147 personas siguen a bordo

Italia acoge al bebé del Open Arms que tenía problemas respiratorios

El ministro Ábalos aclara que la embarcación no ha pedido dirigirse a un puerto español y cree que las últimas acciones del barco "son para presionar al Gobierno de Italia"

Foto: Concentración para exigir respuestas del Gobierno al Open Arms. (EFE)
Concentración para exigir respuestas del Gobierno al Open Arms. (EFE)

Las autoridades de Italia evacuaron a última hora de este martes al bebé a bordo del barco del Open Arms que tenía problemas respiratorios, y a su familia. La portavoz de la organización, Laura Lanuza, ha explicado que Malta dio el primer paso al acudir al barco con un helicóptero, pero no pudo trasladar a los cuatro integrantes de la familia. Después de este intento, la organización solicitó a las autoridades italianas que enviaran una barca desde Lampedusa, por ser el puerto más cercano, y estas accedieron a la demanda. La organización confirmó que el bebé y su familia viajarán a Lampedusa en las próximas horas.

Con el desembarco de esta familia, el número de personas en el navío queda en 147. La embarcación se encuentra a unas 29 millas de las costas italianas y desde hace 12 días esperan a que algún país les permita arribar a su puerto. Los miembros de la organización advirtieron de que en las próximas horas se esperan fuertes oleajes y ráfagas de viento, que ponen en peligro a todos los tripulantes.

La acogida del pequeño se produce después de que el capitán del navío solicitara a la embajada española en Malta asilo para 31 menores que se encuentran a bordo. Ante esta petición, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, aseguró que "no tiene capacidad jurídica" para reclamarlo: "No le corresponde poder ejercer esa función. Entiendo que para seguir manteniendo la cuestión viva puede ser un argumento, pero no tiene esa capacidad jurídica".

Las reacciones a las declaraciones no se hicieron esperar desde la ONG y la sociedad civil. Este martes, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, recibió una memoria portátil con 137.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org a favor de recibir al barco.

Italia y Malta mantienen sus puertos cerrados a las organizaciones humanitarias con rescatados a bordo y el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ya ha comunicado a la ONG que será multada si entra en aguas territoriales del país.

En España, las autoridades de Valencia han ofrecido su puerto para recibir la embarcación y la comunidad de Extremadura se ha mostrado dispuesta a colaborar en la acogida de los migrantes. La portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá, afirmó recientemente que el barco debería conducir a los salvados al puerto seguro más cercano, que en este momento está en Italia.

Otro barco

Junto al Open Arms, el Ocean Viking también espera un puerto para desembarcar a los 356 migrantes que viajan a bordo. Con esta embarcación, el número de personas atrapadas en el mar asciende a 500.

Las organizaciones publicaron un mensaje compartido en sus cuentas en la red social Twitter en el que han descrito el momento como un "rescate crítico": "Minutos después de que se distribuyeran chalecos salvavidas, estalló un tubo de goma en la frágil embarcación [en la que iban los migrantes], provocando que la gente cayera al agua".

La CE no puede hacer más

La Comisión Europea (CE) insistió este martes en que no puede hacer más por los migrantes a bordo del barco de Open Arms mientras los países de la Unión Europea (UE) no respondan a su llamada a la solidaridad y propongan una solución para el desembarco o reubicación de estas personas.

"Encontrar una solución depende de la voluntad de los Estados miembros para participar en los esfuerzos de solidaridad. No tenemos competencias para indicar los lugares para el desembarco o coordinar las operaciones de búsqueda y rescate", dijo la portavoz comunitaria, Vanessa Mock, que reiteró la postura que Bruselas mantiene desde la semana pasada.

La portavoz insistió en que la Comisión continúa "siguiendo de cerca" la situación en el Mediterráneo y que está en "estrecho contacto" con los Estados miembros, y reiteró su llamada a los países para "mostrar solidaridad y contribuir a una solución rápida". "No hay nada más que podamos hacer desde el lado de la Comisión Europea más allá de lo que ya hemos hecho", reiteró.

Ante esta coyuntura, Salvini aseguró que está "trabajando" para evitar el desembarco de los migrantes en su país. Con respecto al Ocean Viking, declaró que "Libia ha mostrado su disponibilidad a ofrecer un puerto de desembarco", a pesar de que este país, en guerra desde 2011, no es considerado un puerto seguro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios