PACTO SOBRE EL REPARTO DEL ÓRGANO DE GUARDIA

Batet desatasca el Congreso: el nacionalismo decantará la Diputación Permanente

El acuerdo para el reparto del órgano que sustituye al pleno arranca la Cámara sin esperar a la investidura de Pedro Sánchez. La oposición había reclamado el inicio del control al Ejecutivo

Foto: Meritxell Batet, presidenta del Congreso, durante la reunión de la Junta de Portavoces del pasado 11 de junio. (EFE)
Meritxell Batet, presidenta del Congreso, durante la reunión de la Junta de Portavoces del pasado 11 de junio. (EFE)

El Congreso de los Diputados se pone en marcha. La Mesa acordó este jueves la composición de la Diputación Permanente, el órgano de guardia durante las vacaciones y que se constituirá después de la investidura. Los partidos pactaron que tenga 68 miembros y ninguno de los dos bloques tendrá mayoría, siguiendo el reparto de la Cámara. La Mesa del Congreso verá la semana que viene el control de las comisiones. La oposición estaba pidiendo a Meritxell Batet que arrancara la Cámara para controlar a Pedro Sánchez, porque la demora es récord.

La Mesa del Congreso acordó por unanimidad el reparto de la Diputación Permanente. Los grupos tenían dudas sobre el número que debía tener el órgano que sustituye al pleno en periodos inhábiles, el que se reúne en verano, por ejemplo. Finalmente serán 69 miembros, de los que el PSOE tendrá 24 más la presidencia que ostentará Batet. PSOE (25) y Unidas Podemos (8) tendrán 33 votos, con lo que le faltarían dos para la mayoría. PP (13), Ciudadanos (11) y Vox (5) sumarán 29 votos, también lejos de la mayoría (35). Los tres puestos de ERC, el del PNV y los tres del Grupo Mixto decantarán las votaciones. La Diputación se constituirá formalmente el próximo 23 de julio, justo después de la primera votación de investidura de Sánchez, como se comprometió Batet.

Batet ha superado los plazos de sus predecesores, López y Pastor, que no esperaron a que se formase el Gobierno para formar las comisiones

Además, la semana que viene habrá otra reunión de la Mesa para debatir la composición de las comisiones. PP y Ciudadanos han pedido reiteradamente a Batet que ponga en marcha el Congreso, imprescindible para controlar al Ejecutivo ante el retraso en la investidura. Unidas Podemos, socio preferente del PSOE, también se sumó a esa reclamación, lo que dejó solos a los socialistas. Batet ha superado los plazos de sus predecesores, Patxi López y Ana Pastor, que no esperaron a que se formase el Gobierno para formar las comisiones.

Ciudadanos quiere que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, comparezca para explicar el informe policial sobre la marcha del Orgullo LGTBI en Madrid y las agresiones que denuncia. Si no hay Comisión de Interior no puede comparecer. Además, la oposición quiere que Pedro Sánchez acuda al Congreso a explicar la negociación europea sobre el reparto de cargos.

Tradicionalmente, el Parlamento esperaba a la formación del Gobierno para que las comisiones reprodujeran el esquema del Gabinete y que cada comisión controlase un ministerio. Pero con el bloqueo desde 2016, las investiduras se alargan y salvo Batet, los anteriores pusieron en marcha el Congreso. Aunque Mariano Rajoy se negó a que el Gobierno en funciones se sometiera a la vigilancia del legislativo, una sentencia del Constitucional falló que debía hacerlo. El Ejecutivo de Pedro Sánchez sí ha comenzado a responder a preguntas escritas de los diputados pese a estar en funciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios