvieron a ser expansivas este ejercicio. El nuevo plan de infraestructuras compromete una inversión de 1.300 millones de euros en el próximo trienio. Carreteras, ferrocarriles, puertos, áreas logísticas y carriles bici figuran entre las prioridades. La Junta no suma cantidades del Ministerio de Fomento, a la espera de su plan inversor, aún sin aprobar. Sí se incluyen los fondos europeos. Andalucía continuará financiando además la conexión aérea entre Sevilla y Almería, con 6,72 millones de euros.

Vagones del metro de Granada. (Junta Granada Informa, Wikipedia)
Vagones del metro de Granada. (Junta Granada Informa, Wikipedia)

Entre las novedades reseñadas por el consejero andaluz de Fomento, Felipe López, destacan la conclusión del metro de Granada, la red completa del de Málaga, el tren de la Bahía de Cádiz y la reactivación de los tranvías de Vélez-Málaga y Jaén. El Gobierno andaluz tratará de convencer a los ayuntamientos de estas dos ciudades de que vuelvan a retomar este servicio, con el compromiso de cofinanciar el déficit de explotación en una proporción del 40%. Además, negociarán inversiones para la puesta a punto de estas infraestructuras tras años cerradas. La última palabra, no obstante, la tienen los consistorios, que deben decidir si gestionan estos servicios o los adjudican a una empresa concesionaria.

Los más ruinosos de España

El tranvía de Jaén echó el cierre en 2011 tras apenas unas semanas funcionando en pruebas. La infraestructura cubre unos 4,7 kilómetros desde el norte al centro de la ciudad andaluza y ha costado, según datos oficiales, unos 120 millones de euros, lo que la sitúa entre uno de los mayores despilfarros de las infraestructuras españolas. Una demanda judicial por competencia desleal de la empresa de autobuses urbanos frenó su funcionamiento. Durante las semanas de mayo de 2011 que estuvo en marcha, tuvo un tráfico de unas 6.000 personas al día, cuando se estimaban 13.000 para que fuera rentable.

Los socialistas perdieron el gobierno municipal y José Enrique Fernández de Moya, hoy alto cargo del Ministerio de Hacienda, anunció que no iba a reabrir una obra que había criticado duramente desde la oposición. El ayuntamiento iba a tener que desembolsar al año seis millones de euros y el alcalde del PP no estaba dispuesto a mantener esta herencia con un consistorio arruinado. Las vías sirven hoy de aparcamiento.

El tranvía de Jaén costó 120 millones de euros y funcionó apenas unas semanas en 2011. El ayuntamiento se negó a pagar seis millones anuales

La Junta siempre negó los números del alcalde, sostuvo que bastaba una financiación anual de 2,6 millones de euros y enumeró varias empresas que estarían dispuestas a explotar el tranvía. Ahora será el consejero de Fomento, que es de origen jiennense y durante años presidió la Diputación, el responsable de convencer al actual alcalde del PP, Francisco Javier Márquez, de que reabra el tren ligero. Ya hay un grupo de trabajo abierto. En verano de 2015, un robo en la central del tranvía desvalijó importante material informático. Según Fomento, la empresa Almston, suministradora de los vagones, estaría dispuesta a colaborar.

De Málaga a Sídney

El caso del tranvía de Vélez-Málaga, que unía esta ciudad de la Costa del Sol con Torre del Mar, guarda muchas similitudes. Con 40 millones de inversión, la mayoría procedente de fondos europeos, este tren ligero se inauguró en 2006 y cerró seis años más tarde, en 2012. Se habían previsto 1,2 millones de euros anuales para que fuera rentable y en 2011 no llegaron a 676.000. En 2014, el alcalde de Vélez-Málaga trató de buscar algo de rentabilidad y tras el cierre alquiló los vagones a Sídney (Australia). Un año después regresaron y ahora están en venta para ser adquiridos por Sevilla y Alcalá.

Es uno de los aspectos que se negocian ya en una comisión técnica para reabrir la infraestructura. Vélez se haría con vagones más pequeños que permitieran mayor frecuencia de viajes y añadieran rentabilidad. La compra de los trenes supuso unos 7,5 millones. Fueron adquiridos por la empresa concesionaria, pero pagados por el ayuntamiento dentro de la tarifa técnica durante el periodo de concesión, que finaliza en 2030. Cada billete costaba unos 1,82 euros, pero el usuario pagaba 1,30. La diferencia la abona el ayuntamiento. Del total, 0,42 euros son para pagar los vehículos que ahora permanecen aparcados en un solar municipal.

Otro de los compromisos del plan andaluz de infraestructuras es acabar el tranvía de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), otra obra de 197,6 millones de euros que va a paso de tortuga y con partidas testimoniales desde 2012. La ejecución de la obra se cifra en el 60%, tras su reactivación en 2015 después de tres años parada.

La Junta defiende el tranvía como transporte sostenible y apela a que hay 640.000 muertes al año en Europa por culpa de la contaminación

El 'boom' de los tranvías, tras éxitos en ciudades europeas como Ámsterdam, atravesó toda España desde el año 2000, en plena fiebre del ladrillo y cuando la crisis todavía no se intuía. Sus cadáveres riegan toda la geografía y los que funcionan se han convertido en fuente de problemas para los ayuntamientos, con ejemplos como el de Parla (Madrid). Con todo, vuelven a tener grandes defensores como un medio de transporte sostenible. “Es un tema de salud. Se cifran 640.000 muertes producidas por contaminación del aire en Europa que cuestan 30.000 millones de euros en gasto sanitario. Estos transportes públicos son la gran alternativa”, justificó el consejero andaluz de Fomento. Nueva York ha anunciado un gran plan de infraestructuras hasta 2024 con los tranvías como estrella y una inversión prevista de 2.500 millones de euros.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios