Destinado en una prisión de Ciudad Real

Muere por coronavirus un segundo guardia civil, de 38 años y sin patologías previas

El agente llevaba tres días en cuarentena tras contraer el virus y murió esta misma mañana tras ser ingresado ante el agravamiento de su estado de salud

Foto: Un agente de la Guardia Civil ataviado con mascarilla pasa control en una frontera. (EFE)
Un agente de la Guardia Civil ataviado con mascarilla pasa control en una frontera. (EFE)

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) —agrupación profesional mayoritaria en el instituto armado— ha anunciado este viernes la muerte de un segundo miembro del Cuerpo a causa del coronavirus. Se trata de Francisco Javier Collado Rivas, un agente destinado a la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). El fallecido tenía 38 años y, según ha podido saber este periódico, no padecía patologías previas.

[Última hora del coronavirus Covid-19]

Llevaba tres días en cuarentena tras contraer el virus y murió esta misma mañana tras ser ingresado ante el agravamiento de su estado de salud. "Son, por tanto, dos guardias civiles los que han fallecido esta misma semana por contagio del coronavirus y, en ambos casos, sin ser considerados personal de alto riesgo. Eran jóvenes, muy jóvenes, y gozaban de buena salud hasta que resultaron contagiados por el virus", lamenta a través de un comunicado la AUGC, que asimismo trasmite sus condolencias a la familia y los seres queridos de la víctima.

Segunda muerte en la Guardia Civil

Su deceso se suma al de Pedro Alameda, de 37 años y también sin enfermedad previa diagnosticada, que perdió la vida este miércoles. Antes de contagiarse, desempeñaba su labor con normalidad en el Servicio de Retribuciones en Valdemoro (Madrid), pero el 6 de marzo "comenzó a ponerse malo", según explica un compañero suyo. "Fue al médico, pero primero le dijeron que podía ser laringitis y luego que una infección de orina; le comenzaron a tratar con paracetamol e ibuprofeno, pero no remontaba, se sentía muy cansado, como si fuera un zombi", relata.

Fue entonces cuando las pruebas dieron positivo y confirmaron que los síntomas que había mostrado hasta el momento daban cuenta de que el hombre se había contagiado del Covid-19. Conforme pasaba el tiempo, sin embargo, los antirretrovirales inicialmente pensados para combatir el VIH que se administraban a los infectados no daban resultado. A los seis días, su compañero de habitación sí que empezó a ponerse mejor, pero él no.

"Desde la familia de AUGC queremos expresar nuestra desolación ante esta tragedia", hacía hincapié la AUGC, que además expresaba sus condolencias a "las más de 500 familias en España que han perdido a un ser querido ante esta epidemia". "No nos cabe sino mostrar todo nuestro afecto y apoyo a su familia y a todos los allegados de Pedro y volver a recordar a toda la ciudadanía que cumpla a rajatabla las medidas establecidas por el Gobierno para tratar de atajar esta amenaza sin precedentes".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios