imán de la Mezquita de Marbella

"En la Mezquita de Córdoba cabemos todos. Así lo hablé con el Papa"

Allal Ahmed Bachar, el imán mas antiguo de España, afirma que en el islam no hay ningún mensaje que justifique la violencia y que los intereses económicos alientan la desconfianza intercultural

Foto: El imán Allal Ahmed Bachar, junto a la mezquita.
El imán Allal Ahmed Bachar, junto a la mezquita.

El folleto que rezaba “La Catedral de Córdoba, testigo vivo de nuestra Historia” ha sido sustituido de un plumazo por: "La Mezquita Catedral de Córdoba es uno de los monumentos más singulares del mundo, testigo de la alianza milenaria entre el arte y la fe". Los turistas, desde esta semana, reciben los nuevos folletos con toda la grafía renovada. El nombre completo del monumento (Mezquita Catedral) ya se cinceló en sus paredes. Allal Ahmed Bachar, el imán más antiguo de España, en una entrevista concedida a El Confidencial manifiesta su contento: “Mis abuelos más antiguos eran imanes en la Córdoba de los Omeya. En la mezquita de Córdoba cabemos todos. Lo único importante es que las dos religiones nos entendamos porque nos une un único Dios. Hace unos meses me reuní con el papa Francisco en Roma y hablamos de estos temas. Hay un solo Dios para la humanidad. Nos une el amor que le profesamos. El Papa me dio la razón. ¿Mezquita o catedral? Qué importa el nombre”.

El imán de la Mezquita de Marbella, Allal Ahmed Bachar​, regenta la primera mezquita abierta en España. Le gusta vestir de blanco inmaculado y su voz es calmada y transmite sosiego. Como eslogan, predica que en el islam no hay ningún mensaje que justifique la violencia y que los intereses económicos alientan la desconfianza intercultural. “El mundo tiene que saber que el Profeta hizo la guerra, pero no era por quitar el cristianismo y poner el islam, o quitar el judaísmo y poner el islam. Las tres religiones son el mismo mensaje. Ha hecho la guerra contra gente dominante de los pueblos. Hay una carta del Profeta a Roma que enseña estas cosas. La gente política ha cambiado ese mensaje y lo llama la ‘guerra santa”. 

El imán, con el papa Francisco.
El imán, con el papa Francisco.

Su talante conciliador hizo que el rey Salman Ben Abdulaziz de Arabia Saudí, cuando aún era príncipe, le sufragara con 300 millones el gasto de la mezquita que se erige en plena 'milla de oro' de la ciudad costasoleña. Allí se levantó para que rezaran desde los potentados árabes que poseen babilónicas mansiones hasta los musulmanes que venden los bolsos de imitación en el 'top manta' de Puerto Banús: "Aquí la gente viene a rezar, yo les invito a descansar su cuerpo y su corazón. Recibo visitas de ricos, y de los pobres que siempre están trabajando".

Los saudíes quieren invadir las mezquitas

Allal Ahmed Bachar es conocedor de la pretensión de Arabia Saudí de crear en España un consejo de imanes de esta nacionalidad para regentar todas las mezquitas. Él es el único marroquí que queda en este reducto de saudíes. El consejo pretende gestionar ante la Administración el reconocimiento como “organismo competente para emitir dictámenes de jurisprudencia islámica sobre cuestiones de interés general" y como "autoridad científica religiosa islámica absoluta". Entre sus fines, también se encuentran la promoción y la creación de nuevas mezquitas.

Según ha sabido este medio, hace solo unos meses 'los saudíes' intentaron acabar con el reducto alauí más antiguo en España: el de Marbella, aprovechando que su imán estaba ausente. Hasta el momento no han conseguido su propósito, pero pretenden hacerse por todos lo medios con este enclave emblemático para la religión musulmana. Fuentes consultadas por El Confidencial precisan que “al consejo no le gusta un imán que ya ha visitado a los tres últimos papas y se arrodilla ante la tumba de Pedro en el Vaticano”. A Allal Ahmed Bachar no le importa lo que los demás piensen. Nació en el pueblo marroquí de Settat hace más de 70 años y desciende de una familia en la que todos eran imanes. Trepando por su árbol genealógico, dice con orgullo que sus abuelos "más antiguos eran imanes en la Córdoba de los Omeya".

Los musulmanes que vivimos en Europa necesitamos compartir con este pueblo que nos abre las puertas y que nos dio todo lo que tiene

De pequeño memorizó el Corán y se empapó de los testimonios de hombres sabios. Estudió en la universidad más antigua del mundo, en Fez, y allí se nutrió de lo que es hoy. El consejo saudí es conocedor de que la mayoría de los musulmanes residentes en España son de origen marroquí y el islam que practican es moderado, ajeno al rigorismo extremo del wahabismo saudí. Bachar cree posible que se supere este desencuentro entre la cultura islámica y la occidental pero -añade- "solo si los musulmanes viven el islam auténtico habrá convivencia. Pero como no entienden el mensaje… Como los cristianos, igual. No entienden el mensaje de Jesús".

Su sueño es que Moad, su hijo, le sustituya como imán cuando él no esté. En el salón en que mantiene la entrevista con El Confidencial, cuelgan las fotos de los encuentros con los tres últimos papas. La que más cerca tiene es la suya con Francisco: “Os dejo fotografiarla para que la publiquéis, es una muestra más de que musulmanes y católicos nos entendemos”. No acepta el mito del árabe que relaja sus costumbres islámicas y que lejos de su país archiva los preceptos coránicos bajo una capa de lujo y dispendio. Habla sobre el último atentado de Bruselas: "Es producto de la ignorancia. La gente que vive y conoce el islam nunca va a provocar matanzas. Islam significa paz. Yo digo que el caso es la ignorancia de la parte islámica y la ignorancia elegida por los de la fuerza para que se relacione al pueblo de Alá en todo el planeta con miedo, crisis económica y terrorismo. También hay crímenes en Libia, pero nadie habla. Porque detrás de eso hay intereses. Los musulmanes que vivimos en Europa necesitamos compartir con este pueblo que nos abre las puertas de su casa y que nos dio todo lo que tiene. No necesitamos ser un elemento de crisis y de muerte”.

Advierte de que la palabra 'yihad' no existe en el Corán y que su significado es guerra santa. “Pero nunca una guerra puede ser santa. La santidad en la guerra no existe. Es un absurdo”. Para Bachar, la palabra 'islam' tiene un sentido religioso y un sentido filológico. El sentido religioso supone una obediencia total a Dios. Y el segundo es paz. “¿Cómo no vamos a caber todos en la Mezquita de Córdoba?". Y puntualiza: "Nuestro saludo, como el vuestro, es un saludo de paz. ‘La paz de Alá sea contigo’, que significa: 'No tengas miedo de mí, yo soy su hermano”.

La guerra de los folletos turísticos

A Bachar le parece bien que en los folletos que se reparten de la Mezquita de Córdoba ya no se renuncie a la "huella islámica" del monumento. Ahora la mayor parte de las infografías en las que se detalla cómo se construyó el edificio corresponden al pasado islámico del mismo. El representante del cabildo cordobés, José Juan Jiménez Güeto, coincide con el imán en el discurso conciliador: "Siempre hemos dicho que el nombre no es un problema". Sin embargo, el cabildo asegura que no pueden "obviar bajo ningún concepto que es la Catedral de Córdoba, el templo madre y fuente de la diócesis". El obispado no ha tenido más remedio que incluir el término 'mezquita' en los folletos sobre el conjunto monumental después de que exalcaldes de Córdoba expresasen su "profunda preocupación por la situación de la Mezquita de Córdoba" y pidieran a la Junta de Andalucía que actuara con contundencia para "recuperar" la Mezquita-Catedral para el patrimonio público.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios