El drama de la discapacitada de El Escorial: violada en grupo y sus agresores de vecinos
  1. España
DENUNCIÓ QUE LE FORZARON ENTRE LOS TRES

El drama de la discapacitada de El Escorial: violada en grupo y sus agresores de vecinos

El Juzgado 1 de la localidad madrileña dejó en libertad a los tres acusados, que viven a apenas 100 y 300 metros de la víctima, a pesar de que existe una orden de alejamiento

Foto: El drama de la discapacitada de El Escorial: violada en grupo y sus agresores de vecinos
El drama de la discapacitada de El Escorial: violada en grupo y sus agresores de vecinos

La madrugada del 17 de junio de 2018 fue la más dura en la vida de Laura (nombre ficticio por respeto a la víctima). Su 'amigo' Miguel Ángel F. G., que entonces contaba 19 años, se presentó en su casa de El Escorial. La joven, de 23 años y con un grado de discapacidad intelectual del 65% (tiene una mentalidad similar a la de una niña de 12 años), se había levantado a beber agua cuando se percató de que por la ventana estaba su colega dando golpes. El recién llegado le pidió que abriera y la chica accedió. Apenas tenía amigos y el chaval le hacía gracia. Sin embargo, Miguel Ángel no entró solo. Tras él, pasaron también sus compañeros de fiestas Mohamed B. L. y Sohaeb E. F., a los que la joven ni conocía.

Así lo describió meses después la propia Laura, que admitió haberse incomodado ya ante la llegada de los dos colegas de Miguel Ángel. A los tres les pidió que mantuvieran silencio, porque su padre estaba arriba dormido y podía despertarse. Pero los 'invitados' no paraban de moverse por toda la casa. Sobre todo "los dos moritos", como ella misma denominó después, ante la Guardia Civil, a los dos desconocidos, que se metían en las habitaciones, revolvían los cajones, abrían los armarios y se tumbaban en las camas. "Se habían tomado algo y se les notaba", dijo la chica en la misma declaración, realizada meses después. En un momento dado, los dos colegas de Miguel Ángel entraron en la habitación de la hermana de Laura, que no estaba en ese momento.

Foto: La víctima de la nueva 'manada' de Bilbao: "Abusaron de mí durante tres días"

La chica se puso aún más nerviosa, trató de colocar bien la colcha, pero ellos no le dejaron. Según ella, los chicos la agarraron con fuerza, le manosearon el cuerpo y la violaron durante media hora. "Yo les dije que no quería, estaba temblando y les decía que no todo el rato", reitera una y otra vez la chica a lo largo de la declaración que prestó ante los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil el pasado 12 de enero, siete meses después de que ocurrieran los hechos, pero apenas dos días después de que la madre de Laura interpusiera la denuncia.

La mujer tardó tanto en acudir a las autoridades porque no se enteró de lo ocurrido hasta principios de enero, cuando durante una conversación con su hija ella le presionó un poco porque algo sospechaba y la joven se puso a llorar. "Yo no quería, yo no quería", repitió una y otra vez ante su madre, que no se limitó a relatar la presunta violación ante la Guardia Civil, sino que narró también todo lo que rodeó al dramático episodio. Durante la visita de la madrugada del 17 de junio, contó, los chicos robaron varios dispositivos electrónicos y dinero en la casa de su víctima. Miguel Ángel, además, añadió la madre en la denuncia, durante los meses posteriores a los hechos, le estuvo exigiendo dinero a Laura, que ante el temor a que "tomara represalias" le sustrajo billetes a su hermana y se los entregó al chico, que le prometía que eran para comer.

Robada y extorsionada

Este robo fue, durante los seis primeros meses, el único hecho delictivo que figuraba en el Juzgado 1 de El Escorial, que asumió el caso tras la denuncia que interpuso el padre de la víctima solo unos días después de la noche del 17 de junio, justo cuando el hombre se percató de que faltaban cosas en casa y después de que Laura le dijera que habían sido Miguel Ángel, Mohamed y Sohaeb. La chica no le dijo entonces que había sido agredida, porque sentía vergüenza. También escondió los moratones y el dolor que sufrió en sus partes íntimas, según relató ella misma siete meses más tarde.

Foto: El fiscal eleva a agresión sexual la violación múltiple a la menor de Manresa

La denuncia de la madre, por lo tanto, se añadió al delito del robo y provocó la detención de los tres jóvenes, que fueron inicialmente arrestados, pero que salieron en libertad sin fianza en cuanto pasaron a disposición del mismo Juzgado número 1 de El Escorial, que dirige el procedimiento contra dos de los supuestos agresores, Miguel Ángel y Sohaeb, los dos mayores de edad. Mohamed, al que le faltaban apenas cinco días para cumplir 18 años cuando saltó la valla de la casa de Laura, está acusado por la Fiscalía de Menores en un proceso judicial paralelo. Este último, según la denunciante, es quien más abusó de ella.

El auto que concede la libertad para los tres, sin embargo, va acompañado de una orden de alejamiento. Ninguno de los imputados puede acercarse a menos de un kilómetro de Laura o de su casa, extremo que al menos dos de ellos incumplen sistemáticamente, dado que residen a algo más de 100 y de 300 metros del domicilio de la víctima. De hecho, según explican a El Confidencial desde la familia de la agredida, la joven está en estado de 'shock', ha registrado un incremento de su discapacidad en un 5% desde que ocurrió el duro episodio y no sale de casa sola ni para tirar la basura. Mientras, continúan, los tres acusados "campan a sus anchas por el barrio", van de fiesta en fiesta y no tienen reparo alguno en pasar por delante del domicilio.

Foto: Tres miembros de 'la Manada' deberán pagar una multa de 270 euros por robar unas gafas

La Guardia Civil da total credibilidad al testimonio de Laura, cuyo relato está amparado también por el Equipo Técnico Psicosocial del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que elaboró un informe forense a petición del Juzgado 1 de El Escorial. El mencionado informe establece que la declaración prestada por la víctima ante los investigadores de la Policía Judicial es válida y creíble y que no conviene interrogarle de nuevo por dos motivos. Por un lado, argumentan los psicólogos, porque se le volvería a victimizar. Por otro, añade, porque "es previsible que no solo no se recabe más información, sino que además sería esperable que la que pudiese dar en posteriores interrogatorios no fuese de calidad o estuviese contaminada".

El Confidencial ha accedido al sumario del procedimiento judicial, que narra con detalle todos los pormenores de la violación. Por respeto a la víctima, todas estas prolijas descripciones han sido obviadas. El caso continúa abierto. Los acusados no han prestado declaración aún ante el Juzgado número 1 de El Escorial sobre la agresión sexual y se encuentran en libertad provisional. La causa ha sido declarada compleja, por lo que la instrucción puede alargarse hasta 18 meses.

Violaciones Guardia Civil La Manada
El redactor recomienda