La borrasca Barra complica el final del puente: ¿a qué zonas afectará?
  1. España
La DGT pide adelantar la vuelta a casa

La borrasca Barra complica el final del puente: ¿a qué zonas afectará?

La influencia de la borrasca Barra dejará precipitaciones abundantes en el extremo norte peninsular y bajará la cota de nieve en buena parte del país

Foto: Dos personas caminan sobre la nieve en Cantabria. (EFE/Pedro Puente Hoyos)
Dos personas caminan sobre la nieve en Cantabria. (EFE/Pedro Puente Hoyos)

Los frentes asociados a la borrasca Barra, formada al oeste de Irlanda a partir de un proceso de ciclogénesis explosiva, comienzan a entrar por el noroeste de la Península, lo que dará lugar a precipitaciones abundantes en extremo norte y una bajada de la cota de nieve hasta unos 500 metros durante la recta final del puente de diciembre. Tanto es así que hay 20 provincias en riesgo importante por viento, oleaje, lluvias, deshielo y aludes y la Dirección General de Tráfico (DGT) ha instado a los ciudadanos que se encuentren en la mitad septentrional adelantar su regreso para evitar las complicaciones en las carreteras.

Para este martes, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado el aviso naranja (riesgo importante) en A Coruña, Lugo y Asturias. Las provincias gallegas tendrán fuertes vientos del oeste de fuerza 8 y que provocarán oleaje de hasta seis metros de alto. En Asturias, también los vientos del oeste de fuerza 8 provocarán olas de entre cuatro y seis metros de alto. En aviso amarillo (riesgo) estarán Guipúzcoa, Vizcaya, Girona, Pontevedra y Cantabria por vientos del oeste y suroeste que provocarán olas de cinco metros de alto.

En el caso de las fuertes rachas de viento, este fenómeno hará que A Coruña, Lugo, Asturias, Cantabria, La Rioja, Teruel, Burgos, León, Palencia, Soria, Zamora, Castellón y Valencia estén en riesgo por rachas de viento del suroeste que podrán alcanzar los 90 km/h. También este fenómeno hará que Tarragona esté en riesgo por vientos del noroeste que podrán alcanzar los 80 kilómetros por hora. Por otro lado, los aludes tendrán lugar en Huesca, Lleida y en el Pirineo navarro, que harán que estas provincias estén en riesgo. En el caso de episodios de deshielo, estos se producirán en Burgos, que estará en alerta amarilla. Además, A Coruña y Pontevedra estarán en riesgo por precipitaciones, dado que se podrán acumular hasta 40 litros por metro cuadrado en 12 horas.

"Habrá precipitaciones abundantes y frecuentes en Galicia, Cantábrico y Pirineos, que se extenderán, también, a los sistemas Ibérico y Central y a otras zonas del noroeste, mientras que en el tercio sur y área mediterránea predominarán los cielos poco nubosos", explica Rubén del Campo, portavoz de la Aemet. En Canarias habrá un aumento notable de la nubosidad, con posibilidad de precipitaciones en las islas occidentales. La cota de nieve comenzará muy alta e irá bajando a lo largo del día hasta unos 1.000 metros e, incluso, hasta los 700 en la Cordillera Cantábrica.

Las temperaturas diurnas sufrirán un ligero aumento por lo general, si bien las mínimas caerán en el noroeste. Además, habrá heladas en cordilleras del extremo norte peninsular y del sudeste, más intensas en Pirineos. En Canarias no se esperan grandes cambios. Por otra parte, los vientos del suroeste soplarán con creciente intensidad en la Península y Baleares y arreciarán a fuerte o con intervalos de fuerte en litorales y zonas altas del norte peninsular, principalmente en Galicia, Cantábrico y sistema Ibérico. En el nordeste del país y Baleares predominarán los vientos de noroeste que rolarán a suroeste y en el interior predominarán los vientos del suroeste. En el Estrecho y Alborán, los vientos rolarán a poniente y serán de componente este en Canarias.

Nevadas copiosas a partir del miércoles

"Ya tras el paso del frente, el miércoles, entre la borrasca Barra y el anticiclón de las Azores se creará un pasillo de vientos húmedos y fríos del noroeste, que provocarán un descenso acusado de las temperaturas, especialmente en el extremo norte, de manera que continuarán por allí las lluvias abundantes, pero además se producirán nevadas copiosas en el entorno de los Pirineos, Cordillera Cantábrica y sistemas Central e Ibérico", señala Del Campo. Podrán acumularse entre 10 y 15 centímetros de nieve en 24 horas en estos sistemas montañosos, con cotas de entre 500 y 600 metros en el extremo norte y en torno a los 600 u 800 metros en el resto del norte y centro peninsular. "También podría nevar, de forma débil, eso sí, en puntos aislados de la meseta y en páramos de la zona centro", apunta el meteorólogo. Este será el momento más crítico para los desplazamientos que se realicen por carretera entre la mitad norte y la zona centro.

Paralelamente, las lluvias se extenderán a otros puntos de las dos mesetas y a zonas de montaña del interior de la Península, al tiempo que habrá chubascos en Baleares. Habrá que prestar atención, de nuevo, al viento, que soplará con rachas muy fuertes (superiores a 80 kilómetros por hora) en el Cantábrico. También en zonas del este peninsular y, puntualmente, en Baleares. El temporal marítimo seguirá siendo importante, con olas de hasta ocho metros en el Cantábrico y de hasta cuatro metros en el Mediterráneo.

Quienes viajen el miércoles entre la mitad norte y la zona centro deberán extremar las precauciones ante el riesgo de intensas nevadas

El jueves y viernes, continuarán las lluvias intensas y persistentes en Galicia, comunidades cantábricas y Pirineos. Vendrán acompañadas de un aumento de las temperaturas, con lo cual se producirá una subida considerable de la cota de nieve, que se situará, en general, por encima de 1.500 metros. "Estos días podrían producirse deshielos y un aumento importante del caudal de los ríos en estas zonas, en las que además los suelos están saturados de agua por la gran cantidad de lluvia y nieve recibida desde hace aproximadamente dos semanas", advierte Del Campo. "De hecho, en localidades de Asturias, Cantabria, País Vasco y norte de Navarra se han acumulado en los últimos 10 días más de 300 litros por metro cuadrado", ejemplifica.

Las lluvias podrían extenderse, aunque de forma más débil, a otros puntos del norte y centro, así como al Sistema Penibético, mientras que el panorama será poco nuboso en el área mediterránea, con algunos chubascos en Baleares. "Las temperaturas subirán y el ambiente será templado para la época, sin apenas heladas y con valores diurnos por encima de los 20 grados a orillas del Mediterráneo y del Guadalquivir", vaticina la Aemet. En cuanto a Canarias, habrá probabilidad de lluvias en todo el archipiélago, con temperaturas a la baja

Foto: Temporal de frío y nieve en Madrid. (Foto: EFE)

De cara al fin de semana, predominará un tiempo estable y anticiclónico en la mayor parte de la Península, aunque un frente poco activo dejará lluvias débiles el sábado en el Cantábrico y Pirineos. Volverá a haber probabilidad de chubascos en Baleares. Con la llegada del anticiclón se formarán espesas nieblas en los valles de los grandes ríos, que podrán ser persistentes, sobre todo, en la meseta norte y en la Cuenca del Ebro. En las zonas donde esto ocurra se vivirá un ambiente fresco. En el resto del país, las temperaturas serán suaves para la época, aunque con heladas nocturnas en el interior de la mitad norte. En Canarias, las precipitaciones estarán acotadas al norte de las islas, con un ambiente soleado y temperaturas al alza en el resto.

El redactor recomienda