Tizona, Méndez Monasterio y Ariza... Así enseñaron a hablar a los 52 diputados de Vox
  1. España
LA EXPERIENCIA SIRVIÓ PARA DETECTAR TALENTOS

Tizona, Méndez Monasterio y Ariza... Así enseñaron a hablar a los 52 diputados de Vox

Tras las elecciones andaluzas, Abascal ordenó a sus colaboradores organizar unos cursos para formar en oratoria a sus dirigentes; los seminarios se repitieron tras el 28-A y el 10-N

Foto: Abascal prepara el debate televisivo previo al 10-N. (EFE)
Abascal prepara el debate televisivo previo al 10-N. (EFE)

La entrada de Vox en las instituciones representó un salto cualitativo en el estatus público del partido liderado por Santiago Abascal, que de golpe y porrazo se encontró en el centro del debate mediático. Los 12 diputados autonómicos que había logrado el partido en el Parlamento andaluz en diciembre de 2018, sin embargo, no estaban preparados para hablar en público y enfrentarse dialécticamente a periodistas o colegas diputados. Era personal de confianza de la cúpula, efectivamente, pero sin experiencia previa en oratoria.

Fue entonces cuando Abascal, quien según indican desde Vox es el que marca la política de comunicación, decidió comenzar a formar a su gente en técnicas de telegenia y portavocía. A partir de esa irrupción en las instituciones, todos ellos iban a estar muy expuestos a la opinión pública y el líder del partido entendía que no podía permitirse patinazos. Menos aún cuando estos podían evitarse. Sin embargo, explican las mismas fuentes, la estrategia de la formación en materia de mensaje y comunicación había tenido estilo propio desde el principio, lo cual necesariamente tenía que ser tenido en cuenta a la hora de formar a quienes iban a ser las nuevas voces de Vox.

Foto: Abascal antes de su intervención en el programa 'El Gato al Agua'.

Por eso, Abascal eligió a su más estrecho colaborador para llevar a cabo la tarea. Kiko Méndez Monasterio, socio de Gabriel Ariza en la mercantil Tizona Comunicación, trabaja codo con codo con el líder de Vox desde los inicios del partido. La empresa que este tiene con el hijo de Julio Ariza, dueño de Intereconomía, asesora a la formación en materia de mensaje, discurso y comunicación desde mayo de 2018, justo cuando fue creada la sociedad. Tizona, por ejemplo, ha organizado los dos actos más relevantes para la fuerza política, como fueron Vistalegre I, en octubre de 2018, y Vistalegre II, en el mismo mes del año siguiente. Además, ha realizado vídeos corporativos. En definitiva, se ha convertido en la entidad de referencia en materia de comunicación para Vox, que ha crecido en paralelo a esta.

Sin embargo, Méndez Monasterio y Ariza no tenían la experiencia en formación de portavoces que acumulan otras empresas del sector, por lo que tuvieron que 'tirar' de una mercantil externa de referencia en el sector. Ambos diseñaron el formato del curso —que sería de un día e intensivo—, pero eligieron a Mas Consulting, que lleva 15 años preparando a políticos y directivos en técnicas de telegenia y oratoria y que en este tiempo ha formado a dirigentes del PSOE, del PP, de Izquierda Unida, de Ciudadanos o de Coalición Canaria.

Foto: La diputada de Vox, Macarena Olona, durante un pleno del Congreso. (EFE)

Como Abascal quería asegurarse de que los seminarios encajaban dentro de ese 'estilo Vox' —agresivo, fuera del sistema y apolítico— que ha caracterizado la comunicación del partido desde sus inicios, el mismo líder de la formación decidió inaugurar la experiencia. Él y sus más cercanos colaboradores políticos —Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith— hicieron un curso piloto con el fin de aprender y marcar la línea de lo que debían ser las posteriores ediciones, dirigidas ya para los diputados. "Hemos roto manuales de comunicación, por eso ellos debían hacerlo primero", explican desde Vox. "Les vino muy bien, porque habían sido muy autodidactas en esta materia y podían caer en el exceso de confianza", añaden.

Tras este núcleo duro, Tizona y Mas Consulting organizaron una posterior tanda de cursos destinados a formar a los 12 diputados autonómicos de Andalucía, que eran los que de modo más urgente debían recibir la formación. Tras ellos, y justo después de las elecciones del pasado 28 de abril, en las que la formación obtuvo 24 asientos en el Congreso de los Diputados, una nueva serie de episodios formativos sirvió para enseñar técnicas de oratoria, telegenia y portavocía a estos nuevos inquilinos de la Cámara Baja, que no serían los únicos. La repetición de los comicios motivada por la imposibilidad de formar Gobierno de Pedro Sánchez sirvió para que Vox más que duplicara su representación parlamentaria, por lo que se tornaba necesario llevar una cuarta tanda de cursos en la que participaron los diputados que no habían acudido a la anterior edición porque aún no formaban parte de la Cámara.

Foto: Avión de Iberia. Opinión

Durante los seminarios, los asistentes aprendieron a tener herramientas que les permitieran estar más seguros ante la cámara, técnicas para expresarse con naturalidad y formas de eludir preguntas incómodas, entre otros aspectos relacionados con la comunicación. La experiencia sirvió también, según admiten desde Vox, no solo para preparar a los asistentes sino también para detectar cuáles tienen más potencial o se desenvuelven mejor en escenarios complejos. En este último contexto, algunas fuentes que asistieron a los cursos explican que vieron posibilidades de crecimiento en dirigentes de segunda fila que no están tan expuestos a la opinión pública como los que inauguraron el curso.

En concreto, destacan al diputado por Barcelona Ignacio Garriga, al eurodiputado Jorge Buxadé —que ya la noche electoral se erigió como portavoz— o al médico y número seis por Madrid al Congreso, Juan Luis Steegmann. No se descarta, por lo tanto, que los tres sean dirigentes en los que la cúpula del partido se apoye en los próximos meses para ejercer como representantes de la formación en diferentes materias que conlleven una determinada exhibición pública.

Santiago Abascal Congreso de los Diputados Vox Parlamento de Andalucía