Unidas Podemos hará frente común con los independentistas para frenar los desahucios
  1. España
ENMIENDA A LOS PRESUPUESTOS

Unidas Podemos hará frente común con los independentistas para frenar los desahucios

Los dos grupos parlamentarios que sostienen al Ejecutivo, Unidas Podemos y PSOE, han presentado más de 150 páginas de enmiendas conjuntas

Foto: Los diputados de EH Bildu Oskar Matute (i) y Mertxe Aizpurua (c) junto al diputado de Unidas Podemos Jaume Asens (2i) y los diputados de ERC Gabriel Rufián (2d) y Carolina Telechea. (EFE)
Los diputados de EH Bildu Oskar Matute (i) y Mertxe Aizpurua (c) junto al diputado de Unidas Podemos Jaume Asens (2i) y los diputados de ERC Gabriel Rufián (2d) y Carolina Telechea. (EFE)

"Con la que está cayendo, con toques de queda y confinamientos parciales, no se puede decirle a la gente que se quede en casa si, al mismo tiempo, se la puede echar de ella". Así ha justificado el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos y portavoz de los 'comuns', Jaume Asens, la presentación de una enmienda a los Presupuestos de forma conjunta con ERC y EH Bildu para paralizar los desahucios. La enmienda, que busca mantener una prórroga de los lanzamientos sin alternativa habitacional, no ha tenido el visto bueno de los socialistas. De hecho, Unidas Podemos y PSOE han presentado más de 150 páginas de enmiendas conjuntas al proyecto de Presupuestos. La enmienda también recoge que no se realicen de forma excepcional hasta finales de 2022 cortes de suministro.

[Acceda aquí al texto de la enmienda conjunta de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu]

La presentada por los morados junto a soberanistas vascos y catalanes escenifica además su esfuerzo por priorizar el apoyo de estas formaciones a los PGE frente al de Ciudadanos, formación con la que mantienen vetos cruzados. Tanto es así que, poco después de presentar esta enmienda conjunta coincidiendo con el fin del plazo para el registro, se ha celebrado un acto conjunto ante los medios en el que han participado, además de Asens, el portavoz de los republicanos en el Congreso, Gabriel Rufián, la portavoz adjunta Carolina Telechea, y los portavoces de EH Bildu, Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, no ha participado en la foto.

La intención del sector socialista del Gobierno sigue siendo la de sumar tanto al bloque de investidura como a Ciudadanos, a pesar de los vetos cruzados entre la formación naranja y ERC o EH Bildu. "Es obligatorio para el Gobierno intentar llegar a acuerdos con todas y cada una de las formaciones políticas", ha vuelto a insistir la ministra de Hacienda María Jesús Montero en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros celebrado este martes, aspirando a que "no predominen los vetos cruzados". Su objetivo, señaló, pasa por cosechar una "mayoría estable" que garantice la gobernabilidad de la legislatura para un Ejecutivo en minoría. Preguntada por la decisión de sus socios de realizar esta enmienda al margen del PSOE, Montero ha dicho desconocer esta enmienda.

Unidas Podemos ya presionó en el seno del Gobierno, sin éxito, para ampliar el denominado escudo social en el contexto del estado de alarma, poniendo el foco en la paralización de los desahucios sin alternativa habitacional. Concretamente se propuso prohibir los desahucios por impago del alquiler o por fin del contrato del alquiler, excepto cuando el dueño del piso sea una persona en situación vulnerable. También los de aquellas familias que estén en precario sin alternativa habitacional cuando vivan en pisos de grandes tenedores de vivienda como fondos o bancos. Asimismo, se propuso prohibir todos los cortes de todos los suministros. "En pleno estado de alarma, que implica un toque de queda, y los sucesivos confinamientos parciales que se están decretando por parte de las comunidades autónomas, no tiene sentido pedirle a la gente al mismo tiempo que se quede en casa y ejecutar desahucios", justificaron.

El afán de Unidas Podemos por sacar a Ciudadanos de la ecuación tiene que ver con lo programático, pero también con levantar un muro para protegerse ante un hipotético intercambio de cromos tras futuras citas electorales. Una de los temores de Pablo Iglesias durante la pasada campaña electoral, sobre todo tras la repetición por el infructuoso acuerdo después de las elecciones fallidas de abril, ya fue que Sánchez sumase con Ciudadanos o incluso que sin llegar a la mayoría con los naranjas buscase incorporar al PP a una gran coalición blanda, gobernando con la abstención de los populares.

No en vano, el líder de Unidas Podemos maniobró dentro y fuera del Ejecutivo para evitar un intercambio del bloque de investidura por el bloque de la alarma, con Cs y el concurso de los nacionalistas vascos. Primero, echando un pulso al ala del Ejecutivo más favorable a Ciudadanos, hasta lograr pactar con Sánchez que los morados estarían en la mesa de negociaciones de los presupuestos con otros grupos y que los apoyos comenzarían a buscarse entre aquellos que facilitaron la investidura con su voto a favor o con su abstención. Segundo, tomando la iniciativa a través de encuentros públicos con ERC y Bildu para darles carta de naturaleza como socios preferentes frente a Cs y escenificar su hoja de ruta. Además de fijar interlocutores para ir aterrizando números sobre los presupuestos.

Presupuestos Generales del Estado Desahucios PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Bildu Ciudadanos