Los socios del Gobierno se lanzan a la carrera para regular el cannabis y presionan al PSOE
  1. España
PARA USO MEDICINAL Y TERAPÉUTICO

Los socios del Gobierno se lanzan a la carrera para regular el cannabis y presionan al PSOE

Los socialistas ya unieron sus votos a los de PP y Vox para tumbar la semana pasada en el Senado una proposición para regular el uso de esta sustancia en adultos y el autocultivo

Foto:

Unidas Podemos anunció el pasado viernes que registraría en el Congreso una proposición de ley para regular el cannabis, tanto para el uso medicinal como recreativo. Este lunes era Más País quien tomaba la iniciativa registrando su propia ley y hoy, martes, hacía lo propio ERC. Una carrera por hacerse con la bandera de la regulación del cannabis que incrementa la presión sobre el PSOE. Los socialistas habían rebajado las expectativas de Unidas Podemos durante los últimos meses para promover la regulación aduciendo que no se trataba de una prioridad, menos en el contexto de pandemia, ni tampoco una medida incluida en el programa del Gobierno de coalición. De hecho, los socialistas ya unieron sus votos a los de PP y Vox para tumbar la semana pasada en el Senado una proposición para regular el uso de esta sustancia en adultos y el autocultivo. Lo que le pidieron a sus socios fue "no mezclar debates".

Los morados llevan batallando desde 2018 a favor de regular el cannabis, y en la XII legislatura ya presentaron un proyecto de ley integral que finalmente decayó al convocarse elecciones anticipadas. Ahora vuelven a redoblar la presión, aunque cada grupo parlamentario está haciendo la batalla por su cuenta. No solo ERC y Más País con iniciativas propias, sino también otros grupos como el PNV, que en mayo ya promovió una subcomisión en Sanidad para estudiar el uso medicinal. Es este espacio al que se han remitido los socialistas como respuesta a sus socios.

Los nacionalistas vascos se abren a que se valore también la posibilidad de permitir el uso recreativo, pero han optado por el pragmatismo al considerar que generaría más consenso ceñirse a la regulación del uso terapéutico. Ciudadanos aboga también en su programa electoral por la regulación medicinal, sin cerrarse a discutir también sobre el uso recreativo siempre y cuando este debate se "aborde sin demagogia", como ha explicado el portavoz de la formación naranja, Edmundo Bal, este miércoles en el Congreso.

Las principales diferencias entre las iniciativas de Unidas Podemos, ERC y Más País se centran tanto en las licencias para el autocultivo o los puntos de venta como en las competencias autonómicas, en las que hacen más hincapié los republicanos. Así, la propuesta que presentarán los morados, según ha podido saber este diario, desarrolla hasta ocho tipologías de licencia. Se trataría de dotar de vías de acceso para el autocultivo y regular el mercado a través de un sistema de licencias bajo control estatal y puntos de venta. Según los borradores, las licencias se otorgarían tanto para la producción como para la distribución y la venta, pero no para los consumidores, como sí ocurre, por ejemplo, en Uruguay a través de un sistema de registro de usuarios.

En la propuesta de ERC, el texto recoge que "corresponde a las Comunidades Autónomas, en su respectivo ámbito territorial, aprobar las normas de desarrollo y ejecución de esta Ley", particularmente las que corresponden a las competencias con relación a las licencias de cultivo, transporte, comercialización, dispensación e, incluso, fiscalidad. Fuentes de Podemos indican que la principal diferencia que les ha llevado a no presentar un texto conjunto con ERC radica en este punto. Los morados abogan por crear una agencia estatal que entra en conflicto con la propuesta de los republicanos. Con todo, tanto ERC como Unidas Podemos están abiertos a buscar alternativas para intentar llegar a un punto de encuentro.

Otra de las diferencias sustanciales entre las iniciativas de ERC y Más País registradas esta semana en el Congreso tiene que ver con la cantidad de plantas para el autocultivo. Los primeros hacen una propuesta más reducida que la realizada por la formación que lidera Íñigo Errejón. "El límite máximo de cultivo y cosecha por persona en domicilio privado será de seis plantas de cannabis psicoactivo y una recolección máxima de 480 gramos anuales, sin perjuicio de los límites adicionales que pueda establecer la Administración competente, en cada caso", recoge la propuesta de ley de ERC. Por su parte, la de Más País duplica esta cantidad: "La plantación en exterior no supera el número de 12 individuos femeninos". La plantación en interior, matiza el texto, no debe emplear potencias superiores a los 1.200 vatios para su producción, mientras que el almacenaje de sus derivados de floración seca no supere los 3.650 gramos.

El anterior proyecto de ley de Unidas Podemos, que no llegó a ver la luz al decaer la legislatura por la convocatoria anticipada de elecciones, contemplaba acompañar la legalización de una política punitiva "contundente" para quien incumpla la legislación, principalmente si se vende a menores. Los locales de venta en el circuito legal que se saltasen las normas establecidas en la ley tendrían como castigo inmediato la retirada de la licencia.

Desde Unidas Podemos se fijaban, asimismo, en los resultados que estas medidas han tenido en EEUU para concluir que la mayoría de puntos de venta no se arriesgaría a perder la licencia por vender a menores, lo que dificultaría el acceso de estos al cannabis. La desaparición del mercado negro era otra de las consecuencias que se destacaban como valor preventivo en el texto que está sirviendo como base para esta nueva iniciativa legislativa. Todo ello iría acompañado, además, de programas de prevención y educación con base en la información para el control de riesgos.

Cannabis
El redactor recomienda