DESVIÓ FONDOS PÚBLICOS AL PROCÉS

Operación policial contra una red corrupta en Cataluña que salpica al consejero Buch

La Policía Nacional está registrando la Asociación Catalana de Municipios en una operación contra una trama que amañó concursos públicos y desvió fondos al procés

Foto: El consejero de Interior, Miquel Buch. (EFE)
El consejero de Interior, Miquel Buch. (EFE)

La Policía Nacional ha registrado este lunes la Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACMC) en una operación contra una nueva trama que habría amañado concursos públicos y desviado fondos al procés. Las pesquisas salpican al actual consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Miquel Buch, que fue presidente de la entidad entre 2011 y 2018, según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas al caso.

La operación es el resultado de más de un año de investigación de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. Además de en la ACMC, los agentes han entrado en dos agencias de viajes que habría recibido contratos de ese organismo. Los responsables políticos de la entidad se habrían concertado para fraccionar licitaciones y conceder adjudicaciones por un precio superior al real. Las indagaciones habrían concluido que una parte de esos sobrecostes habría terminado en los bolsillos de los presuntos cabecillas de la red, pero otra porción del dinero fue utilizada para financiar actividades e iniciativas relacionadas con la ofensiva independentista.

Por ahora, las actuaciones de esta primera fase se centran en una presunta malversación de fondos públicos de la ACMC para costear un viaje de 167 alcaldes independentistas a Bruselas para reunirse con Carles Puigdemont. El desplazamiento se produjo el 7 de noviembre de 2017 y fue organizado por la empresa Viatges Alemany SL de Vic (Barcelona), uno de los lugares que han sido registrados por la Policía. La entidad municipalista pagó por esos billetes 63.870 euros.

No obstante, la causa, que se encuentra bajo secreto, abarca otras presuntas irregularidades. Durante el periodo bajo sospecha, la ACMC estuvo controlada por la antigua Convergencia Democrática de Cataluña, actual PDeCAT, inmersa también en el escándalo del 3%. Con todo, fuentes próximas al caso aseguran que la operación de este lunes se centra en una trama distinta que habría actuado en paralelo. La operación está dirigida por el Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona, que no ha dictado ninguna medida contra Buch, entre otros motivos, porque está aforado.

Sin embargo, hay una derivada de la trama que está en manos del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el órgano competente para investigar a diputados y miembros del Govern. Buch fue elegido alcalde de Premiá de Mar en 2007 y se mantuvo en el cargo hasta diciembre de 2017, cuando concurrió a las elecciones catalanas de ese año en las listas de Junts per Catalunya. En enero de 2018 dejó su cargo en la ACMC y, en mayo de 2018, tras el final del 155, el president del Govern, Quim Torra, lo eligió para hacerse cargo del Departamento de Interior.

La actuación se ha saldado sin detenciones, aunque hay más de una decena de investigados que tendrán que declarar ante el juzgado en los próximos días. Además del viaje de los alcaldes, los investigadores disponen de indicios que apuntan a que la ACMC habría aprovechado la adjudicación de contratos de servicios de pequeños municipios, mancomunidades y comarcas, que están centralizados en el organismo por razones de gasto y eficiencia, para pactar las condiciones de licitación con empresarios del entorno de la antigua CDC y obtener así a cambio un beneficio ilícito.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios