SI LA FAMILIA TRIBUTA EN MADRID PAGARá SÓLO 1'5

La Junta litigará por cobrar 100 millones en impuestos de la gran herencia de los Alba

La Agencia Tributaria andaluza busca demostrar que la duquesa vivió en Sevilla la mayor parte del tiempo en el último lustro para que la familia no tribute en Madrid

Foto: La recién fallecida Duquesa de Alba, junto a sus hijos Carlos, Eugenia, Jacobo, Cayetano y Alfonso, en una imagen de archivo. (Efe)
La recién fallecida Duquesa de Alba, junto a sus hijos Carlos, Eugenia, Jacobo, Cayetano y Alfonso, en una imagen de archivo. (Efe)

La Junta de Andalucía litigará si hace falta, y todo apunta a que así será, para que la herencia de la Duquesa de Alba tribute en Andalucía y no en Madrid, donde sería mucho más beneficioso para la familia. Aunque los hijos de la recientemente fallecida duquesa guardan silencio y evitan abrir la polémica, la batalla judicial se intuye. El impuesto de Sucesiones obligaría a los descendientes a pagar una cantidad aproximada de 1,5 millones de euros en Madrid frente a los 100 millones que tendrían que abonar en Andalucía. La razón es que la comunidad madrileña bonifica con un 99% este impuesto, mientras que en la andaluza existe uno de los tipos más elevados de España.

La Consejería de Hacienda evita anticipar sus cartas pero los técnicos de la agencia tributaria autonómica ya están armándose de argumentos. Fuentes del departamento que dirige la consejera socialista María Jesús Montero insisten en que la agencia dispone de mecanismos de control para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones tributarias. “Estos controles están reforzados cuando se trata de rentas altas y grandes patrimonios. Se llamen como se llamen”, advierten. Desde el organismo autonómico insisten en ese mensaje. Trabajan en colaboración con la agencia estatal para mantener actualizada la información tributaria y se cruzan los datos de los contribuyentes. “Hay activo un plan de lucha contra el fraude fiscal en Andalucía que hace especial hincapié en el control de los grandes patrimonios”, agregan.

El impuesto de Sucesiones obligaría a los descendientes a pagar una cantidad aproximada de 1,5 millones de euros en Madrid frente a los 100 millones que tendrían que abonar en Andalucía

La ley recoge que la herencia de los Alba tendría que tributar en la comunidad donde la persona fallecida tuviera su residencia fijada en los últimos cinco años. La Junta tendría que demostrar que la duquesa pasó más tiempo en Sevilla que en Madrid durante al menos dos años y medio y en eso está trabajando. Todas las informaciones publicadas sobre Cayetana de Alba indican que su residencia estuvo en la sevillana casa de Dueñas mucho más tiempo que en el madrileño palacio de Liria durante los últimos años de su vida. Pero no es tan sencillo. Carlos Cruzado, presidente de Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, advierte de que en caso de que la familia quisiera tributar en Madrid podría alegar que el domicilio fiscal de la duquesa estaba en la capital de España. La ley fija, junto al criterio de residencia habitual, otros dos supuestos. Se podría tributar en el lugar donde el difunto tuviera la mayor parte de sus negocios y activos, pero en este caso es difícil de acreditar por la cantidad de participaciones, inmuebles y capitales que componen la herencia de la casa con más títulos nobiliarios de España. El domicilio fiscal también está recogido como supuesto para pagar el impuesto de sucesiones y a esto parece que se aferrarán los hijos de la duquesa para declarar en Madrid con el importante ahorro que supondría para la familia.

