Es noticia
Menú
Casado se aleja de Vox y avisa: "Nuestros principios son nuestras condiciones"
  1. España
CASTILLA Y LEÓN

Casado se aleja de Vox y avisa: "Nuestros principios son nuestras condiciones"

Advierte de que no aceptará pactos con los que dividan a las personas por su color de piel u orientación sexual. Frente a la autocritica pide al PP que no haya "autodestrucción"

Foto: El presidente de PP, Pablo Casado. (EFE/Álvarez)
El presidente de PP, Pablo Casado. (EFE/Álvarez)

Génova vivió ayer unos de esos días “D” que marcarán un antes y un después en el futuro del partido. El resultado de las elecciones en Castilla y León y la dependencia de Vox para lograr una mayoría absoluta tanto con un apoyo explícito como con una abstención han obligado a la dirección del PP a marcar cómo será la futura relación con el partido de Santiago Abascal y la política de pactos. El presidente, Pablo Casado, hizo ayer un discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional y en presencia de los barones regionales para marcar la estrategia y pedir unidad para el proyecto. Primero felicitó al ganador de las elecciones, Alfonso Fernández Mañueco, reivindicó la convocatoria ante una inminente moción de censura del PSOE pese a que el resultado no fuera el esperado y le emplazó a buscar apoyos para seguir gobernando.

A partir de aquí el líder del PP marcó un camino de acuerdos que les aleja de una coalición con Vox al que enmarcó en el populismo y los extremos sin citarle. “Nuestros principios son nuestras condiciones. Quien quiera pactar con el PP tendrá que aceptarlos y respetarlos”. Por si no se le había entendido dejó claro que “para nosotros la igualdad no es negociable, ni la cohesión territorial, ni la integridad autonómica, ni la integración en Europa” en alusión a las exigencias que ya ha planteado el líder de Vox en Castilla y León para pactar. Casado fue más lejos y destacó que no firmará pactos con formaciones que dividan a las personas por el color de la piel, su género, acento u orientación sexual. “Nosotros no aceptamos el revisionismo constitucional, ya sea en contra de las comunidades autónomas, las diputaciones, la monarquía o la Justicia independiente porque creemos en la España de la convivencia y la tolerancia”, sostuvo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/ Kiko Huesca)

Ante las futuras presiones para cerrar un pacto el líder del PP hizo gala de su aguante “ya hemos demostrado que no las admitimos de ningún tipo, ni para investir a Sánchez, ni para reforzarle en mociones trampa, ni para tragar con los indultos, la politización de la justicia o las contrarreformas ruinosas. Solo nos debemos a los españoles y seguiremos cabalgando mientras ladran los de siempre”.

Si esperaban autocrítica hubo apelación al orgullo de ser del PP con un repaso de los logros de los últimos años y del pasado. “Los populares hemos ganado las elecciones, pese a todo y a pesar de todos, y los socialistas las han perdido, a pesar de sus trampas y mentiras. Sánchez lleva cuatro derrotas desde las últimas elecciones generales, y el PP lleva tres victorias desde entonces, recuperando dos autonomías en las que perdimos hace dos años. Así que será el sanchismo, y no nosotros, el que tendrá que plantearse por qué pierde a pesar de poner toda su maquinaria de poder al servicio del partido”.

El mensaje también se dirigió a los que caen en el pesimismo y la “autodestrucción” dentro del partido y no siempre reman a favor de la actual dirección: “Debemos ser autoexigentes, pero no autodestructivos”. “No estoy en política para llegar como sea, donde sea ni para hacer lo que sea. No fue ese el mandato que recibí de mi partido y no será ese el mandato que pediré a los españoles, porque jamás lo concederían”. Cerró filas con su equipo ante las voces internas que apuntan al secretario general, Teodoro García Egea, en cada crisis “hay alternativa, está preparada y con los mejores. El tiempo nos dará la razón”

“El populismo y la radicalidad nunca producen progreso"

Enumeró todas las diferencias entre el PP y Vox sin citarlos para concluir que son el único “partido del reformismo y del centroderecha español. No hay otro”.

“El populismo y la radicalidad nunca producen progreso, ni concordia, ni respeto internacional; nunca pacifican ningún conflicto, siempre los empeoran todos. Nunca resuelven ningún problema, solo los multiplican. Nunca reúnen, siempre enfrentan. Nunca construyen, siempre destruyen. Nacen para eso, es lo que buscan y es lo que hacen tarde o temprano porque no creen ni en las instituciones ni en la política como tarea para la convivencia, aunque las utilicen para vaciarlas desde dentro, aumentar la polarización y debilitar el sistema”, prosiguió para levantar un muro frente a Vox al que despojó del monopolio del españolismo: “El patriotismo no consiste sólo en decir lo que piensas, también consiste en hacer lo que debes. Y amar a España es pensar qué necesita ahora de nosotros, y hacerlo. O salvamos lo común o nadie salvará lo suyo.”

Aunque todo el discurso estuvo encaminado en establecer el marco ideológico y de relaciones con los de Abascal también hubo duras críticas contra el presidente, Pedro Sánchez, así como la denuncia de la “campaña de derribo” contra el PP. “Sánchez ha usado el CIS para cambiar la tendencia electoral, el congreso de los diputados para hacer oposición a un presidente autonómico, la mesa del parlamento para retorcer la voluntad de un diputado, el BOE para comprar votos, el consejo de ministros para patrocinar alianzas, los fondos europeos para hacer propaganda, y hasta la fiscalía general del estado para señalar adversarios. Es inadmisible”.

Génova vivió ayer unos de esos días “D” que marcarán un antes y un después en el futuro del partido. El resultado de las elecciones en Castilla y León y la dependencia de Vox para lograr una mayoría absoluta tanto con un apoyo explícito como con una abstención han obligado a la dirección del PP a marcar cómo será la futura relación con el partido de Santiago Abascal y la política de pactos. El presidente, Pablo Casado, hizo ayer un discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional y en presencia de los barones regionales para marcar la estrategia y pedir unidad para el proyecto. Primero felicitó al ganador de las elecciones, Alfonso Fernández Mañueco, reivindicó la convocatoria ante una inminente moción de censura del PSOE pese a que el resultado no fuera el esperado y le emplazó a buscar apoyos para seguir gobernando.

Partido Popular (PP) Castilla y León
El redactor recomienda