Planes gastronómicos para saborear Extremadura de norte a sur
  1. España
gastronomía, tradición e innovación

Planes gastronómicos para saborear Extremadura de norte a sur

Extremadura es un destino 'gourmet' del turismo rural con un legado histórico, cultural, patrimonial y gastronómico que combina tradición y vanguardia

Foto:

Según el informe 'La gastronomía en la economía española', elaborado por KPMG, el conjunto de actividades que forman parte del sector gastronómico representa un 33% del Producto Interior Bruto (PIB) español y da empleo a casi cuatro millones de trabajadores. La gastronomía representa una dilatada cadena de valor conformada por diferentes sectores y ramas de actividad, partiendo de la producción agroalimentaria, pasando por el proceso de distribución a través de diferentes canales, hasta llegar a los hogares y a los negocios empresariales de la hostelería.

En este proceso, obtiene un gran protagonismo el turismo ligado con el atractivo de la comida, popularmente conocido como turismo culinario, donde la gastronomía es el principio rector de las visitas de turistas para descubrir y experimentar determinados tipos de platos y caldos tradicionales, exclusivos de cada territorio.

Extremadura: gastronomía, tradición y vanguardia

Más del 95% de los turistas tienen como fin contemplar la naturaleza, ver el patrimonio y disfrutar de la comida de la región. Estos tres elementos son los pilares básicos del turismo y Extremadura se posiciona como tierra no solo de agua y sol, sino también de un legado patrimonial y de una cocina recogida en cada uno de sus templos gastronómicos distribuidos por el territorio.

En la comunidad adquiere una gran relevancia la gastronomía rural, a través de la cocina extremeña, que utiliza los productos típicos de cada zona, combinando tradición e innovación, además de fusionar recetas tradicionales de las diversas culturas que han habitado en esta región.

En este sentido, el Gobierno regional puso en marcha el programa ‘Gastroexperiencias’, una iniciativa, fruto de la colaboración de Turismo de Extremadura y un centenar de empresas, que reúne una selección de restaurantes y actividades de ocio, cultura y naturaleza, además de alojamientos. Todos ellos vinculados a sus 11 denominaciones de origen, sus productos con identificación geográfica protegida, así como aquellos distinguidos con reconocimientos gastronómicos nacionales como guías Michelin y Repsol.

La iniciativa ofrece propuestas de restauración y actividades específicas para saborear y descubrir el territorio extremeño, tanto en verano como en otoño, a través de guías organizadas en cuatro apartados: ‘Saborea’, ‘Explora’, ‘Descubre’ y ‘Quédate unos días’. Todas las guías incluyen propuestas que reflejan una identidad gastronómica marcada por la influencia de las diversas culturas que han habitado Extremadura: romana, visigoda, árabe y sefardí, además de la huella de la cocina pastoril, las recetas conventuales o de influencia portuguesa, junto a la calidad y variedad de las materias primas que se producen en los campos extremeños, de reconocimiento internacional.

El pimentón de La Vera, las cerezas del Jerte, el aceite de oliva virgen extra, la Torta del Casar, el Queso de Acehúche, el Queso de los Ibores, el jamón ibérico de bellota, la miel 'Villuercas-Ibores' o los productos de la huerta como tomates, frutas de hueso, higos, espárragos, arroz, setas, y las carnes de caza son algunos de los manjares que se pueden degustar junto a vinos extremeños con DOP Ribera del Guadiana, IGP Vino de Extremadura o DOP Cava.

placeholder

Otras rutas de naturaleza y turismo activo

Las posibilidades del turismo gastronómico, cultural, activo y de naturaleza permiten a los visitantes vivir diversas experiencias culinarias diseñadas a medida por empresas de la Ruta del Queso de Extremadura, la Ruta del Ibérico ‘Dehesa de Extremadura’ y la Ruta del Aceite, a través de visitas guiadas a queserías, almazaras, bodegas y secaderos de jamón, safaris por la dehesa, catas y degustaciones.

También hay propuestas para hacer rutas en 4x4, senderismo o cicloturismo y disfrutar de paisajes como el Valle del Jerte, del Ambroz o la Sierra de Tentudía, observación de aves de la mano de empresas del Club Birding in Extremadura o admirar sus cielos estrellados guiados por compañías participantes en la iniciativa ‘Extremadura Buenas Noches’.

placeholder

Además, entre las actividades veraniegas destacan los paseos fluviales, deportes acuáticos descensos de ríos en canoas o barranquismo, así como otras más otoñales como asistir a la berrea del ciervo o recolectar setas, entre otras muchas actividades.

Extremadura, en definitiva, ofrece una experiencia turística ligada a una gastronomía que forma parte de su cultura y define las tradiciones y costumbres más populares y singulares de esta tierra del suroeste español.

Turismo ECBrands