Pilar vence al virus con 100 años: "Juanjo, ¿te parece que les demos las flores a las chicas?"
  1. España
TRAS 12 DÍAS INGRESADA VUELVE A LA RESIDENCIA

Pilar vence al virus con 100 años: "Juanjo, ¿te parece que les demos las flores a las chicas?"

Su nieto Juan José relata el periplo por los hospitales por dos razones: la primera, "porque estamos faltos de historias así". La segunda, por la "increíble" labor del Hospital Rey Juan Carlos

Foto: Pilar, tras deshacerse del ramo de flores que le había llevado su nieto
Pilar, tras deshacerse del ramo de flores que le había llevado su nieto

Pilar García Mañero ha superado el coronavirus a los 100 años. Tras 12 días ingresada en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, en Móstoles, su nieto Juan José fue a recogerla este viernes: "Cogió la carpeta del alta y se puso a leerla". Concentrada en el informe médico, el ramo de flores apenas le duró un par de minutos en la mano: "Juanjo, ¿te parece que se lo demos a las chicas [sanitarias]?". Y mientras abandonaba el hospital entre aplausos, ella iba explicando a su nieto quiénes le han salvado la vida: "Que si esta, que si la otra, que si el chico ese también...". En 12 días, se ha convertido en la matriarca de la planta cinco.

Pilar vive desde hace 15 años en una residencia de Villaviciosa de Odón, al sur de Madrid: "Cuando llegó allí, la quisieron hacer la representante de los residentes. No tiene más que buenas palabras para el centro". El 9 de abril, sufrió el primer pico de fiebre y, aunque el fin de semana pareció que se recuperaba, cuatro días después tuvo que ingresar en el hospital: "Al hacerle la placa, le detectaron neumonía en los dos pulmones y una infección de riñón". El hospital les avisó de que el cuadro apuntaba a coronavirus, sospecha que terminó por confirmarse el día 15: "En ese momento, se nos cae el mundo encima. Lo que quieres es verla a ella y mirar a los ojos al doctor".

Pilar no ha ingresado en la UCI ni ha estado intubada: "Entiendo que en parte es por temas de protocolo. Ha estado consciente y, más allá de antibióticos, con oxígeno". Juan José decide contar su periplo por los hospitales por dos razones: la primera, "porque estamos faltos de historias así". La segunda, para que se conozca la labor que hace su residencia de ancianos y el Hospital Rey Juan Carlos: "Ya no solo cómo la cuidan a ella. El trabajo que hacen con los familiares es increíble, desde informáticos hasta celadores. Como diría ella, hay que reconocérselo las veces que haga falta". Juan José hace de portavoz de la familia, pero sus palabras las secundan siete nietos y 15 bisnietos.

Superar el coronavirus es la última anécdota de una vida que se remonta a 1919, un año después de la gripe española. "La 'bisa' nació en Madrid y se quedó huérfana muy pequeña. Estuvo interna con su hermana mayor en colegios de monjas durante la Guerra Civil y ha sabido lo que es pasar hambre, pero siempre ha dicho que gracias a las monjitas pudieron sobrevivir". Tras abandonar los internados, comenzó a trabajar en las antiguas cafeterías California de Madrid y, 70 años después, todavía insiste en lo bueno que era su jefe: "Era el que más pagaba del sector. Incluso les daba una 'paga 15', pero solo a los que realmente se lo merecían".

placeholder La familia de Pilar celebrando su centésimo cumpleaños
La familia de Pilar celebrando su centésimo cumpleaños

En Madrid conoció a su marido, Germán, un sastre con una mercería en la calle Príncipe: "Él se casó en segundas nupcias, que para esa época era bastante inusual". Tuvieron dos hijos y Pilar crio también a los de su marido, pero nunca dejó de trabajar: "Ella fue la que sacó adelante a la familia a doble turno. No paró hasta que sus hijos lograron una educación universitaria". Juan José conoce bien su historia porque vivió con ella hasta que se fue de casa a los veintipocos años, y no olvida aquellos viajes a la playa en los que se pasaba horas hablándoles de la Casa de Austria, dinastía que siempre le ha apasionado. "Es nuestra segunda madre, una mujer muy adelantada a su tiempo y una auténtica confidente".

Con sus dos hijos fallecidos, Juan José es uno de los que se encarga ahora de atender cualquier emergencia y, junto con el resto de nietos, le organiza homenajes de vez en cuando: "Le encanta pasar el día con la familia y comer pescadito, aunque tiene saque para ir a por un cocido de los buenos sin problema". Esas celebraciones y las historias de los Austrias tendrán que esperar a que termine el confinamiento, pero desde este viernes, Pilar ya se encuentra de nuevo en la residencia de Villaviciosa de Odón: "Cuando ha vuelto, se ha emocionado. Alguna lágrima seguro que se le ha escapado, pero es un poco bicho y las esconde". El próximo 5 de junio, Pilar cumple 101 años.

Coronavirus Guerra Móstoles
El redactor recomienda