Fachada del Palacio de las Dueñas de Sevilla. (Gtres)
Fachada del Palacio de las Dueñas de Sevilla. (Gtres)

Antecedentes con los Botín

Los responsables de Gestha están convencidos de que se abrirá una batalla legal que acabará con un pleito en los tribunales a tres bandas, con los hijos de la duquesa y las comunidades de Andalucía y Madrid como protagonistas. No sería el primero. Hay antecedentes recientes, el más importante pleito se libró con la fortuna del patriarca de los Botín, Emilio Botín Sanz de Santuola y López. Casi 13 años después de su fallecimiento en 1993, el Tribunal Supremo dictaminó en 2006 que correspondía a Cantabria y no a Madrid tributar por su herencia, lo que le permitió liquidar más de 60 millones de euros por el impuesto de sucesiones. El Alto Tribunal sostuvo que la residencia habitual de Botín padre “al menos durante los tres años anteriores a la fecha de su fallecimiento, se hallaba en Cantabria y no en la Comunidad de Madrid”. Independientemente, agregó, de donde estuviera empadronado el fundador del Santander. El presidente de Gestha recuerda este largo litigio en los tribunales y la decisión del Supremo. Esta jurisprudencia beneficiaría a Andalucía si llegara finalmente el pleito por la herencia.

Fachada del Palacio de Liria. (Fundación Casa de Alba)
Fachada del Palacio de Liria. (Fundación Casa de Alba)

Según el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda el 90% del patrimonio de la Casa de Alba, cuyo valor está estimado entre los 2.200 y 3.200 millones de euros, está exento del pago de impuestos debido a su consideración de Patrimonio Histórico y por la cesión de obras de arte y antigüedades a la Fundación Casa de Alba. La cantidad libre de impuestos se sitúa entre 2.065 y 2.875 millones de euros. Carlos Cruzado explica que la cuantificación se hace teniendo en cuenta los datos publicados por las revistas Forbes y Capital. La Fundación posee palacios, castillos y obras de arte de valor incalculable. Un pacto franquista, sellado en 1975, libró a los Alba de pagar impuestos por estos bienes.

Sin embargo, advierte Cruzado, también habría que tener en cuenta que en 2011 la duquesa de Alba ya repartió la mayor parte de su herencia entre sus hijos, justo antes de casarse con su última pareja, Alfonso Díez. Como desde aquel reparto no han pasado todavía cinco años, sus herederos tendrán que añadir a la declaración del Impuesto de Sucesiones el valor de los bienes y derechos donados en 2011, reduciéndose así la cuota a pagar.

Ignacio González cree que deberían tributar en Madrid

Botín padre. (Efe)
Botín padre. (Efe)

La Junta de Andalucía ya estaba trabajando en este asunto cuando el presidente madrileño, Ignacio González (PP), aseguró públicamente hace un par de días que “aparentemente” la Casa de Alba debería liquidar el impuesto de sucesiones y donaciones en la Comunidad de Madrid. Así ocurrió en 2011 cuando Cayetana de Alba, descendiente de una casa aristocrática de pasado lleno de claroscuros, donó en vida a los 85 años gran parte de su fortuna personal. González presumió de que muchas grandes fortunas eligen tributar en la capital española por tener los tipos más bajos del país. En Madrid además, muy lejos de lo que ocurre en Andalucía, no se paga el impuesto de patrimonio. Un hecho que, tal y como recuerda el presidente de Gestha, ha llevado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a recordar en varias ocasiones a Madrid que podría ingresar 400 millones de euros anuales si recobrara esa figura impositiva.

La familia Alba guarda silencio al respecto. Tras la calurosa despedida de Sevilla a la duquesa, con miles de ciudadanos en la calle presentando sus respetos a una noble muy querida por una parte de la ciudad, sus hijos emitieron un comunicado de agradecimiento a la capital andaluza por todos esos gestos de cariño. Ahora queda saber si, además de dar las gracias, los hijos de Cayetana Fitz-James Stuart deciden tributar en Andalucía y dejar en esta comunidad más de cien millones de euros o litigan para ahorrarse ese desembolso y hacerlo en Madrid. Dueñas o Liria, esa será la cuestión.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios