Es noticia
Menú
Moncloa censura a ERC y PNV su bloqueo a la reforma laboral: "Niegan cobrar 12.000 € más"
  1. España
"Nos queda una semana", afirma el PSOE

Moncloa censura a ERC y PNV su bloqueo a la reforma laboral: "Niegan cobrar 12.000 € más"

El área socialista del Gobierno intenta fijar el marco de que el decreto-ley es bueno para los trabajadores y que oponerse a una norma que ya está en vigor perjudica a los derechos laborales

Foto: Isabel Rodríguez, ministra portavoz del Gobierno. (EFE/Fernando Alvarado)
Isabel Rodríguez, ministra portavoz del Gobierno. (EFE/Fernando Alvarado)

Toque de atención de Moncloa a los socios prioritarios del Gobierno a costa de la complicada negociación para aprobar la reforma laboral. El área socialista del Ejecutivo ha querido salir al paso de las críticas de ERC, PNV y EH Bildu, que mantienen su no a la ley de leyes de Yolanda Díaz, poniendo de relieve que lo que está en juego en la votación del próximo día 3 en el Congreso de los Diputados es decir "sí o no" a que los "trabajadores subcontratados puedan cobrar hasta 12.000 euros más". Moncloa intenta, de esta forma, fijar el marco y denunciar la actitud de sus aliados habituales, ahora visiblemente molestos. Oponerse a esta reforma es perjudicial para las condiciones laborales de los españoles, exponen desde Presidencia.

Pedro Sánchez sigue manteniéndose firme ante la posibilidad, que reclaman sus socios, de modificar, para mejorar, el decreto. "El Gobierno defiende el apoyo al acuerdo en su integridad", ha explicado la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes donde se ha confirmado la revalorización de las pensiones de acuerdo con el IPC. Es decir, la coalición, pese a que Yolanda Díaz no era lo que desearía, se cierra a modificar el real decreto-ley aprobado en el último Consejo de Ministros del año, como le reclaman sus socios, e incluso a abrir el melón que supondría tramitarlo como proyecto de ley. El acuerdo con patronal y sindicatos es el que es y no habrá cambios.

"Estamos hablando de la convalidación de una norma ya vigente", ha expuesto la portavoz gubernamental, dejando caer que, si la votación no sale adelante, el real decreto-ley decaería. El escenario que contempla Moncloa es, por tanto, de "convalidación efectiva" de la norma. Rodríguez, además del ejemplo del aumento de sueldo para los trabajadores subcontratados, ha citado el beneficio que supone la reforma laboral para los asalariados con contratos temporales. Ha añadido que la norma en cuestión busca "dignificar las condiciones de los trabajadores y las trabajadoras", ha reafirmado Rodríguez.

Foto: El presidente del PNV, Andoni Ortuzar. (EFE/Miguel Toña)

La portavoz ha citado que es una cuestión de decir "sí o no" a la dignificación de los trabajadores, censurando la actitud intransigente, bajo su punto de vista, de los socios que llevaron a Sánchez al poder y que facilitaron su investidura hace ahora dos años. "Nos queda una semana", añaden fuentes de Moncloa sobre las intensas negociaciones que se avecinan en los próximos ocho días.

El acuerdo cerrado con empresarios y sindicatos, por tanto, es, como diría Pablo Iglesias, 'pact sunt servanda' y Sánchez se niega a modificarlo. Las fichas están sobre la mesa y Moncloa contempla la vía Cs. Ya la ha explorado, a través de su portavoz en el Congreso, Héctor Gómez, que ha contactado con su homólogo, Edmundo Bal. El otro conseguidor, el ministro Félix Bolaños, tiene previsto contactar en los próximos días con los representantes naranjas. La opción naranja, en definitiva, es posible y plausible. Y las posturas convergen, ya que la única condición que pone ahora el partido de Inés Arrimadas es no tocar el pacto del diálogo social.

Foto: Sánchez, con Arrimadas en Moncloa. (EFE/Pedro Ruiz)

Una opción que maneja el PSOE es sumar a los 154 síes de la coalición con UP (el escaño de Alberto Rodríguez sigue vacío) los nueve de Cs, los cuatro del PDeCAT, los dos de Navarra Suma y los de Nueva Canarias y Coalición Canaria. 171 votos que aún serían insuficientes para convalidar el real decreto-ley ante el bloque del no. A partir de ahí, surgen dos opciones, siempre según las cuentas de los socialistas: la posible abstención del PNV o el voto a favor de formaciones minoritarias como Más País (dos), Compromís, Teruel Existe y PRC. Los números darían.

El PNV avisa a Sánchez

El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, ha pedido, por su parte, al Gobierno "coherencia" y "un poco de imaginación y flexibilidad" para hallar alguna fórmula con la que asumir el planteamiento del grupo nacionalista, y que la reforma laboral sea votada por los socios "habituales" de Pedro Sánchez. Sobre el posible apoyo de Ciudadanos a la reforma, el líder vasco ha sostenido que, si él fuera Gobierno,"me tentaría la ropa antes de sacar adelante la reforma laboral con esa derecha casi extrema que representan Ciudadanos y UPN".

En una entrevista en Onda Cero, Ortuzar ha asegurado que el PNV "no tiene ningún interés en alterar la situación política española" y que prefiere agotar la legislatura, pero ha avisado de que, antes del acuerdo con sindicatos y la patronal, su partido ya adelantó al Gobierno que, para contar con su voto en este tema, "era indispensable priorizar los acuerdos autonómicos". Ha aclarado que "la prevalencia de los convenios autonómicos" ya estuvo en vigor en los años 90 y 2000 y no pasó nada; es inocuo. Esa exigencia, "ni rompe ni altera nada" y, "con un poco de imaginación y flexibilidad, y haciendo un poco de pedagogía con la patronal, el Gobierno puede sacar la reforma con sus socios habituales", ha insistido.

Toque de atención de Moncloa a los socios prioritarios del Gobierno a costa de la complicada negociación para aprobar la reforma laboral. El área socialista del Ejecutivo ha querido salir al paso de las críticas de ERC, PNV y EH Bildu, que mantienen su no a la ley de leyes de Yolanda Díaz, poniendo de relieve que lo que está en juego en la votación del próximo día 3 en el Congreso de los Diputados es decir "sí o no" a que los "trabajadores subcontratados puedan cobrar hasta 12.000 euros más". Moncloa intenta, de esta forma, fijar el marco y denunciar la actitud de sus aliados habituales, ahora visiblemente molestos. Oponerse a esta reforma es perjudicial para las condiciones laborales de los españoles, exponen desde Presidencia.

Reforma laboral Moncloa Yolanda Díaz Pedro Sánchez