Drogas, lazos familiares y trasiego de datos confidenciales cercan a los policías de Mérida
  1. España
Operación Minuro-Peces

Drogas, lazos familiares y trasiego de datos confidenciales cercan a los policías de Mérida

La sexta agente detenida, destinada en Seguridad Ciudadana, consultó en bases de datos a petición de su tío, un guardia civil

Foto: Policías nacionales en una imagen de archivo. (EFE)
Policías nacionales en una imagen de archivo. (EFE)

Una de las policías detenida en Mérida en la operación Minuro-Peces está acusada de buscar información en bases policiales confidenciales a instancias de su tío, un guardia civil también investigado en el mismo operativo contra el tráfico de drogas, según informan a El Confidencial fuentes del caso, que permanece bajo secreto de sumario. La cifra de arrestados supera la veintena de personas y entre ellas hay al menos siete miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado entre las pesquisas que se siguen en un Juzgado de Mérida y otro de Torrevieja (Alicante).

La agente es la sexta uniformada de la Policía Nacional detenida en el marco de esta operación en la que se ha desmantelado el grupo de estupefacientes del cuerpo en Mérida. Esta policía está destinada en Seguridad Ciudadana y las pesquisas realizadas apuntan a que su familiar le solicitó una serie de datos privados. Realizar este tipo de consultas para cuestiones ajenas a las de una actividad policial puede constituir, de entrada, un delito de revelación de secretos.

Foto: Dos agentes de Policía Nacional, en una imagen de archivo. (EFE)

Fue arrestada la noche del jueves en Mérida, según las mismas fuentes consultadas. La investigación se inició en septiembre de 2020 por la Guardia Civil en Torrevieja (Alicante). La pista de unos narcotraficantes locales les llevó hasta Extremadura por los vínculos entre diversos delincuentes. Los trabajos corrieron de parte de los Equipos de Crimen Organizado (ECO) locales, que dependen de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Al apreciar indicios de participación de policías en la trama, la Guardia Civil lo puso en conocimiento de la Policía en enero de este año. Por eso se trata de una operación conjunta que, por parte de los primeros se llamó Minuro, y por parte de los segundos se denominó Peces. Minuro era un guerrero lusitano que viajó a Roma para firmar un tratado de paz con el imperio siguiendo la orden de Viriato. Los romanos le instaron a que matase a su líder a cambio de una recompensa y cuando regresó para cobrarla, le asesinaron. Los historiadores coinciden en que en ese episodio se acuñó la frase que dice que “Roma no paga traidores”.

La intervención de Asuntos Internos derivó en cinco detenidos del Grupo de Estupefacientes de la Policía en Mérida, lo que de facto ha supuesto su desmantelamiento. También hay dos guardias civiles arrestados, uno de ellos en La Garrovilla. Las fuentes consultadas precisan que este no tendría relación directa con la trama, sino que habría actuado en paralelo a los hechos sobre los que pivotan las pesquisas.

La noche de este viernes, el Juzgado de Instrución número 3 de Mérida acordó la prisión provisional, comunicada y sin fianza para cuatro de los cinco policías nacionales del grupo de estupefacientes. El resto de personas que han declarado ante el titular ha quedado en libertad con medidas cautelares (retirada de pasaporte y obligación de comparecer en el juzgado), según el Tribunal Suprerior de Justicia de Extremadura.

A los enviados a prisión, el juez les atribuye, entre otros, un delito contra la salud pública y otro de omisión del deber de perseguir los delitos. Por su parte, ante el Juzgado de Instrucción Número 1 de Torrevieja (Alicante) han comparecido ocho de los detenidos en esta operación contra el narcotráfico en Extremadura, entre ellos un guardia civil implicado y para el que el juez ha determinado el ingreso en prisión.

Plantaciones

Al menos dos de la veintena de detenidos tenían plantaciones de droga en sus domicilios. Uno de ellos, arrestado también en La Garrovilla, contaba con unas 1.000 plantas. Otro, detenido en Mérida, contaba con unas 200. Los investigadores trabajan con la tesis de que los policías arrestados controlaban y protegían las instalaciones de los narcos con los que colaboraban y se empleaban a fondo para detener a posibles competidores.

El perfil de alguno de estos traficantes era poco discreto y llegaban a exponerse en las redes sociales haciendo ostentación de su dinero, procedente de la droga. Tal y como adelantó El Confidencial, uno de ellos se dejaba grabar en la cuenta de microvídeos TikTok junto a su mujer, también detenida.

Foto: Un agente de Policía Nacional, en una imagen de archivo. (EFE)

Este presunto narco, conocido como ‘el Masca’, aparecía en uno de esos vídeos con billetes por su rostro mientras suena una música de fondo: “Tengo dinero como Pablo Escobar, tengo un chalet como Tony Montana, la gente me envidia porque tengo lo que quiero: dinero, salud y mucho dinero”. Escobar es el histórico narcotraficante colombiano que durante años sembró el terror en su país al frente del cartel de Medellín y Tony Montana es el icónico personaje que interpretó Al Pacino en la película Scarface de Brian de Palma.

Guardia Civil Extremadura Crimen organizado Pablo Escobar Delincuencia
El redactor recomienda