Barajan una huelga de celo

Normalidad en El Prat en la tercera jornada de huelga de los vigilantes de seguridad

El comité de huelga de los vigilantes de seguridad del Aeropuerto de El Prat lamenta la nula implicación de los partidos políticos en el conflicto que mantienen con Trablisa

Foto: Normalidad en El Prat al inicio del tercer día de huelga. (EFE)
Normalidad en El Prat al inicio del tercer día de huelga. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El tercer día de la huelga indefinida del personal de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat arranca con normalidad en las terminales. Fuentes de Aena indican que el tiempo de espera para pasar el filtro de seguridad no supera los 15 minutos, un rango habitual para un fin de semana de agosto.

Este domingo se prevé que pasen por el aeropuerto unos 180.000 viajeros, por encima de la afluencia de este sábado, pero los servicios mínimos de un 90% y la anticipación de los viajeros permitirán el tráfico fluido hacia las terminales.

Los trabajadores de seguridad de Trablisa, la empresa que se hace cargo de los controles desde 2018, empezaron el viernes una huelga indefinida para conseguir mejoras laborales y salariales, como un plus de un euro por hora trabajada para compensar la sobrecarga de trabajo. La relativa normalidad con que arrancaron los paros el viernes dieron paso a una segunda jornada de calma en la que desde el comité de empresa de Trablisa se denunciaba que los elevados servicios mínimos que se habían decretado habían neutralizado el efecto de la huelga.

"Hay menos colas en un día de huelga que en uno normal", señaló la presidenta del comité de empresa de Trablisa, Genoveva Sierra, como crítica a la fijación de un 90% de servicios mínimos. Este nivel de servicios mínimos hace que "realmente no haya huelga", subrayó.

A última hora de este sábado el comité de huelga lamentó la nula implicación de los partidos políticos en el conflicto y plantearon la posibilidad de realizar una huelga de celo. Se cuestiona asimismo "qué interés real existe para perjudicar a los viajeros especialmente de Barcelona, donde se hacen más huelgas por las deficiencias de todo tipo en los diferentes sectores, haciendo parecer que los malos son siempre los trabajadores y no las empresas".

Los controles de acceso en El Prat este sábado. (EFE)
Los controles de acceso en El Prat este sábado. (EFE)

"¿Qué interés tienen dejándonos como única solución real de protesta la realización de una huelga de celo (cosa que no hemos hecho), perjudicando así a los viajeros? ¿Realmente hemos de llegar a tomar medidas que perjudican a terceros si queremos que se atiendan nuestras reclamaciones, perjudicando además la seguridad del aeropuerto?", se pregunta el comité.

"Anomalías" en el control de seguridad

Los trabajadores de seguridad de El Prat han criticado este domingo "anomalías" en la forma de realizar los controles debido a la presión a la que consideran que han trabajado durante las jornadas de huelga. El portavoz del comité de huelga de Trablisa, Juan Carlos Giménez, ha explicado que pedirán a la justicia que revise las grabaciones de las cámaras de seguridad durante los últimos tres días para comprobar si hay anomalías: "Si son ciertas, estamos jugando con algo muy grande".

desde que empezó la huelga no se están entregando las bolsas de plástico donde se deben almacenar los líquidos

Entre las anomalías, Giménez ha explicado que desde el viernes, cuando empezó la huelga del personal de seguridad, en el aeropuerto no se están entregando las bolsas de plástico donde se deben almacenar los líquidos al pasar el control de equipajes.

Ha asegurado que la Guardia Civil está controlando a los trabajadores más que de costumbre y que, a causa de la presión, una trabajadora ha sufrido un ataque de ansiedad y ha requerido atención médica. Fuentes de Trablisa han declarado a 'Europa Press' que los vigilantes de seguridad del Aeropuerto siempre están supeditados a la Guardia Civil, haya huelga o no.

Giménez también ha criticado que les están haciendo pasar el equipaje por la cinta "más rápido de lo habitual", por lo que asegura que este domingo hay menos colas que cualquier otro día del año.

Retomar el diálogo

Es la segunda vez que los trabajadores de seguridad declaran la huelga: en 2017 también se produjo conflicto con los vigilantes, entonces trabajadores de Eulen, aunque, reconocen, las condiciones han mejorado desde entonces. La falta de acuerdo entre las partes forzó la intervención del Consejo de Ministros y la crisis acabó con un laudo de obligado cumplimiento.

En esta ocasión, las negociaciones también se prevén complicadas ya que sus posturas están muy alejadas. Por parte de Trablisa se prevé retomar el diálogo la próxima semana, aunque sostiene que esta huelga es "ilegal" ya que uno de los temas discutidos, los pluses de productividad, está ya en manos del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). La compañía ha pedido a sus trabajadores que vuelvan a la mesa de negociación y desconvoquen estos paros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios