Es noticia
Menú
La oculta y misteriosa desaparición de un constructor en Alicante
  1. España
Tres meses sin dar señales de vida

La oculta y misteriosa desaparición de un constructor en Alicante

Lleva tres meses sin dar señales de vida y la familia, ante la falta de resultados, ha contratado a una famosa agencia de detectives de EEUU para que los ayuden a localizarle

Foto: Varios policías en Denia. (EFE)
Varios policías en Denia. (EFE)

El constructor, al que llamaremos Juan para proteger su identidad, alquiló un chalé el pasado mes de noviembre muy cerca de Denia. Eligió la vivienda a través de un conocido portal del sector en internet. Según se puede leer en el anuncio, se trata de una "villa de lujo privada con piscina y barbacoa. Cuenta con una parcela vallada de tres mil metros cuadrados, impresionantes vistas al mar y montaña". No fue una decisión apresurada. Juan eligió con mimo la vivienda porque la quería convertir en su residencia habitual al menos durante el siguiente año. Su intención era montar una empresa de construcción en la zona. Hizo la mudanza el 1 de noviembre de 2020.

Estaba encantado, feliz, con la decisión que había tomado. Según comentó a sus amigos, el mirador circular que daba al mar le tenía hechizado. Los fines de semana podía pasarse horas contemplando el paisaje y cómo el mar se fundía con el horizonte. Alquiló un vehículo en la empresa Gold y empezó a recorrer la zona eligiendo terrenos que le pudiesen interesar empresarialmente para construir sus promociones. Su teléfono echaba humo. Juan no paraba de hacer llamadas y de recibirlas. Su familia comunicaba casi a diario con él y el empresario trasmitía buenas sensaciones. Todo iba según lo planeado.

El día 10 de noviembre, miércoles, fue la primera vez que la familia trató de comunicar con él sin éxito. Al día siguiente tampoco hubo suerte y de repente el móvil daba apagado. Sus seres queridos empezaron a preocuparse, pero se echaba el fin de semana encima y decidieron esperar al lunes para dar la voz de alarma. Se aferraron a la esperanza de que hubiese tenido un problema con el móvil o algún imprevisto menor, pero la semana comenzó sin novedades y decidieron presentar denuncia en el puesto de la Guardia Civil más cercano a la nueva vivienda, el de Vergel. Los agentes se pusieron sobre la pista enseguida.

La mujer miraba anonada sin entender nada. ¡Cómo un hombre que le había pagado 17.000 euros se iba a dedicar a robarle!

Lo primero fue acercarse a la propiedad para ver si Juan daba señales de vida. Tocaron e insistieron en el telefonillo de la entrada, pero nadie respondía. Contactaron entonces con la mujer que le alquiló la villa de lujo y con quien El Confidencial también ha hablado. La arrendadora les ofreció todo lujo de detalles e incluso les contó el precio en el que habían llegado a un acuerdo. Les explicó que le había cobrado 17.000 euros en mano por el alquiler y la fianza. Poco más sabía. Sin embargo, fue al abrir la puerta de la vivienda cuando se llevó varias sorpresas. La primera, que en el salón mirador, ese que hechizaba a Juan, faltaban cosas: "La televisión ha desaparecido", comentó la casera sorprendida. "Y aquí había una mesa de cristal y unas sillas que tampoco están, el sofá principal de esta estancia también se lo han llevado". La mujer miraba anonada sin entender nada. ¡Cómo un hombre que le había pagado 17.000 euros se iba a dedicar a robarle los muebles! No le encontraba el sentido.

Pero todavía quedaba el impacto final. "Aquí han hecho obra", comentó señalando al pavimento. "Este suelo de madera es nuevo. El anterior era de otro color. Si quieren se lo puedo mostrar en fotografías", explicó a los agentes sin salir de su asombro. "¿Trabaja alguien en esta finca que pueda haber visto algo que se salga de lo normal?", pidieron los investigadores a la arrendadora. "Tenemos un jardinero contratado", respondió ella. "Necesitamos hablar con él", exigieron. La casera les facilitó el contacto con máxima diligencia. "Vine, creo recordar el viernes 12, y estuve en el jardín en mis cosas. Vi a unos hombres con maderas y haciendo obra, pero no me preocupé. Supuse que el nuevo inquilino estaba haciendo alguna reforma pactada con la propiedad", les explicó. Poco más pudo aportar el buen hombre. Ahora mismo el equipo del Vergel sigue buscando al empresario; su coche, que debería haber devuelto a la empresa Gold a mediados de noviembre; el teléfono, que lleva tres meses sin dar señal; y también a los obreros que cambiaron el suelo del mirador. Quizá a través de ellos puedan dar con el paradero del constructor.

La familia del desaparecido son ciudadanos polacos con muchos recursos económicos, han contratado a una famosa empresa de detectives de Estados Unidos para que investigue el caso después de que las pesquisas policiales no hayan dado su fruto tres meses después de que se le pierda la pista.

El constructor, al que llamaremos Juan para proteger su identidad, alquiló un chalé el pasado mes de noviembre muy cerca de Denia. Eligió la vivienda a través de un conocido portal del sector en internet. Según se puede leer en el anuncio, se trata de una "villa de lujo privada con piscina y barbacoa. Cuenta con una parcela vallada de tres mil metros cuadrados, impresionantes vistas al mar y montaña". No fue una decisión apresurada. Juan eligió con mimo la vivienda porque la quería convertir en su residencia habitual al menos durante el siguiente año. Su intención era montar una empresa de construcción en la zona. Hizo la mudanza el 1 de noviembre de 2020.

Lujo Alicante Comunidad Valenciana Guardia Civil
El redactor recomienda