Indemnización por un tropiezo

Un tocón de árbol le cuesta 36.000 euros al Ayuntamiento de Santiago

La afectada no se detuvo e interpuso recurso de apelación, en el que solicitaba una indemnización más cuantiosa que la finalmente fijada (71.353,41 euros) al Concello de Santiago de Compostela

Foto: Vista de la Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela. (EFE)
Vista de la Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela. (EFE)

Un tocón de alcornoque que sobresalía 30 centímetros le ha costado 36.000 euros al Ayuntamiento de Santiago de Compostela que acaba de ser condenado a indemnizar con esta cantidad a una señora que no vio el obstáculo tropezó y se rompió el húmero. La indemnización ha sido avalada en la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Galicia en contra del criterio del tribunal de instancia, que la había denegado.

Según el relato de hechos de la sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial, la mujer caminaba ya de noche por la calle Fernando III el Santo cuando chocó con este “tallo de árbol” que se encontraba en mitad de la acera de peatones, sin ningún tipo de protección o señalización.

El Juzgado de lo contencioso-administrativo nº 2 de Santiago de Compostela desestimó el recurso contencioso-administrativo. Dijo que el tocón cortado se hallaba dentro de un parterre o alcorque, fuera del espacio ‘normal’ para caminar y también fuera el lugar habitual de paso. Indicó que era un obstáculo perfectamente visible y evitable. "No tuvo la diligencia exigible para la deambulación", acabó concluyendo imponiéndole, además, el pago de las costas por un máximo de 700 euros.

Pero la afectada no se detuvo e interpuso recurso de apelación, en el que solicitaba una indemnización más cuantiosa que la finalmente fijada (71.353,41 euros) al Concello de Santiago de Compostela. En la revisión de la primera de las resoluciones, los magistrados han tenido en cuenta el funcionamiento anormal de los servicios públicos, en este caso municipales.

La demandante aseguró que la acera en la que acabó cayéndose no había parterre sino dos zonas redondas sin hueco al mismo nivel y en medio de la acera. El árbol talado y otro que se mantenía sin talar estaban rodeados "por unas arenas o piedras pequeñas del mismo color que la acera y al mismo nivel".

Para llegar a su conclusión el TSJ se fija en la prueba documental. Fotografías aportadas de la zona donde se aprecia que "el color aparente del alcorque era similar al de la acera y no había señalización alguna que anunciase la existencia del tocón encima del nivel de la acera". "Cuando se produjo la caída era de noche, pues tuvo lugar a las 21.15 horas del día 18 de diciembre, sin que conste que la iluminación artificial permitiese una visibilidad como la diurna y, además, la calzada estaba húmeda porque acababa de llover".

"Cuando se produjo la caída era de noche, sin que conste que la iluminación artificial permitiese una visibilidad como la diurna"

La resolución indica que junto con la falta de diligencia de la peatón al controlar su propia deambulación, por no prestar la debida atención ante la presencia del alcorque, se dio un incumplimiento por parte del Ayuntamiento de Santiago de Compostela de su obligación de mantener la vía pública en condiciones idóneas para el tránsito peatonal, porque, una vez que quedaba solamente un tocón que sobresalía unos 30 centímetros de la rasante del alcorque, resultaba imperativo resguardar el lugar con la oportuna protección y marcar con la debida señalización el riesgo que implicaba la presencia de aquel obstáculo, máxime al ser de noche y estar la calzada húmeda, pues representaba un evidente peligro para los viandantes”.

El hecho de no darle la razón por completo y determinar la señora tuvo parte de culpa por no fijarse lo suficiente reduce la indemnización impuesta a los 36.000 euros mencionados. La resolución detalla las heridas recibidas: se rompió la cabeza del húmero de la pierna izquierda y se dañó un hombro. Quedaron como secuelas la necesidad de llevar una prótesis y un trastorno depresivo reactivo (pues fue diagnosticada y tratada por el Servicio de Psiquiatría de la Sanidad Pública). También “perjuicio estético por las cicatrices de los 32 puntos que se le dieron.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios