CANCELACIONES DE RESERVAS EN LOS HOTELES

El asombro de los turistas envueltos en el caos de Barcelona: "Me recordaba a Sudán"

Miles de médicos y turistas viven con desconcierto e interés los altercados que se han producido en el centro. Algunos muestran simpatía por los manifestantes y la independencia

Foto: 'Mossos', durante los disturbios de este miércoles. (EFE)
'Mossos', durante los disturbios de este miércoles. (EFE)

El doctor Hashim Ahmed, de Sudán, saca rápidamente su móvil cuando se le pregunta si vio los disturbios del centro de Barcelona. "Mira este vídeo. Lo colgué en mis redes y todos mis amigos se pusieron a verlo". El vídeo es uno de tantos de hogueras en el centro de Barcelona, 'mossos' disparando balas de goma, carreras... "Algunos de los que venían conmigo estaban preocupados porque no lo han vivido, pero yo no. Me recordaba a Sudán, donde hemos tenido siete meses de protestas para echar a un régimen terrible".

Ahmed es médico especialista en medicina nuclear y ha acudido a un congreso mundial organizado por la Asociación Europea de Medicina Nuclear. Él es uno de los 6.900 médicos de todo el mundo que han pasado unos días en Barcelona coincidiendo con el inicio de los disturbios por la sentencia del 'procés'. Explica que la noche en que ardieron las barricadas en el Eixample, el congreso tenía una cena en un hotel cercano y muchos médicos bajaron a ver en directo los disturbios.

El doctor Hashim Ahmed, en Barcelona. (R. M.)
El doctor Hashim Ahmed, en Barcelona. (R. M.)

"Me trajo recuerdos. En Sudán, la policía tira gases lacrimógenos, que es peor, aquí pelotas de goma, pero no pasé miedo". El doctor sale del centro de convenciones, con la bolsa azul que han repartido a los participantes. Este explica que sentía cierta simpatía por los manifestantes: "Yo soy un revolucionario y me gusta ver la revolución. Aunque tampoco me gusta el nacionalismo y creo que la diversidad es algo a preservar". Ahmed, de camino al aeropuerto con tiempo por si hay atasco, se lleva una grata impresión de Cataluña.

Al contrario que hace dos años, cuando las manifestaciones del 'procés' eran pacíficas y llenaban la ciudad al margen de los turistas, esta vez han impactado de lleno en un sector clave de la economía. El lunes hubo retrasos en El Prat y el martes, disturbios en el paseo de Gracia. El austriaco Wolfgang Madsak, uno de los organizadores del congreso de medicina nuclear, explica también a la salida del cónclave que no han tenido mayores problemas. "En la cena del hotel estábamos cercados y solo podíamos salir de tanto en tanto cuando venía un taxi para un grupo. Pero nada más. La gente no estaba asustada, pero sí preocupada".

El asombro de los turistas envueltos en el caos de Barcelona: "Me recordaba a Sudán"

El congreso estaba planificado desde hace meses y nadie podía prever que saldría la sentencia del Supremo y que afectaría a la vida diaria. Wadsdak explica que volverán y muestra cierta comprensión con lo ocurrido: "No conozco lo suficiente. Entiendo la frustración de la gente que se quiere independizar, y también que España es un reino que no puede decir de un día para otro que cede una parte de su territorio. Es complicado".

Cerca de él pasa el doctor Robert Licho, de Estados Unidos, que también se pone en la piel de todos desde la distancia: "La gente quiere expresar su opinión y tiene derecho, pero la confrontación no lleva a nada. Los policías que vi solo estaban haciendo su trabajo". Él tampoco pasó miedo porque, asegura, es más peligroso el "Estado trumpiano".

Un congreso de genética avisa en inglés a los asistentes: "Nos gustaría asegurar a todos que todas las protestas son muy pacíficas"

El congreso de medicina nuclear salió bien, pero el sector está en vilo. Este turismo es uno de los motores —mueve 1.500 millones de euros al año— de Barcelona. El congreso de la Sociedad Española de Cardiología, con 4.000 asistentes, se mantiene, y el comité organizador dio un comunicado para acallar los rumores de que se suspendía. El 'meeting point' inmobiliario comenzó el martes con algunos problemas en las acreditaciones y muchas cancelaciones. Un congreso de genética que comienza el martes avisa en su web en inglés: "Después de la agitación actual en Barcelona, nos gustaría asegurar a todos que todas las protestas son muy pacíficas y que es previsible que a final de esta semana el aeropuerto vuelva a la normalidad. No planeamos ningún cambio en la organización".

Los hoteles han empezado a bajar precios de las reservas, aunque la patronal, el Gremio de Hoteleros, no comenta la situación ni da cifras. "La gente que viene en coche ha cancelado porque teme no llegar al centro", explica el responsable de un hotel que, de lunes a martes, bajó los precios de las habitaciones. En otro establecimiento, explicaban que habían recibido el mismo lunes un grupo grande que había anulado reservas.

La duda en el sector es qué pasará el viernes, cuando hay convocada una huelga general. La Fnac ha cancelado un concierto que tenía previsto para el viernes de Rubén Pozo y Lichis. “Después de valorar la logística de los eventos previstos inicialmente para el próximo día 18 de octubre en Barcelona, Fnac ha decidido aplazar estas fechas para más adelante en nuestras agendas”, explica por correo la empresa.

En la huelga general del 3 de octubre, tras el referéndum, grupos de independentistas pasaron por los grandes establecimientos del centro que abrieron exigiendo el cierre. Este viernes llegan a Barcelona, además, las columnas con marchas de manifestantes contra la sentencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios