informe privado

La policía volverá a buscar a Marta del Castillo ocho años después del crimen

El juez autoriza el rastreo en una dársena en el Guadalquivir, cerca del domicilio donde ocurrió el asesinato hace ocho años. Un informe privado alerta de restos humanos

Foto: La policía busca los restos de Marta del Castillo en la escombrera de Camas. (EFE)
La policía busca los restos de Marta del Castillo en la escombrera de Camas. (EFE)

El juez ha autorizado a la policía para una nueva búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo ocho años después de su asesinato.Se hará en una zona próxima, unos 12 minutos a pie, del piso donde se cometió el crimen, en una dársena del río Guadalquivir que no ha sido todavía rastreada.

El padre de la joven, asesinada en enero de 2009, no ha cesado con sus medios particulares en su lucha para intentar localizar el cuerpo de su hija, después de que el principal condenado por este crimen, Miguel Carcaño, haya ofrecido hasta ocho versiones distintas sobre su paradero. Serán agentes del cuerpo especial de operaciones (GEO) desplazados desde Madrid quienes asumirán este rastreo a orillas del Guadalquivir, en una dársena que no fue explorada en el momento de la desaparición. La policía pidió autorización después de que un investigador particular aportase un informe a partir de un georradar que apunta a la posibilidad de que existan restos humanos en la zona. Fue Antonio del Castillo, padre de la víctima, quien movió esa nueva pista.

La policía volverá a buscar a Marta del Castillo ocho años después del crimen

Miguel Carcaño, condenado a 20 años de prisión por este asesinato, ha engañado en varias ocasiones a los investigadores sobre el paradero del cuerpo. La principal hipótesis para la policía siempre ha sido que arrojó su cadáver al río tras golpearla mortalmente. No se sabe el estado en el que podría estar el cuerpo ocho años después. La policía ha hecho esa indagación a un instituto forense antes de pedir la búsqueda. Carcaño dio esa versión pero también señaló un contenedor de basuras, que llevó la búsqueda a un vertedero, un descampado en el extrarradio de Sevilla o una finca de las afueras de la ciudad.

Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo. (EFE)
Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo. (EFE)

Última decisión del juez

El juez que instruye el caso, Francisco de Asís Molina, mantiene una pieza separada para tratar de localizar el cuerpo de la chica. Esta podría ser la última decisión del magistrado en este caso, ya que se incorporará a la Audiencia de Sevilla. La desesperación de Antonio del Castillo le ha llevado hasta a ofrecer dinero, 18.000 euros, a Carcaño si señalaba el lugar exacto donde está el cuerpo de su hija. “Es cierto que ofrecí dinero a Carcaño, me pondría de rodillas si con eso me dijera dónde está Marta”, confesó en su cuenta de Twitter hace más de un año.

El padre de Marta se ha mostrado siempre convencido de que todos los condenados han mentido deliberadamente para que no se encontrara el cuerpo de su hija. Siempre ha señalado al hermanastro de Miguel Carcaño, Javier Fernández, convencido de que este vigilante de seguridad, que entonces tenía 45 años, fue quien tomó las decisiones tras el asesinato. “Llevo una pala y un traje de agua en el coche. Sigo buscando y ojalá la encuentre”, confesó Antonio del Castillo en una desgarradora entrevista concedida a ‘La Razón’ en el octavo aniversario de la muerte de su hija, que desapareció a los 17 años. Su padre no olvida que cuando alertó de que no volvía a casa, los agentes dijeron que estaría de fiesta.

La búsqueda del cuerpo de la chica ha costado más de 600.000 euros tras ocho versiones distintas del único condenado

Las búsquedas fallidas de Marta, atendiendo a los testimonios falsos de los implicados, han costado al Estado más de 616.000 euros. La última búsqueda se realizó en enero de 2015 en un vertedero de la localidad sevillana de Camas, después de que Carcaño, en la cárcel, se sometiera a un test de la verdad. También desde prisión siguió jugando con los investigadores y cambió radicalmente su versión, en 2013, de lo ocurrido. Entonces apuntó a su hermanastro como el autor del crimen. Dijo que fue él quien la golpeó con la culata de una pistola y que fue enterrada en una finca en la localidad sevillana de La Rinconada donde jamás aparecieron los restos.

De los tres jóvenes investigados por este crimen, solo Miguel Carcaño, el único condenado por asesinato a 20 años, sigue en prisión. Marta y Miguel salieron como pareja apenas durante mes y medio y los padres de la chica nunca aprobaron esta relación. Fue él quien incriminó a sus amigos Samuel y el Cuco en el asesinato. El primero fue absuelto y el segundo, que tenía 15 años cuando ocurrieron los hechos, pasó dos años y 11 meses recluido en un centro de menores por encubrimiento. La Fiscalía acusó también al hermano de Carcaño, Javier Fernández, y su novia por encubrimiento, pero fueron absueltos por falta de pruebas. “Todos estaban allí y todos eran encubridores”, ha repetido incesantemente el padre de la víctima.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios