Accidente de avión en Sevilla: El accidente del A400M, un fallo en cadena desde Alemania a Sevilla. Noticias de Andalucía
ERRORES TÉCNICOS Y HUMANOS

El accidente del A400M, un fallo en cadena “desde Alemania a Sevilla”

“Se saltaron muchos protocolos. Si el avión hubiera realizado el rodaje de los motores a alta velocidad en tierra previo al primer vuelo los motores se habrían paralizado antes de que volara”

Foto: Imagen del lugar donde cayó el avión siniestrado en Sevilla. (EFE)
Imagen del lugar donde cayó el avión siniestrado en Sevilla. (EFE)

Fue un fallo en cadena “desde Alemania a Sevilla”, como confirman a El Confidencial fuentes próximas a Airbus. Una sucesión de errores técnicos y humanos en el proceso de calidad de la producción del A400M, número de serie MSN23, desencadenó la tragedia que provocó cuatro fallecidos el pasado 9 de mayo.

El FADEC (Full Authority Digital Engine Control), el ordenador de este avión emblema de la multinacional europea procede del consorcio formado por la empresa alemana MTU y la francesa Snecma. El ensamblaje del avión se ejecuta en la planta de San Pablo (Sevilla). “Alguien no chequeó bien el funcionamiento del FADEC y tendrían que haber comprobado antes, en el simulador, que todo funcionaba de modo correcto”, señalaron a este diario fuentes del sector aeronáutico.

En la FAL (Línea Final de Ensamblaje) de Sevilla existe una unidad de control y pruebas. “Se saltaron muchos protocolos. Si el avión hubiera realizado el rodaje de los motores a alta velocidad en tierra previo al primer vuelo los motores se habrían paralizado antes de que el avión volara”, subrayan estas mismas fuentes. “Y todo fue por las prisas”. Los aviones anteriores al MSN23 sí realizaron ese rodaje.

Tras el levantamiento del secreto de sumario, lo que resulta evidente es que el fallo del software no ha sido problema exclusivo de Airbus España

Hay un dato importante que explica los problemas del proyecto. Alemania ha amenazado a Airbus con 300 millones de euros de penalización por el retraso en la entrega de los aviones. El fuselaje procedente de Bremen llegó a la planta de Airbus en Sevilla con 2.700 horas de trabajo pendientes de Alemania. “Lo que realmente hay es una guerra interna de Alemana y Francia con España”, subrayan fuentes del sector aeronáutico consultadas por este diario. Airbus no atendió ayer a este diario. La multinacional destacó hace un par de semanas “la profesionalidad y alta cualificación técnica de todo el personal” de la planta de Sevilla, que sufre horas extras y subcontratación.

Levantado el secreto de sumario

Lo que resulta evidente es que el fallo del software no ha sido problema exclusivo de Airbus España. El Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla, que ayer levantó el secreto de sumario del caso, tendrá que analizar con más detalle lo que sucedió en el siniestro. La información que se obtenga procederá del análisis de las dos cajas negras del A400M (una en Estados Unidos y otra en Francia).

Las cuentas de Airbus no salen. En febrero de este año provisionó 551 millones de euros para hacer frente a los problemas de industrialización, con "cuellos de botella" en la planta de Sevilla. El avión siniestrado iba destinado a Turquía, que había recibido anteriormente otros dos. Airbus suspendió el proceso de nuevas entregas, de forma que difícilmente pondrá en manos de sus clientes los 14 que había programado en 2015, incluidos los dos que desde comienzos de enero ya se integraron en las flotas militares del Reino Unido y Malasia.

“Estamos machacados”

El accidente del avión A400M destapó la situación laboral de la plantilla de Airbus en Sevilla. Un ingeniero aeronáutico prestigioso, con 12 años de experiencia profesional no sólo en la capital en andaluza sino en Toulouse y Hamburgo, describió a El Confidencial la situación anímica y la falta de apoyos. “Estamos machacados. Hay demasiados gestores que no saben qué es un avión”, denuncia.

Este ingeniero senior manager remarca a este diario que no quiere que se publique su nombre por temor a represalias de la dirección de Airbus. “Aquí, en Sevilla, vivimos en una burbuja. Nos pagan bien, pero no estamos contentos con lo que hacemos. La dirección ha dejado a un lado la parte técnica y ha fomentado la gestión. ¿Qué implica eso? Que el día de mañana no seamos el core de la compañía y que el I+D+i lo tengan los franceses y alemanes. Yo he trabajado en Alemania y Francia, pero aquí tenemos que mantener nuestro know-how”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios