Crisis diplomática

Bolivia enreda a España en su pulso con México y critica sus "delirios coloniales"

PP, Cs y Vox cuestionan la actuación de los diplomáticos españoles en Bolivia y piden explicaciones al Gobierno de Sánchez. La ministra de Defensa comparecerá cuando se aclare el asunto

Foto: Acceso a la residencia de la embajadora de México en La Paz. (Reuters)
Acceso a la residencia de la embajadora de México en La Paz. (Reuters)

España sufre “delirios coloniales de Pizarro” y “complejos de James Bond”. Jorge ‘Tuto’ Quiroga, delegado presidencial ante la comunidad internacional del Gobierno interino de Bolivia, se enroca en sus críticas al Ejecutivo español tras el incidente diplomático ante la Embajada mexicana en La Paz y arrastra a España al pulso que mantiene con México desde que Evo Morales abandonó el país el pasado mes de noviembre.

En declaraciones a una emisora local, Quiroga asegura que los bolivianos “quedaron perplejos” al ver que un operativo con cuatro encapuchados y armados de España “en violación de la soberanía de Bolivia” trataban de acceder a la residencia de la embajadora mexicana para trasladar a los nueve altos cargos de la etapa de Evo Morales que se encuentran en la residencia en calidad de asilados. Desde Madrid, la respuesta fue rotunda: no ha habido tal conspiración para ayudar a los asilados y se realizará una investigación para esclarecer lo sucedido.


El también expresidente boliviano ha insistido este domingo en el relato con el que han justificado el incidente que se produjo este viernes ante la Embajada de México cuando la Policía Boliviana bloqueó el paso de dos vehículos con funcionarios españoles que se disponían a recoger a los diplomáticos que se encontraban realizando una visita de cortesía a la embajadora mexicana, María Teresa Mercado.

Quintana ha reiterado que el objetivo de esta visita era en realidad liberar a “criminales conocidos” por todo el país. Entre ellos están los ministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y de Cultura, Wilma Alanoca, buscados por las nuevas autoridades bolivianas instauradas tras la dimisión de Morales, forzada por las protestas y la presión policial y militar. Para el exmandatario, es “una vergüenza y un papelón internacional” lo que ha hecho Pedro Sánchez, al que acusa de estar detrás de la maniobra y conspirar con México en contra de “la reconstrucción democrática” que representa el Gobierno interino de Jeanine Áñez tras la salida de Morales.

Tras el incidente, el Ministerio de Exteriores aclaró el sábado que la visita a la embajadora mexicana la realizó la encargada de Negocios de España, Cristina Borreguero. En los países que atraviesan períodos de inestabilidad política y social, como el caso de Bolivia actualmente, es frecuente que el Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional se encargue de la seguridad de los diplomáticos durante los desplazamientos. Este tipo de operativos se realizan con conocimiento de las autoridades locales.

Piden una reunión con los embajadores

Desde el Ejecutivo boliviano se ha planteado la expulsión de todos los diplomáticos españoles “que han maltratado y ofendido a los bolivianos”. El último movimiento desde Bolivia ha llegado en la tarde de este domingo. La ministra de Asuntos Exteriores en funciones de Bolivia, Karen Longaric, ha remitido una nota oficial a su homóloga española, Margarita Robles, en la que la insta a "que sea la última vez que su Gobierno permita (que) se violen normas internacionales".

"Esperamos que sea la última vez que su Gobierno permita (que) se violen normas internacionales y de cortesía diplomática", ha apuntado la nota, que traslada la protesta "enérgica" por el "atropello", según recoge la agencia de noticias boliviana Fides.

La presidenta de la Cámara de Senadores pide una reunión con los embajadores de México y España para “limar asperezas” y evitar un mayor conflicto

Desde la Cámara de Senadores boliviana, sin embargo, tienden una mano para poner fin al conflicto que ha escalado durante el fin de semana. Su presidenta, Eva Copa, del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales ha instado al Gobierno a reunirse con los embajadores de México y España para “limar asperezas” y evitar que “esto pueda pasar a mayores”.

Copa ha manifestado su preocupación por la situación actual de la relación de Bolivia con esos dos países e indicó que aguardará a las investigaciones correspondientes para emitir opiniones. Además, ha emplazado a las personas concentradas en torno a la Embajada mexicana a deponer su actitud para contribuir a la solución del conflicto diplomático. "Nosotros en este momento no estamos para llevar a más conflictos, nuestro país ha sido golpeado duramente con la crisis de octubre y noviembre y aún estamos tratando de sanar las heridas", ha subrayado Copa.

Robles comparecerá en el Congreso

Según Exteriores, cuando se termine esta investigación, Margarita Robles, ministra de Defensa en funciones, comparecerá en el Congreso para responder a las preguntas del resto de los partidos políticos que han cuestionado el actuar de España, como es el caso del Partido Popular, Vox o Ciudadanos.

"No puede haber sombra de duda sobre nuestra posición y esta posición no puede ser otra que los perseguidos por la justicia pasen a disposición judicial", ha subrayado el eurodiputado José Ramón Bauzá, que ha insistido en que el Gobierno "debe demostrar que en ningún caso ha pretendido torpedear la acción de la justicia boliviana".

El incidente del viernes se produjo después de que México haya avanzado que denunciará a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por lo que considera un asedio de la seguridad boliviana a su Embajada en la Paz, un paso más en la tensión entre ambos países después de que México diese asilo al expresidente Evo Morales el pasado noviembre y, posteriormente, acogiese en la Embajada a nueve funcionarios leales a este.

El incidente "no fue provocado por los GEO"

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha defendido este domingo la labor de los agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) tras el incidente ocurrido este viernes en la Embajada de México en Bolivia. A través de un comunicado, el sindicato ha asegurado que los escoltas de la legación diplomática española realizaron su trabajo "con pleno respeto a la legalidad internacional y sin responder a las provocaciones de un grupo de ciudadanos".

Según el SUP, el incidente "no fue provocado por los GEO, que se limitaban a proporcionar protección a una diplomática española y tuvieron que abandonar la zona cuando un grupo de exaltados atacó sus vehículos y buscó que los agentes salieran de los coches para que pudieran ser grabados sus rostros y difundidos en redes sociales, poniendo en riesgo su seguridad".

"Los policías utilizaron unas bragas tácticas que cubrían parcialmente su rostro y decidieron abandonar la zona para evitar polémica"

En este sentido, el sindicato ha asegurado que, ante esta situación, "los policías utilizaron unas bragas tácticas que cubrían parcialmente su rostro y decidieron abandonar la zona para evitar polémica". Según el SUC, los agentes "jamás se encapucharon, como han afirmado las autoridades bolivianas". "Ni exhibieron arma alguna en la calle ni participaban en ninguna operación irregular o alegal relacionada con el transporte de personas refugiadas en una embajada", ha añadido el comunicado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios