Así hallaron los restos de la primera alcaldesa democrática (y fusilada) de España
  1. España
la socialista y sindicalista María Domínguez

Así hallaron los restos de la primera alcaldesa democrática (y fusilada) de España

El cruce con el ADN de un sobrino nieto, de 88 años, y de un sobrino biznieto confirma que se trata de María Domínguez, ejecutada en 1936 en Fuendejalón (Zaragoza)

Foto: La alcaldesa y los restos hallados en la fosa común. (Arico)
La alcaldesa y los restos hallados en la fosa común. (Arico)

Los relatos que se transmitían de una generación a otra en el pequeño municipio de Fuendejalón (Zaragoza) siempre señalaban el mismo lugar. Cerca de una tapia de poco más de dos metros junto a un frondoso árbol del cementerio yacían los restos de la socialista y sindicalista María Domínguez, la primera alcaldesa democrática de España, fusilada un 7 de septiembre de 1936 en plena Guerra Civil. Más de 80 años después, tras hallar sus restos óseos junto una peineta, cuatro horquillas y dos botones en la primera exhumación de oficio de la historia, se corrobora científicamente lo que era un secreto a voces según la tradición oral.

Los resultados de la exhumación arrojan un grado de fiabilidad del 94% tras las muestras genéticas comparadas de los restos óseos de María Domínguez con la saliva de un sobrino biznieto de línea materna, ya que la alcaldesa fusilada nunca tuvo descendencia.

placeholder Peineta. (Arico)
Peineta. (Arico)

Durante más de 70 años, la junta municipal del Partido Socialista de Fuendejalón no ha dejado de rendir homenaje a su militante más insigne depositando flores, cada año, en el supuesto yacimiento que relataban los más ancianos. Pero sin insistir en su exhumación con el paso del tiempo. Así lo cuenta una de las promotoras de la exhumación, Pilar Gimeno, portavoz de Afaem (Asociación de Familiares y Amigos de los Asesinados y Enterrados en Magallón), que junto con Arico (Asociación por la Recuperación y la Investigación contra el Olvido) y el Ayuntamiento de Fuendejalón, ha liderado el trabajo.

Desde hace un año, se insistió en que lo que era una duda debía despejarse para lograr una exhumación que ahora celebran los habitantes del municipio zaragozano. Pilar Gimeno cuenta que movilizaron a quien hiciera falta para “dignificar la memoria de María Domínguez encontrando sus restos”, explica a El Confidencial. El propio Gobierno de Aragón, con la directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, ejerció de oficio en la localización y exhumación de los restos. “La importancia de exhumar es la única forma de dignificar. Hay que poner nombre y apellidos a los huesos. Se cierra el círculo de dolor”, detalla Pilar Gimeno.

placeholder Restos óseos. (Arico)
Restos óseos. (Arico)

En un inicio, al ser la primera exhumación de oficio por la colaboración entre las asociaciones y el Gobierno autonómico, “se facilitaron los trámites burocráticos”. Había que detallar un proyecto presupuestado de exhumación junto a arqueólogos y antropólogos, se debían solicitar los permisos pertinentes a la Administración. Pero quedaba lo más difícil: encontrar a la familia para que autorice el procedimiento.

Cuenta Pilar Gimeno que la labor más compleja fue la búsqueda de los parientes, al no tener descendencia directa, que después debían aceptar la exhumación de su familiar. “De persona a persona, preguntando”, explica, en el pueblo donde era oriunda, Pozuelo de Aragón, para intentar arrojar algo de luz sobre el posible arraigo familiar de la primera alcaldesa democrática de España. Hasta que dio con un sobrino biznieto, Juan José Espligares.

placeholder María Domínguez.
María Domínguez.

Las reticencias en un principio, detalla Pilar, se despejaron pronto cuando entendió la importancia de dignificar la memoria de su pariente asesinada durante la Guerra Civil por el bando franquista. De manera inmediata, aceptó otro pariente todavía vivo, José María Lostes, sobrino nieto de 88 años. “Estaba emocionado” al explicarle Pilar Gimeno, de la asociación Afaem, que su interés era lograr la exhumación de su pariente. Según detalla Pilar, “contó historias de cuando él tenía nueve años en Gallur y recuerda con cariño”.

La confirmación científica

El laboratorio Citogen de la ciudad de Zaragoza se ha dedicado durante las últimas semanas a identificar y analizar las piezas exhumadas para confirmar que se trataba de María Domínguez. Y a su vez cotejarlo con la extracción del ADN de los restos. La complejidad de esta tarea se ha centrado, según explica la doctora Isabel Navarro, del citado laboratorio, en la limpieza de los restos óseos pese al buen estado de conservación y en la muestra genética de los parientes que son indirectos. Pese a ello, el resultado ha arrojado una fidelidad superior al 90%.

placeholder Restos óseos. (Arico)
Restos óseos. (Arico)

La huella genética lograda a través de los restos óseos de la alcaldesa ha determinado un perfil genético que, en comparación con su descendiente, se ha analizado con más facilidad por tener una línea materna en la descendencia. Es, según la doctora, una muestra más sencilla de analizar porque el ADN que se hereda “se muestra de forma invariable en el linaje femenino”. El trabajo del laboratorio zaragozano se ha desarrollado en colaboración directa con el departamento de Cultura del Gobierno de Aragón, que gestiona Felipe Faci. El consejero socialista ha reconocido su satisfacción por la confirmación de la exhumación por parte del laboratorio. Y en especial, por “el trabajo en la recuperación de la memoria democrática para exhumar, reconocer e identificar”.

Una alcaldesa accidental

Fue un tiro en la nuca lo que terminó con la vida de la primera alcaldesa democrática, pionera de los derechos sociales y que ejerció como periodista en diarios de la época como ‘El Ideal de Aragón’. Su nombramiento como alcaldesa fue accidental. Tras una crisis política en el Ayuntamiento de Gallur (Zaragoza) en que dimitió el consistorio en pleno, asumió el puesto de alcaldesa al presidir la comisión gestora del Gobierno municipal.

Tras el golpe militar del 18 de julio de 1936, se refugió en su localidad natal, donde fue delatada y encarcelada. El 7 de septiembre, fue fusilada en Fuendejalón (Zaragoza) por el ejército franquista durante la Guerra Civil, tras ser delatada y encarcelada por su condición de socialista y sindicalista de la UGT.

ADN Noticias de Aragón Aragón Memoria histórica
El redactor recomienda