Es noticia
Menú
Arrimadas presentará su candidatura a liderar Ciudadanos si Bal no retira la suya
  1. España
Crisis en Ciudadanos

Arrimadas presentará su candidatura a liderar Ciudadanos si Bal no retira la suya

La todavía líder del partido naranja ha instado a su "amigo y mano derecha" que dé un paso a un lado y rectifique para construir una "lista de unidad". Si lo hiciera, ella renunciaría a encabezar el equipo

Foto: Inés Arrimadas durante una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. (EFE/Chema Moya)
Inés Arrimadas durante una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. (EFE/Chema Moya)

El pulso por el liderazgo de Ciudadanos va a más. Inés Arrimadas lanzó este lunes una advertencia a Edmundo Bal que suena a declaración de guerra: si no retira su candidatura, ella presentará la suya. La presidenta de la formación naranja ha instado a su "amigo y mano derecha" que recapacite, dé un paso a un lado y contribuya a crear una "lista de unidad", que era en lo que estaban trabajando hasta la fecha. "Nada puede llevar al partido a la ruptura", subrayó en rueda de prensa. Solo en el caso de que el portavoz adjunto en el Congreso rectifique, Arrimadas renunciaría a liderar el partido en el futuro.

El anuncio se produce apenas tres días después de Edmundo Bal hiciera lo propio. Su paso al frente, recibido con sorpresa por el equipo de Arrimadas, ha puesto de manifiesto la enorme división en la formación y el clima de tensión. La brecha es total en pleno proceso de refundación y a seis meses para las elecciones autonómicas y municipales, con la incógnita de cuál será el camino a seguir por el partido, si concurrirá de forma individual como hasta la fecha o si buscará algún tipo de alianza o integración en el PP. La situación también es palpable en el grupo parlamentario en la Cámara Baja, donde la todavía líder ha perdido el control. De hecho, de los diez diputados naranjas en el Congreso, solo Guillermo Díaz acudió a la rueda de prensa.

Foto: El coordinador general del PP, Elías Bendodo (EFE/Mariscal)

Arrimadas explicó durante su comparecencia que no había lanzado su candidatura por dos cuestiones. En primer lugar, porque estaban en la fase de las ideas y cómo organizar el futuro de Ciudadanos. "Estábamos en el qué y el cómo, pero no en el quién porque desvirtúa el proceso", señaló. Pero también porque se estaba trabajando en lo que ha denominado como una "candidatura de unidad", un proceso del que Bal era plenamente consciente. Así, la intención de Inés Arrimadas es construir una lista única, con una "dirección colegiada y transversal", para encarar con garantías las elecciones del próximo 28 de mayo.

La líder de la formación avanzó que se pondrá en contacto con Edmundo Bal, al que calificó en varias ocasiones como su "amigo y mano derecha", para tratar de reconducir la situación, consciente de que una guerra intestina acabaría definitivamente con Ciudadanos. La comunicación entre ambos durante los últimos días ha sido inexistente, en mitad de una gran crispación por el anuncio de Bal, que cogió a la cúpula con el pie cambiado. "No podemos pensar en luchas internas. No podemos permitir que se tire por la borda todo el trabajo", insistió Arrimadas, que aseguró que todo lo que tenga que decir a su compañero será a la cara y en ningún caso a través de los medios de comunicación. No dará entrevistas. La oferta que ha puesto sobre la mesa es renunciar al liderazgo de los naranjas si su vicesecretario general rectifica, con los dos en el mismo equipo. Pero si Bal persiste, ella dará el paso. La guerra parece garantizada.

"No podemos pensar en luchas internas. No podemos permitir que se tire por la borda todo el trabajo", declaró Arrimadas

Bal está lejos de recular. Este lunes ahondó en la brecha interna con unas duras declaraciones contra Arrimadas y el rumbo del partido en los últimos meses. El que fuera candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid en mayo de 2021 cargó contra la dirección y aseguró que ha presentado su candidatura para que el partido vuelva al centro y no sea un "subalterno del PP". "Ciudadanos parece un partido de derechas y yo quiero que este partido vuelva a parecer liberal en el sentido liberal europeo, capaz de pactar a los dos lados, con conservadores y socialdemócratas", señaló en una entrevista en TVE.

Una vez que Arrimadas planteó su propuesta, la respuesta de Bal no se hizo esperar. Como era previsible, la rectificación no está entre sus planes en este momento. Él también aboga por una lista única, pero con él al frente. "Mi compañera Inés Arrimadas está de acuerdo con mi propuesta: una candidatura de unidad que recoja lo que los afiliados han expresado en la Refundación. Por eso presenté hace tres días una candidatura que ayude a recuperar la ilusión y de la que quiero que ella forme parte", declaró a través de su perfil de Twitter.

Origen de la disputa

La presidenta de Ciudadanos también se refirió a la relación de su partido con los populares y la creencia compartida de que se han convertido en una especie de muleta para los de Alberto Núñez Feijóo y que lo serán aún más en los próximos comicios. "Ciudadanos no puede ser un apéndice del PP, pero tampoco del Gobierno de Pedro Sánchez", espetó. La líder de la formación calificó de "histórico" el momento que atraviesa España, con una crítica a los últimos movimientos.

Foto: El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal. (EFE/Ciudadanos)

Fuentes de la dirección nacional del partido explican que el origen de esta disputa, precisamente, es una enorme discusión en torno a las últimas leyes impulsadas por el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos, especialmente sobre la polémica norma del solo sí es sí. La propia Arrimadas reconoció "discrepancias importantes", aunque aseguró que el escollo es salvable y que aún pueden volver a esa candidatura de unidad. "No quiero convertir este proceso en un circo mediático", defendió.

El futuro al que se asoma Ciudadanos es más que turbulento. No ya por la previsible debacle en las urnas, como apuntan todas las encuestas, sino por el pulso entre las dos facciones que han resquebrajado a los últimos supervivientes naranjas. El proceso de refundación se confirmará en enero y entonces se someterá a la militancia el modelo de bicefalia escogido por unanimidad por la ejecutiva. Como informó El Confidencial, la semana pasada se aprobó un nuevo organigrama, en el que se separan las funciones orgánicas de las políticas a través de un tándem formado por el secretario general, que asumirá el reparto de las tareas y no podrá presentarse a las elecciones, y un portavoz nacional, encargado de la acción política. Ambos deben presentarse en una candidatura conjunta.

El pulso por el liderazgo de Ciudadanos va a más. Inés Arrimadas lanzó este lunes una advertencia a Edmundo Bal que suena a declaración de guerra: si no retira su candidatura, ella presentará la suya. La presidenta de la formación naranja ha instado a su "amigo y mano derecha" que recapacite, dé un paso a un lado y contribuya a crear una "lista de unidad", que era en lo que estaban trabajando hasta la fecha. "Nada puede llevar al partido a la ruptura", subrayó en rueda de prensa. Solo en el caso de que el portavoz adjunto en el Congreso rectifique, Arrimadas renunciaría a liderar el partido en el futuro.

Ciudadanos Inés Arrimadas