CCAA claman por el cierre de Madrid en Semana Santa y Cs pide un pasaporte sanitario
  1. España
AYUSO, CONTRA EL CIERRE

CCAA claman por el cierre de Madrid en Semana Santa y Cs pide un pasaporte sanitario

El vicepresidente madrileño ha apostado por que quienes ya han sido inmunizados no se vean afectados por los cierres perimetrales que puedan imponer las comunidades

placeholder Foto: Ignacio Aguado durante una rueda de prensa. (EFE)
Ignacio Aguado durante una rueda de prensa. (EFE)

La Semana Santa es el siguiente gran horizonte que se abre en la gestión del coronavirus. Después de una cuestionable campaña de Navidad que actuó como gasolina para la tercera ola, las administraciones debaten ya cómo afrontar las próximas fiestas a nivel nacional. Ante un previsible incremento de la movilidad, las Comunidades Autónomas mantienen en su mayoría los cierres perimetrales y muchas suspiran por qué Madrid haga lo propio entre el 27 de marzo y el 4 de abril. En este marco, el vicepresidente, Ignacio Aguado, ha abogado por que quienes hayan sido inmunizados no se vean afectados por las limitaciones.

"Creo que al menos las personas vacunadas deberían poder moverse libremente por el territorio", ha defendido el líder naranja en la región, que ha insistido una vez más en que debería ser Moncloa la que asumiera la responsabilidad: "Sería lo suyo que España marcará una estrategia para el país". En estos momentos, la capital es de las pocas regiones que carecen de un cierre perimetral. Pese a esto, ha dejado claro que será "Sanidad quien decida".

Foto: Un agente de la Policía Nacional participa en uno de los controles establecidos en la ciudad de Valencia. (EFE)

Aguado ha incidido en que es una opinión personal y fuentes gubernamentales han enfatizado poco después en que estas palabras "no obedecen a un criterio de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid". El propio vicepresidente ha querido dejar claro que no era una cuestión que hubiera siquiera planteado en el Consejo de Gobierno reunido este miércoles en la Puerta del Sol y que se trataba de una propuesta "razonable" que ha querido contextualizar en el debate europeo sobre un 'pasaporte' de vacunación.

Pese a que el líder de Cs no es el primero que impulsa esta cuestión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiso hacer hincapié a comienzos de febrero en que algunas personas vacunadas contra el covid-19 pueden contagiar a otras pese a estar inmunizadas.

Minutos más tarde de la rueda de prensa protagonizada por el vicepresidente, la propia Isabel Díaz Ayuso ha dejado clara su estupefacción ante las palabras de su número dos en el Gobierno. "Me sorprende que después del Consejo de Gobierno, de haber estado dos horas de debate, no lo haya comentado. Sí que quiero recordar que las competencias en materia de Sanidad las tiene un consejero que estaba allí presente y al que no le ha consultado", ha afeado la presidenta madrileña.

“Cómo queda mucho no se puede valorar, pero yo no soy partidaria, a priori, de cerrar Madrid”, ha profundizado ante los medios. "Es positivo que los ciudadanos puedan ir a su segunda vivienda o turistas venir a Madrid a mover la maltrecha economía, siempre que se cumplan las normas”. Tanto Aguado como Díaz Ayuso habían dejado caer esta semana que antes de abordar Semana Santa, los pasos a seguir eran seguir relajando las restricciones si la situación sanitaria era lo suficientemente favorable.

Lo cierto es que las comunidades y el Ministerio de Sanidad han abordado este miércoles en una nueva reunión del Comité Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) este asunto y han decidido aplazar durante siete días la decisión sobre la movilidad durante los festivos. El Gobierno central, en su labor de coordinación, pretende asegurar el consenso de las regiones ante unas fechas que se antojan como fundamentales para determinar el futuro próximo de la pandemia en nuestro país.

Foto: Un agente de la Policía Nacional participa en uno de los controles establecidos en la ciudad de Valencia. (EFE)

La titular del ramo, Carolina Darias, deberá afrontar en esta y en las próximas semanas un escenario de claras diferencias entre las administraciones, ya que mientras que Madrid se ha mostrado contraria a volver a un cierre perimetral como el de Navidad, otras CCAA ni siquiera lo han levantado desde entonces y no parece que vayan a hacerlo ahora. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha hecho gala en los últimos meses de unas limitaciones más laxas que el resto. Solo Extremadura y Madrid, además de las islas, no están cerradas al resto de autonomías.

La presidenta madrileña, ante el aluvión de alusiones desde otros puntos del país, ha salido públicamente a manifestar que "aún es pronto para decidir sobre Semana Santa". "El virus nos obliga a hacerlo con 15 días de antelación. En principio, el toque de queda no se mueve y la región no cierra. Pero serán nuestros sanitarios quienes nos indiquen el camino", ha afirmado en su cuenta de Twitter.

placeholder Un grupo de personas espera para ser vacunado en el Wanda Metropolitano. (EFE)
Un grupo de personas espera para ser vacunado en el Wanda Metropolitano. (EFE)

Como sucedió en otros momentos de la epidemia en los que crecía la movilidad y con ella la transmisión, las dos regiones que han puesto su mira en Madrid de una forma más clara han sido Castilla La Mancha y Castilla y León. La primera ha instado a la CAM a que haga "un último esfuerzo" porque "no puede ser que Semana Santa sea una segunda Navidad", mientras que la segunda ha reclamado "un criterio de prudencia y que sea homogéneo" a nivel nacional.

En otras como Murcia, Andalucía, Euskadi o Cataluña, coinciden en pedir "prudencia" en una desescalada que temen que termine siendo demasiado rápida. "Tenemos que decir la verdad a la sociedad: que estamos todavía en mitad de una pandemia, que todavía no hay un porcentaje suficiente de la población inmunizada y que esta Semana Santa tendrá que ser diferente", ha señalado Fernando López Miras, el jefe del Ejecutivo murciano.

En la Comunitat Valenciana, Ximo Puig ha emprendido una serie de contactos para tratar de armar una posición común entre las autonomías de cara al CISNS de esta semana y de las próximas. Así, ha entablado conversaciones con los presidentes de Aragón, Murcia, Castilla La Mancha, Cataluña y Baleares.

El Ministerio de Sanidad se ha fijado el objetivo de bajar la incidencia acumulada (los casos registrados por cada 100.000 habitantes en 14 días) hasta los 50 positivos, por lo que aún queda por reducir. En estos momentos, tras días de descenso, este dato se encuentra en 168 contagios a nivel nacional.

Ignacio Aguado Pandemia
El redactor recomienda