duplicará rastreadores y limita las reuniones

Madrid obliga al uso de mascarilla y quiere tener en septiembre el 'pasaporte' covid

Ayuso y su consejero de Sanidad mantuvieron en la tarde de ayer una larga reunión para concretar las medidas que se han terminado de perfilar esta misma mañana

Foto: Ayuso ha presentado su plan Madrid no se para contra el covid (EFE)
Ayuso ha presentado su plan "Madrid no se para" contra el covid (EFE)

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha hecho finalmente obligatorio el uso de la mascarilla en todo momento y lugar. También ha limitado los grupos en hostelería a 10 personas, tanto en lugares cerrados como en terrazas, y ha recomendado limitar las reuniones familiares a esa misma cifra. Además, quiere establecer en septiembre un plan pionero con una 'cartilla covid' que tendrá su reflejo en la tarjeta sanitaria y que permitirá identificar supuestamente a todos los que hayan superado la enfermedad y no puedan contagiar ni ser contagiados. Por último, limitará el ocio nocturno a la 1 y 30 de la madrugada al tiempo que duplicará las inspecciones y pasará de 180 rastreadores hasta los 360 en esta primera fase, "aunque se irán aumentando si fuera necesario."

[Consulte aquí el plan de la CAM contra el covid-19]

La presidenta de la Comunidad de Madrid y su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, mantuvieron en la tarde de ayer una larga reunión en la que decidieron la ampliación de las medidas recogidas en el plan "Madrid no se para", una orden cuyas medidas entrarán en vigor este jueves, y cuyo objetivo —según Ayuso— es acabar con el virus y relanzar la economía "para evitar por encima de cualquier cosa el confinamiento total de los meses anteriores" ante el "leve incremento" -según fuentes oficiales de la Comunidad- de los focos registrado en Madrid en los últimos días. Según las mismas fuentes, estos brotes 11 con más de 70 contagiados no llegan a ser "comunitarios, que sería lo más preocupante" pero sí han ido aumentando.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Más rastreadores para seguir los contagiados por coronavirus —duplicando los actuales 180 hasta 360 en un primer momento—, limitar los grupos que se pueden reunir a la vez tanto en la hostelería como en el ámbito familiar y control espartano del ocio nocturno, además de la obligatoriedad de la mascarilla y una 'cartilla' covid. Estos son los 5 ejes de las nuevas medidas diseñadas por el Gobierno de Madrid ante el "leve incremento" de brotes registrado en la última semana. Escudero ha defendido la vigilancia que se ha llevado a cabo con los 180, ha justificado su duplicación ahora por el aumento de brotes y se ha defendido de que en mayo anunciaran que serían 400 los rastreadores: "Era solo una estimación".

La obligación de la mascarilla se extiende a todo momento y lugar y Madrid deja de ser, junto con Canarias, la única comunidad en la que no se había tomado esa medida. "El uso de la mascarilla por los madrileños —se insiste desde el Gobierno regional— es prácticamente unánime salvo en algunas actividades que son las que se intentan controlar más de cerca ahora. Pero por respeto a ellos y por los turistas que vienen, vamos a hacerla obligatoria", ha anunciado Ayuso. Las únicas salvedades serán los menores de 6 años, los pacientes que no puedan llevarla por prescripción médica y el deporte al aire libre. El resto —en las terrazas de los bares, por ejemplo— serán obligatorias salvo para el momento de comer o beber. Como siempre, las multas por no cumplir la orden corresponderán a los ayuntamientos, aunque en la mayoría de CCAA son de 100 euros.

Mascarilla, limitación de reuniones en lugares públicos a 10 personas, recomendación de esa cifra en citas familiares y anticipar el cierre del ocio nocturno: medidas a partir de este jueves

En cuanto a la capacidad de rastreos —según el consejero de Sanidad, la Comunidad mantiene en seguimiento ahora mismo a casi 10.000 personas por posibles contactos con los 11 brotes—, la Comunidad potencia la capacidad de seguimiento de los contagios con la contratación de 180 nuevos rastreadores. Esa capacidad —insisten en el Gobierno regional— se irá "adecuando a las necesidades", lo que supone que se irán contratando más si fuera necesario.

El segundo punto al que van dirigidas las medidas que pondrá en marcha el Ejecutivo regional es el control del ocio nocturno y el de la hostelería, sobre todo enfocado a los jóvenes. Por ello, se establece un registro de las discotecas, con el número de teléfono de todo el que acuda, y se está perfilando hacer lo mismo en la hostelería, "con la posibilidad de tener un número de teléfono por mesa, por ejemplo en las terrazas o en interior, que nos facilite el rastreo en caso de un posible brote", ha explicado Escudero. La presidenta ha recordado a los jóvenes que deben ser "especialmente responsables y nos ayuden en esta lucha vital contra el covid. Tienen en sus manos la posibilidad de cambiar esta tendencia". Ayuso ha anunciado una campaña específica destinada a ellos y a su concienciación.

En la hostelería, la principal preocupación era evitar las aglomeraciones, por lo que se ha decidido volver a limitar de 25 a 10 el número de personas que puede integrar un mismo grupo a la hora de permanecer en una terraza o en un espacio público. Esta misma medida también se pensó para las reuniones familiares —en la fase 1 de la desescalada hay que recordar que no podía haber reuniones de más de 10 personas en un mismo domicilio—, pero, finalmente, en el ámbito familiar solo se "recomienda" no superar esas 10 personas. "En el entorno familiar hemos detectado el mayor número de contagios", ha confirmado Escudero.

Cartilla 'covid'

Ayuso también ha anunciado un plan experimental: una cartilla sanitaria, con su réplica en la tarjeta sanitaria, donde se registre si una persona tiene ya anticuerpos, la vulnerabilidad, etc. "Es un proyecto piloto", ha incidido Ayuso, para el que no hay una fecha aún de entrada en vigor: "Mi propósito es que esté en septiembre", ha concretado. "No pueden afectar las medidas de la misma manera a los que han pasado PCR, pruebas serológicas o tengan anticuerpos, los tengan señalados en una cartilla, para que puedan seguir trabajando, acudiendo a lugares vetados para otros o incluso viajar fuera".

La presidenta, ante la pregunta de si no será discriminatorio o qué base científica tiene la cartilla covid, para garantizar que quien ahora tenga inmunidad, no la pierda, ha puesto como ejemplo la competición de la Liga de fútbol. "Creemos que es bueno que haya un registro de quién lo ha superado, quién tiene anticuerpos... Si luego las empresas discriminan, habrá que perseguirlo".

La cartilla sanitaria que reflejaría si un paciente ha superado el covid, si tiene anticuerpos, etc, es un "plan piloto" que Ayuso quiere tener "en septiembre"

Ayuso ha insistido en que el Gobierno debería implementar este plan de la cartilla Covid: "Pido al Gobierno de España que ponga en marcha esta 'cartilla Covid' que permitirá a los que no contagien trabajar y proteger a las personas vulnerables", como una manera de evitar que toda la población tenga que pararse en caso de una nueva ola. A Pedro Sánchez también le ha pedido que la conferencia autonómica del próximo viernes sea "telemática, para dar ejemplo".

La presidenta de la Comunidad también ha anunciado que dos de los pabellones de Ifema comenzarán a funcionar para derivar los pacientes y "para que los sanitarios puedan trabajar de una manera distinta a la que tuvieron que soportar en la pandemia". Será una vuelta a operar, ha aclarado, mucho menos intensa que cuando se levantó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
76 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios